miércoles 17 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2117

18/Feb/2010
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre EntrevistasVER
Acceso libre UrbanismoVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Acceso libre AlbumVER
Acceso libre Foto CarnetVER
Acceso libre BodasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Acceso libre SaludVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos Alfredo
Sólo para usuarios suscritos Luis Freire
Suplementos
Acceso libre Medio AmbienteVER
Acceso libre Informe ATEVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Bodas

Bodas De Oro En Chincha

12 imágenes disponibles FOTOS 

2117-BODAS-01-c

Campanera.- En el campanario de la Estancia San Valentín, Melanie Rothshild da la nota irreverente.

Hugh y Joanna Griffith cumplieron 50 años de matrimonio en su casa de Chincha, y con motivo de la celebración, Bronwen Griffith evoca la historia según sus recuerdos de hija: Se conocieron en Oxford. Él era estudiante de literatura en la Universidad e inquilino de mi abuela materna. Mi madre era una joven guapísima y rebelde residente en París. Después de un año de casados viajaron al Perú a dirigir el colegio San Juan, un internado al estilo inglés en el corazón de Chaclacayo.

Mi madre fue una gran viajera. Exploró casi todo el Perú con nuestro pequeño Volkswagen amarillo. Por el contrario, mi padre evitaba estos viajes. Y cuando volvíamos, los hermanos estábamos prohibidos de contar historias sobre el huayco que nos había cortado el camino o del hippie al que le habíamos dado un aventón en la carretera.

Después de una estadia de 15 años en Inglaterra, mis padres decidieron volver al valle de Chincha. La idea era construir una casa lo suficientemente grande como para una familia de 5 hijos y 10 nietos, una familia que hoy vive esparcida por el mundo: desde los Lochs de Escocia hasta la gran Buenos Aires. Es por eso que esta fiesta de bodas de oro será inolvidable. No por lo bien que lo pasamos, sino por la historia que hay detrás de mis padres. Y a la nueva casa donde vivirán la han llamado: la Estancia San Valentín.

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista