domingo 26 de mayo de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2125

15/Abr/2010
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre CorrupciónVER
Acceso libre TransporteVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Acceso libre TeatroVER
Acceso libre EventosVER
Acceso libre PérdidasVER
Acceso libre TalleresVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre MúsicaVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos Luis Freire
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Pérdidas El viernes 9 de abril falleció Karen Berger Loudon.

Karen, Querida

2125-karen-1-c.jpg
Desde muy niñas era muy fácil distinguir la presencia de Karen a pesar del alboroto. Si había un punto de luminosidad en el patio de juego del colegio, era Karen y su tez tan, pero tan blanca; de allí su apodo, “La Kariblanca”. En todo fue una estrella, siempre brillando. En los estudios, en la pintura y el dibujo, pero fundamentalmente en su visión de vida. Nos enseñó tanto y nos deja tanto que nos obliga a ser mejores personas a todos aquellos que la hemos conocido.

El ser lo mejor que uno pueda ser, sin necesidad de ser perfecto era uno de sus lemas. Aprendió a cultivar y saborear la amistad, siempre llenó de orgullo a sus padres Humberto y Diana , y a su hermano Daniel. Fue el ejemplo y sostén de sus hijas Karina y Natalia y amó con absoluta dedicación a su esposo Miguel Castilla, su amor platónico desde la infancia. Hasta eso lo logró.

El viernes 9 de abril Karen Berger Loudon murió y al día siguiente sus hijas, en presencia de familiares y muchos amigos, soltaron decenas de globos blancos que se elevaron al cielo uniéndose a ella en el día de su cumpleaños. Karen siempre iluminará con esa luz tan propia y con esa sonrisa tan bella. A donde vaya y esté siempre brillará. (Drusila Zileri Dougall)

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista