martes 23 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2143

19/Ago/2010
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre SeguridadVER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre EntrevistasVER
Acceso libre EconomíaVER
Acceso libre TurismoVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos Aquí Es
Sólo para usuarios suscritos Picotazos
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Acceso libre Conc. CanallaVER
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre Concurso Jorge ChávezVER
Acceso libre Fe de ErratasVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Aquí Es

Arte de Guerrilla

2143-tv-1-c.jpg

Guerrilla Urbana regresa para despedirse.

La precariedad no era una elección estética, pero sí una reafirmación ética. El maltrato a los instrumentos y oídos no era una opción musical, pero sí la constatación de que la música trasciende la técnica y la armonía. Era el rock subterráneo peruano, y eran los ochentas.

Se hacía lo que se podía, y se podía hacer mucho con solo cuatro acordes y dos minutos. Guerrilla Urbana fue una de las cinco agrupaciones que empezaron la ‘escena punk’ de entonces. Debutaron en febrero del 85, en el mitificado Rock in Río Rímac, entre gases lacrimógenos, bala y músicos de Zcuela Cerrada, Leusemia, Narcosis y Autopsia. En palabras de Sigfrido Letal, era la síntesis de un “gritante” con “voz de guarapero enfurecido”, “una guitarra ultrarrápida” y “el antirritmo del hardcore”. Las canciones evidenciaban que no había tiempo que perder en sutilezas: “Vivo en una ciudad de mierda”, “Asco”, “El sistema nos matará”. Hoy, la agrupación que desde 1986 se llama Ataque Frontal se reúne para encender y volver a apagar ese casete mohoso. Presentarán disco y grabarán en vivo. Una clase de historia contemporánea a diez soles. (CC.)

Día: Viernes 20 de agosto
Hora: 10:00 p.m.
Lugar: Nuclear Bar (Jr. Quilca 326, Lima)

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista