martes 23 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2440

09/Jun/2016
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Sólo para usuarios suscritos Mar de Fondo
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre CorrupciónVER
Acceso libre SociedadVER
Acceso libre DeportesVER
Acceso libre TeatroVER
Acceso libre ExposicionesVER
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Columnistas
Acceso libre Gustavo GorritiVER
Acceso libre Luis E. LamaVER
Suplementos
Acceso libre Medio AmbienteVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Sociedad A ley que regula donación de alimentos le falta un hervor. Y el Banco de Alimentos pone de relieve su necesidad.

La Comida No se Bota

3 imágenes disponibles FOTOS 

Hermana Ulnara Villalón y Lia Celi, tercera y cuarta desde la izquierda.

Hermana Ulnara Villalón y Lia Celi, tercera y cuarta desde la izquierda, en pleno trabajo.

Cada sábado, la hermana misionera Ulnara Villalón comienza su recorrido. Ya lo sabe de memoria. El primer paradero es el supermercado Vivanda en San Isidro. Ulnara recibe a una voluntaria del Banco de Alimentos con una amplia sonrisa. El encargado del supermercado les muestra los perecibles que no se han vendido y que se pueden llevar antes de que comiencen a echarse a perder. Ulnara acomoda las verduras con especial cuidado. Siguiendo por la sucursal del supermercado en Magdalena del Mar. Ya las conocen y el encargado les señala lo que tienen para ellas.

“Todos los sábados son buenos, pero este es demasiado bueno”, concluye una de las voluntarias. Había más de 10 jabas con alimentos.
Ya en el carro cuentan que estas donaciones les duran máximo tres días. Tienen que alternarlas con legumbres y frutas. De ser necesario las completan con su pequeño presupuesto.

“Nada se pierde, todo sirve”. La frase de Ulnara da para pensar. En el albergue Hogar Papa Francisco en Puente Piedra los 30 niños se alistan para almorzar. Ulnara comenta que hoy día han preparado “arroz con pollo, pero el pollo está en el chicharrón de pescado. Y de postre hay un plátano”.

El Reto del Hambre Cero lanzado por Naciones Unidas calcula que aproximadamente un tercio de la comida producida en el mundo –1.3 billones de toneladas– se desperdicia al año. En países en vías de desarrollo, más del 40% de las pérdidas se producen después de la cosecha y el procesamiento.

Se desperdicia mucha comida.

Un tercio de comida producida se des- merma que donarlos. perdicia.

Aterrizando al Perú, la revista británica The Economist lo sitúa al país en el duodécimo puesto con 8.9% de la oferta interna de un ranking de los países con más perdidas de alimentos en todo el mundo. Los primeros en América Latina.

Solo los supermercados desechan cerca de 7 millones toneladas al año de alimentos, que son más de S/ 500 millones de soles. Según el Banco de Alimentos, serviría para alimentar a 400 mil niños pobres con desayuno, almuerzo y cena.

Increíblemente, a las grandes empresas y supermercados les es más rentable desechar los productos como merma que donarlos, puesto que estas pueden deducir por donación de alimentos hasta el 10% de su Impuesto a la Renta (IR). Si lo destruyen ante un notario no hay límite en la deducción.

Ejemplo: un supermercado peruano puede vender S/ 5,000 millones al año y generar una renta de S/ 50 millones al año. El 10% de los S/ 50 millones permitiría donar solo S/ 5 millones al año.

Jorge Lazarte, vicepresidente de Asuntos Corporativos de InRetail, indica que “la cantidad de alimentos que pierden valor comercial al año es mayor, de hasta S/ 100 millones en pérdidas que se destruyen, pero solo te permiten deducir S/ 5 millones. Los otros S/ 95 millones los tendrías que destruir”, asevera.

El Banco de Alimentos (2014) es una entidad sin fines de lucro que se encarga de aliviar el hambre. Existen más de 1,000 en el mundo y en el Perú cuentan con 30 empresas afiliadas –Alicorp, Backus, Procter & Gambel, Unilevel, Vivanda, Plaza Vea, entre otros–.
Su gerente general, Lia Celi, señala que “la idea es que las empresas nos vean como una alternativa sustentable y que sean nuestros aliados estratégicos. La clave es tener un tratamiento igualitario para facilitar las donaciones”.

El Legislativo, de la mano con la Comisión de Economía presidida por Modesto Julca, aprobó el proyecto de ley No 4889 que regula la donación a de alimentos en buen estado que hubieran perdido valor comercial y se encuentren aptos para el consumo humano. El pleno lo aprobó con 62 votos a favor, uno en contra y 31 abstenciones. Será obligatorio en tres años.

Rige también para entregar los alimentos a entidades sin ánimo de lucro en situaciones de mal embalaje, envases dañados o defectuosos, mala rotulación o proximidad del vencimiento del alimento.

Pero no cambiaría mucho la cosa para las empresas, ya que no se ha alterado el 10% del IR, y por consiguiente les saldría más barato eliminarlo como merma que donarlo.

También se establece que se fija el límite de deducción de 3% sobre las ventas, pero solo para las empresas que registren pérdidas. No sería aplicable, por ejemplo, a los supermercados que generan utilidades.

La Sociedad de Comercio Exterior del Perú (ComexPerú) advierte que las cadenas de alimento no estarán motivadas a donar alimento, ya que no se ha cambiado la legislación tributaria.

El congresista fujimorista Pedro Spadaro, impulsor del proyecto de ley, sostiene que “las empresas están de acuerdo con el espíritu de la norma pero efectivamente subsisten aspectos tributarios que deben ser corregidos a efectos de hacer viable la donación”. Añade que a nivel “de la Comisión ya se plantearon las modificaciones a la norma”. En los próximos días se presentará el recurso de reconsideración.

Se espera que no llegue a tener fecha de caducidad y que buenas iniciativas como la del Banco de Alimentos pasen a ser el pan de cada día. (Yulia Orbezo)

Búsqueda | Mensaje | Revista