miércoles 26 de julio de 2017
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2178

28/Abr/2011
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre Elecciones 2011VER
Acceso libre PolicialesVER
Acceso libre MediosVER
Acceso libre EntrevistasVER
Acceso libre NacionalVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Tauromaquia
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Acceso libre Conc. CanallaVER
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre Fe de ErratasVER
Sólo para usuarios suscritos Olor a Tinta
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Suplementos
Acceso libre HolandaVER
Acceso libre Reino UnidoVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Olor a Tinta Con la sencillez de su estilo, Muñoz Soler bosqueja un mundo de contrastes.

Gotas Que Corroen

2178-culturales-9-c

Francisco Muñoz Soler: “Lluvia ácida”. Vicio Perpetuo Vicio Perfecto, Lima, 2011.
60 pp.

El mundo puede ser reinventado desde un caos apocalíptico o a partir de una candorosa inocencia. En Lluvia ácida, Francisco Muñoz Soler intenta una pormenorizada reconstrucción con el tiempo en contra, pero con las palabras que siembran vida a su favor. Sobre esta plataforma poética, el cuerpo, el hogar y la noche son los espacios propicios para hallar a los personajes que se esconden en el recuerdo o en el recodo de un viejo sueño. Así se dibuja una imagen que el lector cumple con colorear.

En las historias que trenza Muñoz Soler, la reflexión es la línea que define las emociones y los puntos de vista. El verso corto compite con el largo en la tarea de trasuntar las innumerables versiones de los contados temas que se suelen poetizar. Y aquellos también precisan y detallan un entorno doméstico justo en el preciso momento en que se irradia hacia un ámbito mayor. El poeta consigue con la sencillez de su estilo una honda complejidad que aflora mediante el contraste de un sentido con otro.

En vuelos rampantes y concéntricos, Muñoz Soler va y viene sobre una verdad de piel dura que devora suposiciones, incertidumbres y desconciertos. En pocos pases, logra encauzar lo que parece incontenible y desbordante, es decir, la evidencia contundente del día a día, la existencia en pleno, el acarreo de dolores, dichas y olvidos, así como sentimientos en diminutivo y sonoras emociones. Poesía de develaciones exuberantes, que devuelve el reflejo de un sorprendido lector prendado por la belleza. (Por: José Donayre Hoefken)

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista