lunes 24 de junio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2128

06/May/2010
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre PolicialesVER
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre PersonajesVER
Acceso libre EntrevistasVER
Acceso libre CorrupciónVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Tauromaquia
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos Luis Freire
Suplementos
Acceso libre MicrofinanzasVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Instituciones de microfinanzas siguen creciendo, pero aún no logran atender la gigantesca demanda crediticia insatisfecha.

Inclusión Financiera

3 imágenes disponibles FOTOS 

2128-inclusion-1-c.jpg

“La falta de ingresos y garantías patrimoniales de los que tienen menos recursos obstaculiza y, normalmente, impide que estos se conviertan en clientes de las instituciones financieras tradicionales” .



El segmento de la micro y pequeña empresa en el Perú ha ido fortaleciéndose en esta última década. El 98% de las empresas peruanas corresponde al segmento de la microempresa, el cual aporta el 40% del PBI. Paralelamente, las cifras de la pobreza durante el 2008 fueron registradas por debajo del 40%, por primera vez, desde 1985.

Actualmente, el sistema microfinanciero está conformado por un total de 33 instituciones: 13 Cajas Municipales (CM), 10 Cajas Rurales de Ahorro y Crédito (CRAC) y 10 Entidades de Desarrollo de la Pequeña y Micro Empresa (Edpyme).

De hecho, las microfinanzas son la herramienta más eficaz contra la exclusión financiera; han demostrado ser una alternativa empresarialmente viable para extender los servicios financieros a las capas más necesitadas de la sociedad. Sin embargo, aún hay mucho camino por recorrer. Las entidades que facilitan estos productos y servicios aún no son capaces de atender la gigantesca demanda insatisfecha de este segmento de la población.

Particularmente, el 2009 registró una mayor competencia en el financiamiento al segmento de las MYPE, pero también el deterioro de la cartera de créditos en todo el sistema financiero, tratándose de un año atípico por la secuela de la crisis financiera. El crecimiento interanual en colocaciones fue de 14% y los depósitos aumentaron en 30%, evidenciando estos últimos ser una buena opción –y segura– para ahorrar, incluso con mejores tasas que la banca tradicional. Sin embargo, en lo que va del año ya se percibe una recuperación, impulsada por los negocios de comercio, tal como lo reporta la Asociación de Instituciones de Microfinanzas (Asomif), la cual indica que, al primer trimestre de este año, las colocaciones de microcréditos crecieron 25% más que en igual período del 2009.

Búsqueda | Mensaje | Revista