domingo 26 de mayo de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2157

25/Nov/2010
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre DebateVER
Acceso libre UrbanismoVER
Acceso libre CrónicaVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Tauromaquia
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Acceso libre Conc. CanallaVER
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre ArteVER
Acceso libre Fe de ErratasVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

La Miss Pole Dance Sudamérica 2010 es peruana y nos ayuda a desenredar los mitos de este baile que nació en los cabarets de los años veinte.

Elizabeth Muñoz: Baila en el Tubo

6 imágenes disponibles FOTOS 

2157-bailertubo-1-c

MARCANDO DISTANCIAS
La campeona advierte que la enseñanza del pole dance es como el ballet, una disciplina que requiere de habilidades aeróbicas y artísticas.

Desde hace un buen tiempo el pole dance o baile del tubo salió de los calenturientos clubes nocturnos para instalarse en ambientes aptos para todo público. Desde las clases de esta disciplina en los gimnasios y academias, hasta los concursos de baile televisivos donde desfilan estrellas de la farándula como Karen Dejo, Delly Madrid y Belén Estévez. El reciente triunfo de la bailarina y actriz de teatro Elizabeth Muñoz, Miss Pole Dance Suda-mericana 2010, ha contribuido en su difusión. Por más que la campeona marque la diferencia entre el pole dance artístico, que ella practica, con el sexy dance de corte erótico, esto es como la casa del bombero: todas las gimnastas y mujeres que buscan mantener viva la llama de la pasión, terminan resbalándose por el mismo tubo.

LOS ORÍGENES

La historia cuenta que si bien el pole dance nace con los acróbatas de los circos de los años veinte, que por falta de espacio en sus carpas empezaron a emplear los tubos que las sostenían para hacer sus acrobacias, en esa misma época también las damiselas que trabajaban en los cabarets incluyeron en sus funciones un tubo para escurrir sus cuerpos sensuales y atraer al público masculino. A mediados de los noventa, en el año 96, la famosa escena de Demi Moore en la película 'Striptease' bailando sexy dance, terminó por convertir a la actriz en ícono sexual y popularizó definitivamente el baile del tubo. A partir de esto, todos los clubes nocturnos del mundo incluyeron al baile dentro de sus espectáculos. Como fuese, este baile hoy está en boga y es tema de conversación en los círculos femeninos. Preguntas como ¿todas las mujeres podemos subirnos al tubo?, ¿donde consigo esa ropita tan sexy?, y ¡¿cómo pongo un tubo en medio del cuarto?!, han comenzado a surgir.

CÓMO VOLVERSE UNA EXPERTA

La inesperada demanda de tubos para instalar en habitaciones privadas ha sorprendido a los sex shops limeños, que no tenían en su stock tubos de pole dance. Por eso la sexy boutique Kinkyssimo está alquilando los tubos a 150 soles el día hasta que en verano llegue el primer lote para la venta. Se trata de un tubo rígido hecho en metal, aluminio o acero, de hasta 2.60 metros (la altura es variable), que soporta hasta cien kilos y puede colocarse en cualquier parte de la casa sin necesidad de fijarse al techo. El vestuario se encuentra en diferentes sex shops de Lima y va desde ardientes disfraces de Gatúbela o enfermera, hasta una tierna conejita o una inocente caperucita. Se recomienda que las prendas sean ajustadas, sexys y fáciles de desabrochar.

Pero nada se hace aunque se tenga el tubo instalado en medio del cuarto y se tenga el disfraz apropiado si es que no se sabe bailar. Actualmente existen varias profesoras de baile que van al domicilio de las clientas y por aproximadamente 140 dólares brindan dos horas de clases personalizadas. También existen clases en grupo, en DK Company por ejemplo, donde las clases están a 135 soles por persona.

Por último, ¿qué característica debe tener el ambiente? Las luces a medias, inciensos aromáticos y la infaltable canción ‘You Can Leave Your Hat On’ de Joe Cocker.

HABLA LA CAMPEONA

Elizabeth Muñoz, 30 años, campeona sudamericana de Pole Dance artístico, disciplina cuya práctica tiene la misma rigurosidad que el ballet, da clases en su escuela de baile 'Evidencia' desde hace dos años.

-¿Cómo descubriste el pole dance?
-Hace tres años tuve que interpretar a un personaje de la obra musical 'Closer' que bailaba el sexy dance. Ubiqué el baile en youtube y tuve que irme a Argentina, a la escuela 'Art Dance Studio', para aprenderlo porque acá nadie lo enseñaba.

-¿Todas las mujeres podemos subirnos al tubo?
-Todas. No hay condiciones de edad o peso. Basta con estar sanas y punto. La gran mayoría empieza sin saber nada y a la semana ya están dando vueltas en el tubo.

-¿Qué parte del cuerpo ejercitas con esta disciplina?
-Todos los músculos, principalmente brazos, abdomen, glúteos, muslos y pantorrillas. En una sesión de ejercicios de una hora quemas entre 300 y 500 calorías.

-¿Y en el aspecto sicológico?
-Te ayuda muchísimo. Te eleva la autoestima, te hace sentir una mujer más capaz.

-Lo tuyo es la danza acrobática pero ¿si una alumna te pide que le enseñes a bailar sensualmente?
-Yo no enseño a una mujer a ser sexy sino a crear sus propios movimientos. Si quiere aprender a bailarle a su pareja, lo único que haré es enseñarle las técnicas y ella ya verá qué tipo de coreografía realiza.

-Si el pole dance no es un baile sensual, como dices, ¿por qué entonces se usa ropa tan pequeña?
-El afán, créeme, no es provocar a nadie. La ropa es así de chiquita porque necesita el contacto de la piel con el tubo para que haya fricción y enganche, y así el cuerpo pueda sostenerse. Si tienes mucha ropa te resbalas.

-¿Y tu novio nunca te ha pedido un baile privado?
La verdad, no. Yo no estoy en contra de que las mujeres practiquen el sexy dance pero, al menos en mi caso, no creo que pueda conquistar a nadie, que no sea un jurado profesional, bailando.(Entrevista: Estefanny Jackson / Fotos: Víctor Ch. Vargas)

Búsqueda | Mensaje | Revista