martes 25 de junio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2128

06/May/2010
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre PolicialesVER
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre PersonajesVER
Acceso libre EntrevistasVER
Acceso libre CorrupciónVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Tauromaquia
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos Luis Freire
Suplementos
Acceso libre MicrofinanzasVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

El Misterio de la Poesía

Alma y Tradición

 PDF 

2128-misterio-1-c.jpg

Eminescu, el poeta nacional rumano.

Poco conocido en nuestro medio es el poeta Mihail Eminescu (o mejor Mihai, como se le llama actualmente en su país). Vivió solo 39 años, entre 1850 y 1889, pero alcanzó a convertirse en intérprete del alma popular rumana, compenetrándose con las costumbres, los paisajes, giros idiomáticos y tradiciones regionales, y contribuyendo al despertar de la conciencia nacional.

En vida publicó un solo libro, “Poesías” (1884), recopilación de poemas que había venido publicando en revistas durante los 12 años anteriores. La primera edición española, en Madrid, data recién de 2004. A él pertenece el poema que sigue:

ÁNGEL DE LA GUARDA
Cuando de noche mi alma
velaba extasiada,
como en sueños, veía a mi
ángel de la guarda,
envuelto en una capa de
sombras y de rayos,
tendiendo hacia mí sus alas
sonriente;
pero en cuanto te vi con tu
pálida capa,
niña llena de añoranza y
misterio,
aquel ángel huyó vencido por
tus ojos.
¿Eres demonio, niña, pues solo con
una mirada
de tus largas pestañas, de tus ojos

tan grandes,
hiciste que espantado mi ángel
volara,
él, que era mi santa vigilia, mi
amigo fiel?
¡O quizás!... Oh, baja tus largas
pestañas
para que pueda reconocer tus
pálidos rasgos,
pues tú, tú eres él.

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista