sábado 20 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2117

18/Feb/2010
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre EntrevistasVER
Acceso libre UrbanismoVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Acceso libre SaludVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos Aquí Es
Sólo para usuarios suscritos Picotazos
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos Alfredo
Sólo para usuarios suscritos Luis Freire
Suplementos
Acceso libre Medio AmbienteVER
Acceso libre Informe ATEVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Aquí Es

La Nueva Ola

2117-tv-1-c.jpg

Mundos paralelos, pop caminando sobre las aguas del mar peruano.

El celebrado mar peruano siempre tuvo quien le cante. Desde los recordados Belkings hasta los caletas Stomias (con canciones como “Rey Pistón”, por ejemplo). Desde el inclasificable Dr. Hérpedas hasta los playeros Beach Boys, cantándole al Cerro Azul del que les habló el californiano John Severson, director de la revista Surf, en aquel verano de 1961. Era el mar de Carlos Aramburú, de los hermanos Barreda, de Joaquín Miró Quesada y Felipe Pomar. Ahora, es también el mar del novel músico Pepe Rodríguez, quien se suma a la espuma de aquella ola.

Mundos Paralelos tiene un pie en el surf rock, en el ritmo de Dick Dale y la guitarra ralentizada de The Surfaris. Pero tiene el otro en el pop blueseado de Jack Johnson. Proveniente de una familia de músicos –su padre fue un cantautor y su hermana Pamela está abocada a la fusión peruana–, Rodríguez ha conciliado el espíritu de los sesenta con la tecnología que permite la masterización digital. Las inmensas preguntas, parafraseando al poeta, son esta vez arrojadas al celeste del mar (“¿Dónde se fue?”, “¿Cómo debería ser?”). Un mar musical, por supuesto. (CC.)

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista