martes 16 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2162

30/Dic/2010
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre EntrevistasVER
Acceso libre Opinión VER
Acceso libre Imágenes 2010VER
Acceso libre Resistencia 2010VER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Acceso libre Vida ModernaVER
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Acceso libre Conc. CanallaVER
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre ArteVER
Acceso libre Fe de ErratasVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Una Peruana Anónima, Regio, ¿No?

2161-china-1-c
Ay cholita, qué poco trendy es esto de tener que escribir sobre el personaje del año, el balance del año, el hecho más importante del año y el coño de la Bernarda del año. Pucha, qué año ni qué ocho cuartos, ¿no se dan cuenta de que según el calendario Maya, unos mesecitos y se acabó el jabón? Pero bueno, es mi deber como periodista elegir al personaje del año en el Perú, porque el del mundo se lo dejo a Augusto Elmore para su columna, dos personajes ya no me entran en este espacio tan chico. Bueno, en mi opinión el personaje del año en realidad es una mujer, una mujer además, anónima. Una mujer que no ha bajado la guardia respecto a la defensa de la democracia, la libertad y la vigencia de los derechos humanos, ni siquiera porque su círculo de amistades más íntimo se cague en semejantes huachaferías, como me dijo la otra tarde Maripí Pinillos en un arranque de lucidez e inteligencia que la dejó postrada una semana en su terraza de Totoras. Pucha, una mujer en la mitad de una vida fructífera como pocas, que es capaz de compatibilizar cosas que, cómo te explico, o sea, el provincianismo de nuestro medio no entiende ni entenderá jamás, como por ejemplo, pucha, estar siempre del lado de la transparencia, el Estado de derecho, las libertades democráticas y todo ese rollo y a la vez, pucha, resistirse a probar esos vinos mendocinos de a tres por medio que la gente acá sirve en sus mesas como si se tratara de un Margaux, no sé si me entiendes. Pucha, esa capacidad de abarcarlo todo, solo la tiene una mujer, anónima, el personaje peruano del año. Una mujer que siendo íntima de Mario, pero íntima, íntima, no aceptó la invitación que él le hizo para integrar el grupo de los catorce que lo acompañarían en la ceremonia del Nobel. ¿Y sabes tú por qué no aceptó? Pucha, para no quitarle protagonismo a un peruano que ha accedido a ese nivel de universalidad, pobre, ¿te das cuenta? Es que pucha, ponte a pensar en el salón ese del palacio sueco donde se dan los Nobel, ¿ya? La gente más seria no puede estar, todo ya se encuentra perfectamente armado para el gran ritual, la Orquesta Sinfónica de Estocolmo comienza con las graves notas de la obertura de Reina Cristina de Stig Westerberg y de repente, ¡corten!, entra la mujer peruana del año tarde porque su vuelo se quedó varado en Frankfurt debido a que la nieve les llegaba a la papada a los controladores aeroportuarios alemanes que miden en promedio dos metros diez, y con esa mujer cruzan el salón la distinción, la elegancia, la inteligencia, la humildad, la tolerancia, la dignidad, y además, todo eso metido dentro de un Ferragamo de quince mil dólares en color lavándula que me queda regio, para qué te voy a decir, un corte de pelo que Joseph me acababa de hacer en Berlín y que deja como a una dirigente del vaso de leche a la misma Scarlett Johansson, ¿te das cuenta? O sea esa mujer anónima, que lucha como nadie por que la civilización se sobreponga a la barbarie, cholita, porque déjame decirte que este rollo de los antisistema sudorosos y sin camisa poniendo piedras en las carreteras para que Roque no pueda hacer más exploraciones mineras, cómo te explico, ya pues, sufi, ¿no? A eso me refiero, o sea, a que haya al menos una mujer, anónima, en el Perú, pucha, con la capacidad para juntar su indeclinable posición a favor del desarrollo, pucha, con un amor también indeclinable por los pobres cholitos que se mueren en la puna cuando hay friaje y por eso, pucha, es la primera en moverse para que todo Totoras mande frazadas al Titicaca, ¿entendiste? Bueno, ya cumplí con lo que la revista me encargó y ahora me voy a preparar el apple martini que se merece esa peruana anónima, mi personaje del año. Regio, ¿no? Chau, chau (Rafo León)

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista