jueves 13 de diciembre de 2018
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2126

22/Abr/2010
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre SeguridadVER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre EditorialVER
Acceso libre Medio AmbienteVER
Acceso libre InternetVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre Exclusiva WebVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos Alfredo
Sólo para usuarios suscritos Luis Freire
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

La popular actriz de ‘Al fondo hay sitio’ no quiere hablar del pasado, no le interesa. Tampoco del futuro, porque dejó atrás las artes esotéricas. Habla solo del presente, que no es poco.

Karina Calmet: De Armas Tomar

7 imágenes disponibles FOTOS 

2126-KARINA-01

Mimetización de Isabella Picasso de las Casas, engreído personaje de “Al fondo hay sitio”. Ninguna similitud a la realidad.

No nos dejemos engañar. Karina Calmet, madre, modelo, actriz, atleta, aficionada al box y ex “bruja”; no es la criatura angelical caída del cielo que aparenta ser. Que no nos engañe su actuación diaria en la teleserie más vista del país, ni su pasado de Miss Perú 1994, y mucho menos, sus lejanos días de Dalina en Nubeluz. Como mujer de armas tomar, no aguanta pulgas. Y en esta entrevista encontrará las pulgas que no aguantó y las armas que tomó.

Llego a su casa con el número anterior de “Ellos & Ellas” en la mano. Kate Moss aparece en portada. Las primeras palabras de Karina son de lamento. “Pobre chica –dice mirándola–, sus ojos denotan tristeza, como si se sintiera un objeto, como sabiendo que lo es”. Luego contaría que no solo identifica miradas, sino que la muerte tiene aroma y huele a rosas con alcohol. “No te preocupes, tú no”, me alivia. Y es que, todavía, algo de su etapa de “bruja” le queda, no olvidemos que en el 2007 publicó “Magia pura”, su libro de esoterismo. Aunque haya dejado aquella etapa.

Luego la tónica de la conversación cambiaría de mística a inquietante. Y es que esta entrevista no acaba páginas más adelante, en el punto final. De no gustarle a Karina Calmet, ex Miss Perú, modelo y actriz, ella ha amenazado con terminarla con sus propios puños y letras. “¡Si no me gusta, te pego!”, fueron sus palabras. Y no parecía hablar en broma. Por eso la humanidad de este periodista hoy corre el riesgo de terminar como saco de box –léase hematomas varios y un par de días en el hospital–, por empezar hablando con un tema que, no sabíamos que para una de las protagonistas del programa con mayor rating en la TV, era asunto más que cerrado.

–Todos recuerdan tu romántico flirteo con Samir, que te cantó en vivo durante el certamen de Miss Perú en 1994. Además, te casaste muy joven...
–¡Ese es un tema del que no quiero hablar!

–Ah, disculpa, ¿por qué?
–Porque pertenece al pasado y no me interesa el pasado.

–Solo que vine recordando aquel vestido con el que te casaste, como extraído de un cuento de hadas...
–¡Qué pregunta tan poco original, todos preguntan por lo mismo! Te repito, no voy a hablar de eso, es parte del pasado.

–No hay problema, Karina, borrón y cuenta nueva. Hablemos del presente: ¿estás sola?
–Estoy con mis dos hijas, no estoy sola.

–Pero sabes por dónde va mi pregunta...
–¿Si estoy con alguien? No, estoy sola.

–Una mujer tan guapa y talentosa como tú, ¿por qué?
–Porque me gusta estar así, me llevo bien con mi soledad. No creo necesitar de un hombre.

–¿No estás siendo extremista?
–Los hombres son los que deberían llevar los pantalones, pero somos las mujeres las que los llevamos ahora.

–Entonces esperas un hombre que realmente lleve los pantalones.
–Definitivamente. Confieso que soy machista y, ¿por qué no? Sí, quiero un hombre que lleve los pantalones.

–Cuidado, machismo podría confundirse con maltrato a la mujer.
–¡Esos no son machistas, son maricones! Y uno de ellos ya se las ha visto conmigo.

–¿Quién? ¿Cuándo? ¿Cómo?
–El esposo de una amiga. Me indigné tanto que lo busqué y le saqué el ancho. Se lo tenía más que merecido por maltratar a una mujer. Las mujeres somos tan fuertes que los hombres se van a fregar.

–Mujer a la Presidencia de la República, entonces.
–Sí, ojalá que venga una presidenta mujer y se encargue de esto.

–El actual presidente, de sexo masculino, también podría tomar cartas en ese asunto.
–Yo prefiero no decir nada sobre el Estado, después me buscan y me desaparecen.

–¿Qué? ¿Estás hablando en serio? ¿Crees que alguien podría desaparecerte?
–Claro, pero prefiero no decir nada sobre ese tema.

–Entonces eres machista en el buen sentido, de aquellas que esperan que el hombre pague la cena.
–¡Por supuesto! (Risas). ¡Nada de pagar la cuenta a medias! Pero como te digo, fuera de bromas; las mujeres en este país somos más fuertes, no necesitamos de los hombres.

–Y tú, además, tienes récords en atletismo y practicas box. ¿Eres una mujer de cuidado?
–En realidad sí. Yo no aguanto pulgas. Yo respeto mucho a las personas pero cuando se meten conmigo, con las personas que yo quiero o con cualquier persona indefensa, pierdo los papeles. No aguanto a los abusivos.

–Parece que tampoco aguantas a los preguntones, ¿no?
–Sí, estuve a punto de tirarte una cachetada cuando al principio insistías en indagar sobre mi pasado, ¿a quién le importa?

–¡Glup! ¿Y si no te gusta la entrevista?
–¡Te busco y te pego!

– Y por qué no lo hiciste con el periodista Fernando Vivas, del diario El Comercio, que escribió sobre ti que eras “bipolar”.
–No creas, quería ir al diario a buscarlo y pegarle. Él no puede ir alegremente por ahí diciendo eso sin ni siquiera conocerme.

–¡Tú le quieres pegar a todo el mundo!
–Se me ocurrió buscarlo, en serio que sí. Pero actores amigos míos que lo conocían, me dijeron que él era inteligente e irónico, además de una gran persona, y que no lo tomara a mal.

–¿Llegaste a hablar con él?
–Hace unos meses lo llamé por teléfono. Le hablé molesta, le pedí explicaciones y terminamos conversando un buen rato de todo un poco. Mis amigos tenían razón, es una buena persona.

–Pero es cierto que a los actores les cuesta despegarse de las personalidades de sus personajes. ¿Te ha sucedido?
–No, nunca. Yo me distancio de mi personaje y dejo de serlo en cuanto abandono el set de grabaciones. Punto. Nunca he tenido problemas con eso.

–Cambiando de tema, tú leías las cartas y hacía predicciones...
–Eso es parte del pasado. Lo dejé completamente. Siempre he sido católica, pero ahora mi fe ha crecido. Desde que dejé el esoterismo mi vida ha cambiado para mejor. Además no me gustaba que me dijeran “Bruja”. Las clientas llamaban a todas horas, incluso de madrugada, para preguntarme sobre su futuro. Era un trabajo arduo, agotador.

–¿Estudiaste para eso o eres autodidacta?
–Soy autodidacta. Es un don con el que nací, que heredé de mi madre. Pero trato de alejarme de ello porque va en contra de mi fe católica. (E.C.)

Búsqueda | Mensaje | Revista