martes 23 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2160

16/Dic/2010
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre NacionalVER
Acceso libre EconomíaVER
Acceso libre NOBELVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Acceso libre Conc. CanallaVER
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre Fe de ErratasVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Suplementos
Acceso libre La Copa IlustradaVER
Acceso libre MTCVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Pucha, la Luz al Final del Túnel

2160-china-1-c
Ay cholita, ya entendí por qué me hace tan feliz que Alejandro Toledo Manrique vaya primero en las encuestas, y te lo paso a explicar. Fíjate, cuando los virreyes se fueron y empezó todo ese asunto de las guerras civiles entre los Orbegozos y Piérolas y Riva Agüeros que después se arreglaron entre ellos y con sus descendientes yo he veraneado en Ancón, o sea, los limeños –o si me permites la demagogia, los peruanos– pucha, debieron haber entrado en una especie de desorden cósmico porque cholita, no hay nada más difícil de soportar anímicamente que meterte en líos con alguien de tu level. Ponte a pensar cómo se estarán sintiendo ahorita los de Osma, los Díaz Ufano, los Graña, con el proyecto de Dionisio para construir su puerto en Ancón, con lo cual los susodichos tendrán que mudarse a Asia –porque eso de que tu yate corte con la quilla los desperdicios de la pota, cómo te explico– a pesar de que han choleado el sur siempre con el argumento de que en esas playas “se filtra cualquiera que puede pagar una casa imitación Miami”. Pero lógico, o sea, ninguno puede enfrentarse a Dionisio porque te imaginas, tiemblan de que les corten los créditos, les nieguen las prórrogas de intereses y sobre todo, pucha, que Dionisio los mire mal en la siguiente de Acho, y los entiendo, o sea, los conflictos no se dan entre iguales sino entre diferentes, porque si no fuera así no habría conflictos sino apenas diferencias, qué quieres que te diga. Pero bueno, volviendo a mi Cholo Adorado Patas de Alicate, o sea, lo que me encanta es que a nosotros nos libera de dos cosas. Una, de tener que votar por la Porcina Maligna de la Keiko, hija, que aunque nos pudiera asegurar mano dura y la solución final contra la caviarada, pucha, es de tan mal gusto que yo al menos me sentiría que estoy durante los cinco años que durase su mandato, sentada en un almuerzo del Club Paiján esperando a que Absalón me saque a bailar un tema del Grupo Cinco. Y que haya metido en su plancha a mi primo Rafael, pucha, no mejora las cosas porque al susodicho la cucufatería lo ha vuelto un ordinario cualquiera, parece de otro colegio. Y en cuanto a Yoshiyama, qué quieres que te diga, no sé si tú recuerdas que yo tuve un accidente de barrio bajo con él, del que no me arrepiento. Pero cholita, se ha adelgazado y avejentado tanto que parece un peluquero de Okinawa esperando en la puerta de su negocio a que vengan a embargarlo por no haber pagado las alcabalas, pobre. Bueno, la otra cosa de la que nos libera el Cholín, y esto lo hemos estado analizando horrores con nuestros amigos, es de pelearnos con PPK, porque escúchame la dialéctica: si votáramos por él y su agrupación –que dicho sea de paso tiene más cosas que un vómito– o sea, tendríamos que defenderlo en el poder y eso sí que sería de horror hija, porque, ¿tú te imaginas cómo gobernarían? PPK pensando en la austeridad fiscal, Yehude en exoneraciones tributarias hasta a las anticucheras, el enano Acuña en donaciones públicas a las universidades norteñas con iniciales CV, la Lourdes pidiendo plata para su siguiente fracaso y el pastor Lay, pucha, imprimiendo biblias con la plata de los asegurados. Ahí tendríamos que pelearnos con PPK, que además dicen que es incorruptible y aunque eso no se lo crea ni san puta, pucha, cría fama y échate en la cama y eso sí que sería un grave escollo para las inversiones, hija, en un país que sabiamente ha aprendido a librarse de tantos sobrecostos. Regio lo de mi Choloque Patizambo, ¿no te parece? Ahora, me dirás, la Federica Barbarroja de la mujercita, pero chola, no te preocupes, de ella me encargo yo, no por gusto me la he fajado cinco años en los que cada mañana, con el sol, decía, “¡esa debe morig!”. Súper, ¿no? Chau, chau. (Rafo León)

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista