martes 23 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2184

09/Jun/2011
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre SeguridadVER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre FútbolVER
Acceso libre EcologíaVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Acceso libre Conc. CanallaVER
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre Fe de ErratasVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Suplementos
Acceso libre Medio AmbienteVER
Acceso libre COSUDEVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Ecología Desde pintonas hasta poco agraciadas, 10 nuevas especies (una peruana) a apreciar.

Lo que Darwin no Vio

8 imágenes disponibles FOTOS 

2184-darwin-1-c

Pez Panqueque. Descubierta poco antes del derrame de petróleo en el Golfo de México, además de su fealdad, destaca por sus púas y el saltar con sus aletas.

Aquí no hay concurso de belleza, sino de novedad. Un grillo polinizador proveniente de la francesa Isla de la Reunión, un poco agraciado pez denominado ‘panqueque’ y habitante del Golfo de México, en Estados Unidos, y una parasitaria sanguijuela, habitante de los territorios nasales de una pequeña niña peruana. Ésta última, además, natural de Chanchamayo, Junín.

La sanguijuela, por lo demás, es la única de su tipo en tener una mandíbula única de dientes enormes.

En total, el Instituto Internacional para la Exploración de Especies, de la Universidad del Estado de Arizona, en Estados Unidos, ha seleccionado dentro de su ranking anual de novedades de flora y fauna en el planeta a 10 especies.

Los hallazgos contemplan la inclusión del halomonas titanicae, nombre de conclusión exageradamente titánica tratándose de una bacteria. Claro, tomándose en cuenta que se alimenta de óxido de hierro, se empieza a entender, pero el porqué se da por el lugar donde fue hallada: en residuos provenientes del Titanic. La conclusión por descarte: esta especie bacterial se encargará de devorar y desaparecer los restos del hundido transatlántico.

Entonces vale la novedada.

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista