jueves 18 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2163

13/Ene/2011
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre ExclusivoVER
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre NacionalVER
Acceso libre EconomíaVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Acceso libre Conc. CanallaVER
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre EspectáculosVER
Acceso libre Fe de ErratasVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Recien cumplidos los 18 años, la campeona nacional de la categoría juvenil se prepara para triunfar en el circuito profesional.

Lorene Chauvel: Princesa de los Mares

8 imágenes disponibles FOTOS 

2163-LORENE-01

LA DAMA Y EL MAR
Una dieta balanceada y ejercicios diarios han convertido a Lorene en campeona nacional.


Sobre la arena humedecida, una decena de hombres se aventuraban, tabla en mano, hacia las olas. El viento soplaba fuerte, pero esto no amedrentaba a una obstinada chiquilla de rizos dorados que queria imitar a los osados. Lorene, con solo 11 años de edad, no dejaba de pedirle a su padre, aquella tarde en Cerro Azul, que le enseñe a domar el oleaje. Esto era, tal vez, culpa de los celos, porque su hermano, André, ya llevaba algunos años practicando este arriesgado deporte. Y ella también quería tener a papá como profe.

¿Tan niña y no le temías al mar?
No temía caerme de la tabla. Más me preocupaban las piedras, los peñascos y ese tipo de peligros. Conforme adquieres más experiencia te preocupas menos, hasta me dieron ganas de correr las más grandes sin importar que sean las más difíciles.

No había pasado ni un año y ya eras campeona interescolar.
¡Ah sí! Fue un campeonato sub-12 en el que concursé representando a mi colegio, el Markham. Tenía 12 años.

Si hacemos números este es tu sétimo año corriendo tabla. ¿Cómo te ves en el futuro?
No sé, yo quiero seguir compitiendo sin dejar de lado mis estudios. Estoy estudiando en mi primer año de Administración y no puedo dejar el ámbito profesional de lado. Pienso llevar las dos cosas a la par sin que una dañe a la otra.

Lorene se encuentra cursando el primer año de Administración en la Universidad de Lima. Ella está ansiosa de aplicar sus estudios a su otra pasión, el surf. Como ella, hicieron empresa John Severson, con la mundialmente conocida revista Surfer, y en Perú Magoo de la Rosa con su academia de tabla. Ella no va por mal camino, hoy integra el Team Rip Curl. Situación que le otorga ciertas facilidades: adquiere gratuitamente prendas de dicha marca, lentes de sol, wetsuits, calcomanías, etc.

¿Cuántas tablas tienes?
Tengo 5, que cuido como si fueran oro. Cada una se acomoda a un tipo de ola.

¿Eres de las que hacen maniobras constantemente?
Sí, para ello utilizo tablas pequeñas, que a diferencia de la longboard sirven para eso.

¿Qué playa te parece ideal para correr?
Corro en una playa que se llama Palillos, cerca a mi casa de playa en Barrancal, km 119, hay olas buenas. También corro en Lima, en Pampilla, en el sur chico, como Caballeros…

El campeón mundial de tabla en 1965, Felipe Pomar, me contó que su playa predilecta era Peñascal. ¿Has corrido allí?
¡No! Allí no corro porque me da miedo. Debes de tener harta experiencia para domar esas olas.

¿Te ves cómo la nueva Sofia Mulanovich dentro de un tiempo?
No sé, porque no tengo la seguridad de seguir compitiendo en mundiales. Voy a seguir corriendo nacionales, latinoamericanos y por ahí algún otro circuito mundial. Si quisiera correr como Sofía tendría que tomar la tabla como una profesión. Pero yo también quiero estudiar en la universidad y trabajar.

Acabas de cumplir 18 años. ¿Sientes que el deporte le ha quitado terreno a tu vida social?
Yo creo que se trata simplemente de controlarlo y de hacerte un tiempo para entrenar y otro para divertirte. Sí sales no te quedas hasta tarde y si hay campeonatos, simplemente, no sales.

Si bien es cierto su padre le enseñó a pararse sobre la tabla, es su madre, Ana María Mevius, comunicadora de profesión, quién se encargó de revisar y cerrar los contratos, junto a su hija, con cada uno de sus auspiciadores: Descuentos en tablas en la tienda Klimax, lentes de la marca Dragon, relojes gracias a Free Style, bloqueadores Bronztan y pulseras deportivas de la compañia Power Balance, aunque estas –ya se sabe– no cumplen más que una función decorativa. Todo un arsenal de marcas que le permiten disfutar de su carrera como tablista.
También se ocupa de promocionar sus logros en la prensa y, además, se encuentra elaborando un archivo personal con fotos de cada episodio memorable en la vida de su hija, tal vez preparándose para el día en que sea famosa y tenga que recapitular toda su trayectoria.

¿Cuál es la preparación física que debe de seguir un tablista profesional?
En mi caso intento ir al gimnasio. Voy al Body Tech todos los días. Hago ejercicios de resistencia física y ejercito los brazos y piernas con pesas. Además, como he empezado a correr profesionalmente, voy a entrenar con un entrenador personal.

¿Sigues algún régimen alimenticio?
No tanto, pero yo sí me cuido. Ingiero alimentos relativamente saludables. No suelo consumir comida chatarra y esas cosas. Bueno, también lo hago para no engordar.

¿Te gusta Lima?
Sí, quiero vivir toda mi vida acá. Y cuando sea viejita, mudarme en mis últimos años al norte, a Máncora, Lobitos u Órganos.

¿Seguirás corriendo olas para ese entonces?
Lo haré hasta que el cuerpo me dé.

¿Alguna ola te hizo pensar que ya no la contabas?
Sí, de hecho he tenido experiencias de olas que me revolcaron horrible y yo pensaba que ya fue. Una ola me hundió hasta el fondo y tuve que abrirme paso con brazadas porque se me acababa el aire. Felizmente no fue de consideración. Por el contratrio, creo que cada uno de mis accidentes me dieron más ganas de seguir adelante.

Siempre hay una primera vez para todo

2163-LORENE-09

Magoo de la Rosa.


MI PRIMER MAESTRO de tabla fue mi papá y luego Magoo de la Rosa.

MI PRIMER REVOLCÓN fue en la playa Palillos, en el sur de Lima.

MI PRIMERA MASCOTA, un fox terrier de nombre “Manchas”.

MI PRIMER CAMPEONATO fue el Interescolar de Milo 2005, el cual gané.

LA PRIMERA COSA QUE HAGO AL LEVANTARME es lavarme los dientes.

MI PRIMER GRAN REGALO el avión de la Barbie.

MI PRIMERA TRAVESURA... No era una niña muy traviesa...no me acuerdo mucho.

MI PRIMER DÍA DE CLASES en la Universidad de Lima, donde estudio Administración de Empresas, la pasé muy nerviosa y sin amigos.

Búsqueda | Mensaje | Revista