jueves 18 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2125

15/Abr/2010
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre CorrupciónVER
Acceso libre TransporteVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre MúsicaVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos Luis Freire
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Congreso internacional y exposición documental llegan con homenaje a Martín Adán, el poeta de avanzada.

Cita de Vanguardia

2125-culturales-1-c.jpg
En estos días varias instituciones, la Academia Peruana de la Lengua, la Casa de la Literatura, la Escuela de Posgrado de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, y la Facultad de Comunicación de la Universidad de San Martín de Porres, han escogido a Martín Adán, Rafael de la Fuente Benavides (1908-1985) como escritor simbólico en este abril de las letras, y lo homenajean a través de un congreso con presencia de estudiosos de Paraguay, Chile, Puerto Rico y Perú. Aquí unas palabras sobre este autor que personifica la práctica
literaria en el Perú del siglo XX.

Martín Adán es un autor con una leyenda en los cenáculos de lectores y en la vida universitaria. Se dice, sin faltar a la verdad, que llevó una vida bohemia, que estuvo internado en sanatorios mentales como el hospital psiquiátrico Larco Herrera y se cuentan muchas anécdotas sobre su sombrío humor, como aquella que lo recuerda diciendo en ocasión de uno de los tantos golpes militares que han asolado al país: “El Perú ha vuelto a la normalidad”. O esa otra, de 1935, en un banquete en Arequipa que se le ofrecía a José Luis Bustamente y Rivero, donde en un discurso le pronosticó al ilustre jurista que sería presidente del Perú; ante las excusas del homenajeado, Martín Adán le espetó: “No sea tonto José Luis, le estoy hablando para dentro de diez años”. El vate tuvo razón: en 1945 José Luis Bustamante y Rivero fue ungido presidente de la república por votación popular. Pocos saben ahora que Martín Adán, de cuya dipsomanía no puede dudarse, estuvo alojado en el Larco Herrera merced a la consideración que le tenía Honorio Delgado, director de aquel sanatorio. Martín Adán entraba y salía a la hora que quería, pero regresaba puntual a la hora de almuerzo, dejando a veces, con la palabra en la boca, al propio Bustamante que lo recibía con toda amabilidad en el Palacio de la presidencia.

2125-culturales-2-c.jpg

Muestra y Congreso se inaugurarán el 21 de abril a las 10.30 a.m. en la Casa de la Literatura (antigua estación de Desamparados).

Pero no es por su vida tan interesante, que puede dar pie para una excelente novela de José Bravo o de Mirko Lauer, aunque ella puede estar en el punto inicial del interés de nuevos lectores, es por las grandes calidades literarias que Martín Adán, uno de los valores seguros de nuestra vida literaria, que ahora lo celebramos y esto, dicho de otro modo, lo sindica más bien como un escritor clásico, defendido por muchos años de las modas y los cambios de opinión de una sociedad literaria de autores, lectores y editores, profesores y alumnos, interactuando en un común espacio. Martín Adán expresa, como César Vallejo, el contacto permanente en su escritura de la tradición y la innovación. Solo que Martín Adán empezó siendo un precoz artista innovador con poemas vanguardistas que al comienzo le trascribía Emilio Adolfo Westphalen y que luego él mismo copiaba en la máquina Underwood que le regalaron sus padres, mientras que Vallejo fue un devoto modernista que llegó a la vanguardia y la encabezó en todo el orbe hispano con su magnífico libro Trilce que no tiene par en lengua española. Martín Adán desde La casa de cartón de 1928 (cuyo título se inspiró en la casa de cartón que efectivamente existía en el lugar donde está en el centro de Lima el Hotel Bolívar) empieza siendo un escritor audaz hasta hurgar luego en los meandros de la tradición con su magnífico libro Travesía de extramares de 1950. Ambos poetas lograron construir un espacio literario único, un estilo incanjeable, una especie de distintivo personal que hace que los aficionados de la literatura reconozcamos como suyos los escritos que dejaron, independientemente de que aparezca su firma o no. Si de modo provocador Martín Adán dijo en frase solipsista que la poesía está callada escuchando su propia voz, podemos decir con Vallejo que hay mucho que hacer para paladearla y difundirla. (Escribe: Marco Martos*)

----------
* Presidente de la Academia Peruana de la Lengua.

Búsqueda | Mensaje | Revista