domingo 26 de mayo de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2157

25/Nov/2010
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre DebateVER
Acceso libre UrbanismoVER
Acceso libre CrónicaVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Tauromaquia
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Acceso libre Conc. CanallaVER
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre ArteVER
Acceso libre Fe de ErratasVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Una mirada a la televisión justo en el Día Internacional de la No Violencia contra la Mujer.

No a la Violencia

2157-tv-2-c.jpg
Hoy, 25 de noviembre, se conmemora el Día Internacional de la No Violencia contra la Mujer, y aunque esta vez se han intentado realizar algunas actividades en nuestro país, éstas han sido bastante cándidas, por decir lo menos.

Y es que es evidente que no existe conciencia de lo que es violencia contra la mujer. Algo lamentable en un país en el que sólo en Lima el 48% de las mujeres reporta haber sufrido violencia física de parte de sus parejas y el 23% afirma haber sido víctimas de violencia sexual. Ni hablar de lo que sucede en provincias.
Pero claro, qué podemos esperar si en el medio de comunicación masivo más fuerte como es la televisión, vemos diariamente cómo se agrede impunemente a la mujer, no sólo en la ficción, sino en vivo y en directo.

Ya se ha hablado, por ejemplo, de la cobarde entrevista (si se le puede llamar entrevista) que le hizo Carlos Cacho a Tula Rodríguez cuando la invitó a su programa “Mil Disculpas” solamente para humillarla con una sarta de sandeces que no vale la pena repetir y que según afirmó la conductora entrevistada por “Día D”, la hicieron llorar fuera de cámaras.

Pero nadie ha dicho una sola palabra de las cosas que soltaron compañeros de su propio canal en el programa “El Noticioso”, donde Guillermo Rossini, Fernando Armas y Hernán Vidaurre (éste último imitando a Tula), haciéndose los graciosos y burlándose de su entrevista con el colombiano Manolo Cardona. Dijeron, entre otras cosas, que olía a queso y que se parecía a la señora que lavaba los carros en la puerta del canal.

Violencia de género y violencia racista, no sólo contra Tula Rodríguez sino contra todas las mujeres de rasgos andinos e incluso con las que se ganan la vida lavando carros. ¿Qué pasó con estos humoristas talentosos que no suelen usar este tipo de recursos para hacer reír a su público?

También es violentar la intimidad de las mujeres que salen en pantalla colocar las cámaras de una manera en la que de todas formas se les va a ver el calzón, como ha pasado con la misma Tula, con Daisy Ontaneda, Lucecita y muchas más y hace unos días con Gisela, a quien durante el corte comercial captaron con un lente fotográfico sin que ella se diera cuenta.

Si comenzamos aceptando el pretexto de algunos que aseguran que ellas buscan eso para tener titulares, terminaremos por aceptar algo tan absurdo como que las violaciones sexuales se producen porque las mujeres usan minifalda y con eso provocan a los hombres.

Ojalá los conductores, productores, camarógrafos y todos los que están involucrados con la televisión entiendan el daño que pueden hacer esos mensajes tan negativos y anacrónicos a una sociedad que todavía no entiende que hay muchas formas de maltrato a la mujer. (Patricia Salinas O.)

Búsqueda | Mensaje | Revista