miércoles 17 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2184

09/Jun/2011
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre SeguridadVER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre FútbolVER
Acceso libre EcologíaVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos Aquí Es
Sólo para usuarios suscritos Picotazos
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Acceso libre Conc. CanallaVER
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre Fe de ErratasVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Suplementos
Acceso libre Medio AmbienteVER
Acceso libre COSUDEVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Aquí Es

El Infierno Musical

2184-tv-1-c

Slayer, la cuarta espada del thrash metal.

La racha de conciertos internacionales ha demostrado que el rock pesado genera dividendos. Basta con observar que en esta aún corta primavera pop Megadeth y Iron Maiden ya han pasado dos veces por el país. Y este último año arribaron Motörhead y el propio Ozzy Osbourne. No es casualidad que los cuatro llamados Fab Four del metal pesado –Metallica, Megadeth, Anthrax y, ahora, Slayer– hayan decidido posar sus alas negras en la capital (antes del boom, llegó Sepultura).

¿Qué se puede esperar de Slayer y canciones como “Angel of Death” o “Raining Blood”? El infierno musical de El Bosco, más o menos. Sonidos superpuestos, capas de distorsión que se envuelven a sí mismas como las de una cebolla, batería de doble bombo, sucios solos interminables, frenéticos cambios de ritmo y algunas de las canciones más rápidas de la historia. Un sofisticado fascismo sonoro –cortesía del neonazi Jeff Hanneman– que monopoliza la violencia de arriba hacia abajo, del estrado hacia el público y de los gritos más agudos hasta los bajos más graves. Densas capas de un ruido totalizador y totalitario que termina pareciéndose al silencio absoluto. (CC)

Día: sábado 11 de junio
Hora: 9:00 p.m.
Lugar: Tribuna norte del Estadio de San Marcos

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista