domingo 21 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2163

13/Ene/2011
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre ExclusivoVER
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre NacionalVER
Acceso libre EconomíaVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos Aquí Es
Sólo para usuarios suscritos Picotazos
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Acceso libre Conc. CanallaVER
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre EspectáculosVER
Acceso libre Fe de ErratasVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Aquí Es

Bienvenida, Máquina

2163-tv-1-c

Aviador Dro: nostalgia por el futuro.

Ahogados en la incierta temporalidad líquida del ahora, la linealidad narrativa no es más que una licencia literaria. Hablar del mañana es, hoy por hoy, un acto de nostalgia. Del futurismo de inicios del siglo XX queda solo eso: una propuesta estética retro (y nada es hoy tan retro como la idea de vanguardia). Es la propuesta de Aviador Dro.

Mediante su propia disquera, Aviador Dro formó parte de la llamada movida madrileña de los ochenta. Junto a Siniestro Total, Los Nikis y Glutamato Ye-Yé llevaron la irreverencia a los escenarios de una ciudad en ebullición. Aprendieron rápidamente la lección de los alemanes de Kraftwerk, quienes decían que el sintetizador era un instrumento psicoanalítico, casi freudiano. Tras décadas de represión franquista, Madrid era una tetera pitando.

También tomaron apuntes de la cacofonía alemana de Neu! y La Düsseldorf, pero sobre todo del sentido del humor de Devo. De aquella síntesis surgieron clásicos de la guerra fría como “La TV es nutritiva”, “Himno aéreo”, “La chica de plexiglás”, “Hazme tu androide”, “Nuclear, sí”, “Rusos S.A.” y “Picnic en Formalhaut”. Allí están las grabadoras y computadoras para satisfacer la nostalgia. Parafraseando a los españoles, solo hay que confiar en nuestras máquinas. (CC)

Día: Jueves 27 de enero
Hora: 10:00 p.m.
Lugar: Discotaeca Vocé

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista