jueves 15 de noviembre de 2018
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2128

06/May/2010
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre PolicialesVER
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre PersonajesVER
Acceso libre EntrevistasVER
Acceso libre CorrupciónVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Tauromaquia
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos Luis Freire
Suplementos
Acceso libre MicrofinanzasVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

El próximo programa de Gisela desde ahora genera expectativa por la participación de su ex esposo.

Show Garantizado

2128-tv-2-c.jpg
Nadie puede negar que Gisela Valcárcel es un animal televisivo, al extremo que, a veces, da la impresión de que su vida es un gran reality show. Desde que apareció en 1987 conduciendo su recordado “Aló Gisela” y mostrándose tal cual era con aquel gesto inolvidable de quitarse las pestañas postizas ante cámaras, hasta ahora, no ha dejado jamás (ni siquiera cuando estuvo fuera de la pantalla) de ser el personaje más mediático de la televisión. Cada paso que ha dado en su vida ha significado miles de titulares, cada etapa nueva en la tele ha servido para demostrar que nunca dejará de sorprendernos.

Sin embargo, esta vez dejó a todo el mundo con la boca abierta, cuando anunció que uno de los “héroes” de “El gran show” (nunca mejor puesto el nombre de un programa) sería su ex esposo Roberto Martínez. Esa es Gisela pues. ¡Maestra! Ni Susana Giménez, ni Rafaela Carrá, ni ninguna otra figura de la cual muchos dicen que ha copiado cosas, han llegado tan lejos por ofrecer, realmente, un gran show.

Al día siguiente no sólo tenía titulares en todos los diarios, sino que todos los programas periodísticos realizaron reportajes especulando sobre si el hecho de que Roberto hubiera aceptado participar en el programa significaba que podía haber una reconciliación entre la pareja. Es decir, falta un poco más de una semana para que comience el nuevo espacio y todo el Perú ya está pendiente de lo que podría pasar allí, y obviamente no estamos hablando del concurso de baile ni de los sueños. Lo que va a marcar cada edición del programa es si Roberto la miró con ojitos de cordero degollado, si ella le sonrió, si le dijo, si no le dijo, en fin, el show está asegurado.

Alguna vez, cuando Gisela aún estaba casada con Roberto, me confesó en una entrevista que ella se sentía realmente una mujer plena solamente cuando los reflectores estaban encendidos y las cámaras prendidas. “Fuera del set soy muy aburrida. Creo que le voy a decir a Robert que ponga algunas luces y cámaras en el cuarto”, me dijo.

Al margen de la broma había un trasfondo real en aquellas declaraciones, y es que Gisela ha compartido con sus “señitos” sus penas y sus alegrías, sus frustraciones y sus triunfos, y al hacerlo ha convertido su vida en un show, como dice el nombre de su programa, en el gran show. ¿Y eso es malo? Por supuesto que no, lo ha hecho y lo hace asumiendo el riesgo que esto acarrea y mientras le resulte, bien por ella, porque si de algo no cabe duda es de que la sabe hacer. Las que han tratado de imitarla, observen la temporada, el programa que se viene, y aprendan. (Escribe: Patricia Salinas O.)

Búsqueda | Mensaje | Revista