miércoles 17 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2132

03/Jun/2010
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre EntrevistasVER
Acceso libre Medio AmbienteVER
Acceso libre NacionalVER
Acceso libre Opinión VER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos Jaime Bedoya
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Luis Freire
Suplementos
Acceso libre UniversidadesVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

El Misterio de la Poesía

Solvencia Poética (2)

 PDF 

2132-misterio-1-c.jpg

En Río de Janeiro.

Continúo con el poema “Desde las arenas del Océano Pacífico las estrellas de mar retornan al cielo”, del libro “Silenciosa algarabía”, de Paolo de Lima. Este es un seudónimo que lleva, en sus propias palabras, “como, demás está mencionar las distancias, Neftalí Reyes es Neruda”. De esa manera separa su creación poética, su labor en la enseñanza y el estudio crítico de la literatura con las actividades prosaicas a que nos obliga la vida cotidiana. Ha vuelto al Perú después de 12 años en EEUU y Canadá.
Desde las arenas del Océano
Pacífico
las estrellas de mar retornan al
cielo
a cargarse de polvo lunar que
arrojan en su caída
sobre las avenidas y las calles de nieve entre Ottawa y
Montreal
donde seis hombres, tres
mujeres y sus perros
observan el vuelo azul de la
mirada
de las ballenas
para calentarse entre las sombras de los bosques / mientras esperan la noticia Federal: En una tarde ya no hay sol, / en Ottawa ya no hay nieve, no los puentes no los lagos / ni los ríos, no el sol ni la nieve no la lluvia– / Los archipiélagos se reúnen a conversar sobre la caída / del polvo lunar desde las estrellas que retornan a sus playas / playas que en el ulular infinito de los tiempos dislocados / invitan a la irrupción prolongada del chorro de agua / desde el lomo de las ballenas que al caer se fragmentan / en los archipiélagos inundándose en el límite de los campos / y en el límite de los ríos con sus muros grandes.

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista