domingo 26 de mayo de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2157

25/Nov/2010
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre DebateVER
Acceso libre UrbanismoVER
Acceso libre CrónicaVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Tauromaquia
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Acceso libre Conc. CanallaVER
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre ArteVER
Acceso libre Fe de ErratasVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Internacional Significado y expectativa de la primera visita del presidente de Chile.

Apuesta por Piñera

4 imágenes disponibles FOTOS  PDF 

2157-chile-1-c

Sebastián Piñera es un líder pragmático e hiperactivo. La visita a Lima confirma su compromiso con la política de cuerdas separadas.

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, arribó a Lima la madrugada del jueves 25 en su primera visita oficial a ocho meses de asumir el mando. Piñera es descrito como un hombre pragmático, ejecutivo celoso del detalle e hiperactivo.

El rescate de los mineros reveló ante el mundo su estilo de gobierno de camisa remangada. Llega al Perú desafiando la oposición del ex presidente Ricardo Lagos y los voceros de oposición de costumbre. La histórica visita manifiesta su voluntad de conducir las relaciones por las famosas cuerdas separadas que esbozó el ex canciller peruano Manuel Rodríguez Cuadros (ver entrevista). “No podemos dejar que el tema de La Haya inmovilice las relaciones con el Perú”, enfatizó el chileno.

Y se lo toma en serio. El canciller José Antonio García Belaunde anunció que el visitante se entrevistará con candidatos presidenciales peruanos.

CANDIDATOS EN LA CUECA

Algunos serán ausentes de cajón. Alejandro Toledo viaja coincidentemente a Cartagena (ver Mar de Fondo) y Keiko Fujimori se encuentra de visita en China. Es de esperar que Ollanta Humala, Mercedes Aráoz y Pedro Pablo Kuczynski respondan al llamado. Según trascendió, el hermético estilo de campaña adoptado por Luis Castañeda podría llevarlo a abstenerse de reunirse con el presidente chileno.

Según se ha filtrado en la prensa sureña, Piñera también planeaba encontrarse con los jefes de las bancadas parlamentarias. Es evidente que, además de mirar el presente, tiene otro ojo puesto en el calendario electoral del 2011.

En Torre Tagle creen que, en el mejor de los casos, el fallo del tribunal de La Haya se producirá en el 2012. El gobierno chileno apunta al 2013. En cualquiera de los dos escenarios los efectos de tal decisión deberán ser administrados con el sucesor de Alan García.

Toledo no estará en Lima pero las circunstancias lo vuelven protagonista. En Perú Posible reivindican que la controversia jurídica que desembocó en La Haya se puso sobre la mesa durante el gobierno de Toledo. “Antes no había nada”, señala una fuente de la chakana. Por lo demás, añade que el ex presidente propugna una “relación de buena vecindad y respeto al marco jurídico de las inversiones internacionales”. La relación entre Toledo y el entonces presidente Ricardo Lagos acabó en muy malos términos.

El ex canciller Manuel Rodríguez Cuadros era el hombre de Relaciones Exteriores del toledismo, pero ahora busca tienda propia (ver entrevista). En ese papel ha sido relevado por el embajador Luis Solari Tudela.

2157-chile-3-c

El contencioso marítimo entre el Perú y Chile será resuelto por la Corte Internacional de La Haya en dos o tres años. El desafío es prever el periodo post - Haya.

Y ahora es Lagos quien ha criticado severamente el intento de acercamiento de Piñera con el Ejecutivo de Alan García. El ex mandatario de la Concertación advirtió que el tribunal de La Haya podía hacer una “lectura negativa” del viaje. Un integrante del gobierno peruano considera que esas objeciones, también formuladas por parlamentarios de la oposición chilena, sugieren que los actores políticos del vecino país no son muy optimistas. “Si pierden, le echarán la culpa a Piñera por haberse acercado al Perú”. El nerviosismo, añade la fuente, también se denota en la insistencia chilena de involucrar en el proceso a Ecuador y Bolivia.

Antes de que Alberto Fujimori aterrizara de improviso en Chile, la prensa llegó a reproducir una foto que Piñera tenía en su escritorio con el encarcelado ex presidente. Luego, cuando la entonces candidata Michelle Bachelet criticó de inmediato que su país lo recibiera sin problemas, lo que sin duda cambió su suerte, Piñera la acusó de hablar sin informarse. Pero cuando los tribunales aprobaron finalmente la extradición, declaró que “la justicia chilena actuó con total autonomía e independencia en este fallo”. En el tramo final de la campaña en su país, Piñera recibió la visita y el endose de Mario Vargas Llosa, no precisamente un fujimorista, que llegó a alojarse en su casa.

Ollanta Humala ha hecho de las relaciones con Chile uno de sus más importantes ejes políticos. “Seguro que Piñera le preguntará si piensa nacionalizar las inversiones provenientes de su país”, aventura la fuente del gobierno peruano.

Con Mercedes Aráoz ya se conocen. En octubre pasado, la actual candidata del APRA viajó a Santiago para entregarle a Piñera una carta de Alan García en la que le propuso incrementar la integración de ambos países con miras al comercio con el Asia Pacífico.

AGENDA PUNTUAL

Piñera visita el país acompañado de una delegación parlamentaria y empresarial, encabezada por el presidente del Consejo Empresarial peruano-chileno, el empresario Eduardo Errázurriz, titular de la corporación Sigdo Koppers y socio del Grupo Brescia en el proyecto petroquímico en Pisco. La agenda es puntual: energía, profundizar el Acuerdo de Complementación Económica (ó TLC, suscrito en agosto del 2006, durante el primer mes del gobierno de García), política de cielos abiertos y aspectos migratorios.

El mandatario declaró en Yokohama, Japón, luego de entrevistarse con AGP en el marco de la XVII Cumbre de la APEC, que la visita “es el inicio del relanzamiento” de las relaciones con el Perú, “el comienzo de una nueva etapa de integración económica, energética y de infraestructura”. Los chilenos tienen singular interés en el desarrollo del gasoducto Sur Andino que derivará el gas de Camisea a Ilo, y, confían que en el futuro, a su propio país. Y tienen interés en invertir. Diez días atrás el ministro de Energía de Chile despachó con su par peruano, Pedro Sánchez, en Lima.

El ingreso de Piñera a La Moneda en marzo revirtió la política de atrición en la que había caído durante la gestión de Michelle Bachelet. “Un periodo de desconfianza marcado”, describió un curtido diplomático peruano. En cambio, con Piñera, “se han reactivado los mecanismos de cooperación bilateral, integración comercial y políticas diplomáticas. La relación es ahora fluida”, aseguró el embajador del Perú en Chile, Carlos Pareja.

La demanda por la delimitación marítima ante la Corte Internacional de La Haya tensa sin duda las cuerdas separadas y algunos quisieran que fueran esas las riendas de la relación. Persiste el recelo que genera la enorme inversión en armamento de los chilenos.

El histórico arribo de Piñera es el inicio de una recatafila de visitas mutuas que despiertan singular expectativa. El 12 de enero, García tiene programado realizar una visita a Chile, la tercera desde marzo pasado, y en febrero, en el marco de la Cumbre de los países América Latina-países árabes, Piñera retornaría al Perú. En el transcurso del próximo trimestre, debe concretarse un paquete de acuerdos bilaterales. La misión: consolidar la confianza. El objetivo: trazar un derrotero diplomático post - La Haya. “No debe olvidarse que si bien Chile ha invertido en el Perú US$ 10,000 millones, en Chile viven 100,000 peruanos”, recordó el embajador Pareja.

NUEVE Preguntas a Boca de Jarro

1. ¿Chile va a acatar el fallo de La Haya?
2. ¿Por qué Chile se arma tanto?
3. ¿Cómo conjuga Chile su concepto de “mar presencial” con la Convención del Mar?
4. El espíritu en la Declaración de Santiago es proyectar la soberanía sobre el espacio marítimo hasta las 200 millas mar afuera de los tres países firmantes, pero ello es incompatible en la práctica en el Sur del Perú. ¿Cómo justifica dicha inconsistencia con los principios de la Declaración de Santiago?
5. ¿Se enseña geometría en Chile?
6. En el Perú se percibe positivamente que el gobierno de Sebastián Piñera privilegie los intereses conjuntos de Perú y Chile sobre el diferendo marítimo. ¿Cuán firme es la decisión de conducir la relación por “cuerdas separadas”?
7. ¿Cómo deben nuestras naciones internalizar el fallo de La Haya que podría tener efectos traumáticos sobre ciertas expectativas colectivas? ¿Cómo administrar el proceso post - La Haya?
8. El presidente Alan García se refirió a una “integración profunda” con Chile. Sebastián Piñera a una “proyección conjunta” hacia el Asia-Pacífico. ¿Cómo proyectar el futuro? ¿Cuáles son los ejes centrales de esa relación?
9. En 1976 el Perú planteó a Chile una fórmula alternativa a la que habían “acordado” Pinochet y Banzer de salida al mar para Bolivia. ¿Chile consideraría tener en cuenta la propuesta peruana de 1976?

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista