jueves 13 de diciembre de 2018
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2119

04/Mar/2010
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre NacionalVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos Alfredo
Sólo para usuarios suscritos Luis Freire
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Se hizo famosa en Perú pero se volvió estrella en Argentina. Ahora vuelve con “Los exitosos Gomes”. Una telenovela que guarda mucho parecido a la realidad.

Gianella Neyra: A Pierna Suelta (Video)

4 imágenes disponibles FOTOS 

2119-GIANELLA-01

Ha filmado más de una decena de novelas. Ha rodado cuatro películas. Y ha actuado en tres obras de teatro. Nadie la para.

Pocos lo saben. Pero antes que la actuación, era aficionada a los tiburones. Por eso cuando niña decía que la biología era lo suyo. Lo tenía todo planeado. Iría a Chile a estudiar la carrera y luego seguiría una especialización en biología marina. Sin embargo, antes que comprara los boletos de partida a Santiago, le llegaría la fama con “Escándalo”, “Malicia”

y “Obsesión”. No propiamente con dichos adjetivos, vale decir, sino más bien con las telenovelas que se titularon así y de las cuales surgió una amplia generación de actores en los noventa. La ‘generación Iguana’.

De aquellos tiempos de grabaciones en la casa Dasso en Barranco, quedan los recuerdos. Gianella Neyra, hoy en día, es una de las actrices que ha tenido una carrera de mayor ascendencia. Actuó en películas como “Coraje”, “Ciudad de M”, “Polvo Enamorado” y “Doble juego”. Y luego partiría a Argentina para protagonizar “Pobre Millonaria” y “Culpable de este amor”, entre otras novelas. Fue ahí donde conoció al actor Segundo Cernadas, su esposo. Y donde luego nacería Salvador, su hijo de tres meses.

Ella ha vuelto. Y hoy es protagonista de “Los exitosos Gomes” en Frecuencia Latina, una adaptación de la telenovela argentina “Los exitosos Pells”. En su papel de Sol Gomes, aparenta, frente a las cámaras del noticiero en donde trabaja con Martín Gomes (Diego Bertie), un feliz matrimonio. Sin embargo, en la realidad, aunque todavía dentro de la ficción, él es gay y ella no lo soporta. Todo sea, como dicen, por el rating del programa.

El argumento no es tan lejano a lo real, se crean relaciones falsas entre actores para marketear una telenovela. Digamos que estuvieras soltera. ¿Lo harías por el bien de la serie?
–No, ahí hay una línea que no cruzo. Me costó mucho aprenderla a cruzar para el personaje, pero yo soy Gianella Neyra y Sol Gomes es otra muy diferente. Nunca mezclaría roles.

Diego Bertie, con quien ahora trabajas, comenzó antes que tú en la televisión. ¿Fuiste fan de él alguna vez?
–Sí, y de todos los actores que trabajaban antes que yo también. Imagínate, tenía diecisiete años y ya entraba a la tele. Alucinaba a todos, a Diego (Bertie), a Katia (Condos), a Julián (Legaspi)… a todos. Trataba de observarlos y ver cómo resolvían ciertas cosas, cómo improvisaban para algunas escenas. Yo veía y aprendía. Decir fan es un poco en chiste, pero sí muchas veces cuando empezaba los tomé como referente.

Cuando tenías 16 años dijiste en una entrevista que no harías un desnudo ni probarías drogas. Años después tuviste una escena bastante subida de tono con Paul Vega, casi un desnudo, en “Polvo enamorado”. ¿Lo repetirías?
–Supongo que uno va entendiendo las cosas conforme crece, tenía dieciséis años cuando dije eso. Luego entiendes que el desnudo pasa por el personaje, que cuentas una historia, es muy distinto. Pero yo eso no lo puedo manejar, chambeo y punto, busco personajes que me diviertan, que me reten y que me generen un cierto nervio al pensar en cómo hacerlos. Ahí está lo entretenido de la actuación.

¿Y drogas?
–No, nunca las he probado.

En 1993, cuando volaste en un globo aerostático, dijiste sobre la experiencia “que las cosas se ven más pequeñas y desprovistas de sus sonidos”. A muchos les pasa esto con la fama. ¿Te ha sucedido?
–Según mis amigos me pasó cuando recién empecé, pero por breve tiempo. Dicen que estaba un poquito idiota, pero supongo que es normal, esta es una carrera muy rara, es difícil a veces separar a la persona real del personaje; sobre todo cuando todavía eres chica. Pero ya no, ya pasó, felizmente.

¿Recuerdas quién te dijo que por tener los dientes grandes interpretabas papeles de chica tierna?
–Jajaja. Mmmm, creo que eso está mal interpretado. ¿Dónde lo escuchaste?

De gente del canal.
–Sí, puede ser. Pero es una broma. En el canal siempre dicen que llego sonriendo y de buen humor, y yo contesto: “no sonrío, tengo los dientes grandes y no puedo cerrar la boca”.

¿Es cierto que al firmar un contrato, antes de ver el sueldo, ves si luego de la filmación te puedes quedar con el vestuario?
–Jajaja. Eso es lo que dice mi esposo, pero de hecho es una ventaja.

¿Y te quedarás con el vestuario de “Los exitosos Gomes”?
–Primero habría que ver cómo acaba.

¿Eres de las que trajinan su tarjeta de crédito en un día de compras impulsivas?
–¡No, ya no! Antes supongo que era solo yo y no importaba nada. Podía ser un poco más descontrolada, pero ahora lo pienso un poco más, pienso en mi familia, en el futuro y todas esas cosas aburridas, pero que también son parte de la realidad.

¿Tienes alguna excentricidad?
–Supongo que soy extremadamente ritualista con algunas cosas de mi trabajo y a veces eso puede verse raro, no sé si excéntrico, pero raro seguro.

¿Y pasatiempos?
–Juego playstation. Todos las versiones habidas y por haber de ‘Final Fantasy’. Juego con mi hermano, aunque últimamente hemos estado un poco flojos, no coincidimos en los tiempos, creo.

Tu papá, Jesús “Cachucho” Neyra, fue futbolista. Tu hermano también lo fue. Y ahora estás casada con un argentino. ¿Eres aficionada al fútbol?
–No, y creo que por el mismo hecho de haber estado rodeada de tanto futbolista, jajaja. He escuchado tanto de fútbol en mi casa que conforme fui creciendo me saturó. Me gusta jugarlo, pero no verlo.

Ahora, con sinceridad y sin tratar de quedar bien. ¿Qué ciudad prefieres, Lima o Buenos Aires?
–Mmmm... Un poco de cada una. Metería lo que me gusta en una licuadora y haría mi propia combinación.

¿Un asado argentino o un cebiche peruano?
–Los dos, pero eso sí, nunca al mismo tiempo.

¿El subte de Buenos Aires o la combi limeña?
–Jajaja, si se puede ninguno de los dos.

La última. El Oscar a mejor película extranjera para... ¿“La teta asustada”, o la argentina, “El secreto de sus ojos”?
–Vas a decir que soy un desastre, pero todavía no he visto ninguna.

Fuera de bromas, y para terminar. Tres recuerdos que nunca borrarás de tu memoria.
–El primero fue cuando en una Navidad me regalaron un perro. Lo pusieron dentro de un maletín y cuando me acerqué a abrirlo se movió. Fue lo máximo. El segundo fue cuando me regalaron una serenata con mariachi. Sí, soy la popular huachafa de los mariachi, jajaja. Y el último recuerdo, mi esposo y yo llorando como niños cuando nació Salvador, nuestro hijo. Este último supera a todos, definitivamente. (Eduardo Cornejo)




Búsqueda | Mensaje | Revista