martes 16 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2184

09/Jun/2011
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre SeguridadVER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre FútbolVER
Acceso libre EcologíaVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Acceso libre Conc. CanallaVER
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre Fe de ErratasVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Suplementos
Acceso libre Medio AmbienteVER
Acceso libre COSUDEVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Con dos hijos extramatrimoniales, el Príncipe Alberto II de Mónaco por fin se formaliza: se casará con la ex nadadora Charlene Wittstock el 1 de julio.

Alberto II de Mónaco: El Príncipe Sienta Cabeza

4 imágenes disponibles FOTOS 

2184-ALBERTO-01

MARIDO Y MUJER
¿Esta boda entre un royal monegasco y una plebeya será suficiente para que la fama de mujeriego de Alberto II sea una cuestión del pasado?


Cada aristocracia tiene sus mitologías y fantasmas. Si en la familia real británica la figura de Lady Di es omnipresente, entre sus pares de Mónaco siempre sobrevuela la belleza inagotable de Grace Kelly (Estados Unidos, 1929-1982), quien de actriz fetiche de Hitchcock se convirtió en princesa al casarse con Raniero III de Mónaco (1923-2005) un 19 de abril de 1956. Pero eso fue hace 55 años. Ahora la atención se concentra en el próximo 1 de julio, cuando el príncipe Alberto II (53 años) y Charlene Wittstock (33), ex nadadora sudafricana, digan el ansiado “Sí, quiero” en sus nupcias (el enlace civil será el día primero y el religioso el día 2).

Qué son 20 años de diferencia entre estos dos deportistas, pues Alberto II, el segundo hijo y único varón de Raniero III y la rubia Grace, también es un destacado atleta: ha participado en las olimpiadas de invierno en bobsleigh (modalidad del trineo), y fue entre los sudores del mundo deportivo que flechó a Charlene. Ojo, no confundirlo con Alberto II de Bélgica, actual monarca de ese país.

UN PRÍNCIPE POLÉMICO

Cada aristocracia también tiene sus culebrones y entuertos, aunque hubo un tiempo en que Alberto II pasaba “piola”. En comparación con sus agitadas hermanas Estefanía (recordar sus affaires con estrellas de cine y disfuerzos como cantante) y Carolina (casada con el príncipe Ernesto de Hannover y viuda del italiano Stefano Casiraghi), era tal su perfil bajo que los medios especulaban si era gay, y se decía que los relacionistas públicos de la nobleza monegasca inventaban noviazgos ficticios entre el príncipe y diversas musas (la lista incluye nombres como Gwyneth Paltrow, Naomi Campbell, Claudia Schiffer y Brooke Shields).

Pero luego de ascender al trono en el año 2005, Alberto II ha reconocido, hasta el momento, dos hijos: uno de la azafata togolesa Nicole Coste y una hija de la camarera americana Tamara Rotolo. Ambos gozan de beneficios económicos y educacionales del principado, pero no pueden optar al trono ni al círculo social del príncipe. Vaya manera de desmentir los rumores sobre su homosexualidad.

MONTECARLO: CAPITAL DEL ROMANTICISMO

Pero lo que ahora es noticia es que Alberto II se casará y, como pasó con Guillermo y Kate, no se sabe dónde será su luna de miel, ni cómo será el vestido de la novia. Más allá de las cuestiones estéticas y logísticas de la boda, lo más interesante en los últimos días ha sido escuchar estas declaraciones de la prometida Charlene Wittstock en una entrevista: “Me gustaría tener hijos pronto, no quiero esperar mucho tiempo para formar mi propia familia”. A lo que el príncipe acotó: “Estoy de acuerdo contigo”. Como para dejar claro que no sacará los pies fuera del plato.

Volviendo a la boda, el enlace civil será íntimo y acontecerá en el Palacio Grimaldi con unos 50 invitados. La ceremonia religiosa no se efectuará en una catedral, sino en el patio de honor del palacio principesco, al aire libre y con unos 2000 invitados. Esta unión ante Dios será oficiada por el Arzobispo de Mónaco, monseñor Bernard Barsi. A su término, la pareja saludará a su pueblo a bordo de un automóvil híbrido por las calles monegascas. Los responsables del turismo en Mónaco, avispados por el éxito de la boda entre Guillermo y Kate, buscan que el evento genere utilidades y han bautizado Montecarlo (una de las partes más importantes del principado) como la “Capital del Romanticismo”. Por supuesto, ya aparecieron los souvenirs: monedas, tazas, abanicos, etc. Por el momento no hay condones, como pasó en Inglaterra. Después, en la semana siguiente al enlace, en Sudáfrica, los flamantes esposos soltarán las trenzas en una gran fiesta en Durban, según el diario sudafricano Times.

En tanto, el fotógrafo y diseñador alemán Karl Lagerfeld, quien es amigo de los futuros marido y mujer, ha aconsejado al novio que adelgace sí o sí. Entonces, obediente, hace poco el príncipe “pichangueó” en un partido benéfico en vísperas del Gran Premio de Mónaco de la Fórmula 1 en Montecarlo. Todo sea para no lucir como Homero Simpson al lado de la espigada y guapa Charlene. (José Tsang)

Búsqueda | Mensaje | Revista