jueves 15 de noviembre de 2018
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2116

11/Feb/2010
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre PolicialesVER
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre PersonajesVER
Acceso libre NacionalVER
Acceso libre Opinión VER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos Alfredo
Sólo para usuarios suscritos Luis Freire
Suplementos
Acceso libre CajamarcaVER
Acceso libre Real PlazaVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Recuerdos de boda: Connie Chaparro y Sergio Galliani. La famosa pareja de actores cuentan su vida como esposos de estreno.

Clásico es Amarte

10 imágenes disponibles FOTOS 

2116-SERGIO-01-c.jpg

Melodía De Amor.Durante la sesión de fotos en el hotel country club Sergio ensaya unas tonadas para Connie.



A las ocho de la noche llegaba la gente. A las ocho y media llegó el novio, Sergio Galliani Chávarri. Y a las ocho y cuarenta y cinco llegó Constanza Chaparro Dulanto al compás de “You Are So Beautiful”, de Joe Cocker. “Planeamos todo al detalle”, cuentan ahora los esposos Galliani, “incluso desviamos a la prensa. Hubo un equipo que siguió una pista falsa y nos fue a buscar a Máncora”.

El pasado viernes 8 de enero, Connie Chaparro (26) y Sergio Galliani (43) fueron declarados marido y mujer en La Casona de Villa, al son de “All You Need is Love” de los Beatles. Estuvieron acompañados de unos 280 invitados. “Fue una celebración de amor, una fiesta”, dice Connie, “porque queríamos algo original”. De esta manera buscaron sellar una relación que los mantiene juntos ya dos años.

– Una boda entre actores. ¿Qué hacer para que esto no acabe como Marisol Aguirre y Christian Meier?
– Connie: Espacio. Cada uno tiene su vida y se desarrolla profesionalmente. No es que yo estoy en la casa y él trabaja; esa sí es una norma muy importante, sentirte realizado.

– ¿Les parecía realmente necesario el matrimonio?
– C: Nuestra relación se ha fortalecido más. Pueden decir lo que quieran, pero a nosotros sí nos provocó.
Sergio: Hemos hecho las cosas modernamente, pero a la antigua. Moderno, porque convivíamos antes de casarnos. Y a la antigua porque hubo pedida de mano, con la familia, con una comida. Pusimos fecha para el matrimonio y lo organizamos durante seis meses.

– Cuidaron las formas, cosa extraña hoy en día.
– S: Yo quise que mis papás vean a Connie como una hija, porque yo con su familia siempre me he sentido cercano. Siempre vamos a almorzar una vez por semana con las familias de cada uno, hay ese tipo de cosas. Creo que estamos dando valor a costumbres que para mucha gente son del pasado.

– Ustedes se conocen de varios años.
– C: De nombre. Nos habíamos cruzado por ahí en un casting para una película, pero no nos conocíamos, no conversábamos. Recién comenzamos a tratarnos en una obra que hicimos, “El Retrato de Dorian Gray”, con Roberto Ángeles. Ahí comenzó la atracción.

– ¿Cómo pasan los días juntos?
– S: Se nos pasan los días grabando. Lo único que queremos cuando estamos en casa es estar juntos… ella me dice siéntate a mi lado. Apagamos todo y nos quedamos conversando, solos.
C: Aparte tenemos una cabina de radio instalada en casa, acá la gente viene y graba en vivo todo.

– ¿Cómo es eso?
– S: Se llama Radio Insomnio. Es una pasión que tengo hace 12 años: transmitir música nacional. En las radios locales no me dejan hacer mis programas como me gustan, entonces fundé mi radio. Por ahora Connie ha aceptado que sea en la casa, pero pronto nos mudaremos. Llega un momento en que hay ocho personas en la cabina. Afuera está la gente esperando, en otro ambiente están armando un programa… tenemos que salir de acá urgente porque si no perdemos privacidad.

– ¿Fue una bomba en tu casa el irte a vivir con Sergio, quien es veinte años mayor que tu?
– No, para nada. Yo soy independiente hace bastante tiempo, desde que trabajo, desde los 18. De repente al comienzo a mis padres Sergio les pareció un poco mayor para mí, pero luego lo conocieron mejor.

– ¡Tienen una emisora radial instalada en casa! Connie, ¿qué otras cosas tienes que aguantarle a este loco?
– C: Que es muy hiperactivo. Yo soy más tranquila. Me mareo.
S: Ella es aire y yo soy tierra. Yo voy a mil. Tengo mil proyectos y ella viene y me dice: “¡Basta Sergio, siéntate, basta! Uno por uno, dime”. Me ordena. Eso es mostro.

– ¿Y tú qué aguantas de ella?
– S: Es fea la palabra aguantar en un matrimonio.

– Digamos incorporar, tolerar, acostumbrarse a…
– S: Trajo su paquete… de lociones y cremas. Una cantidad impresionante de cremas, cosméticos, una parafernalia que alcanza como para un set. Me dice “Sergio ven, ponte tu crema”, o “vamos a salir, ponte tu bloqueador”. O “ponte la crema para las manos”, cosas así.

– Te han vuelto metrosexual a la mala.
– C: Hay que cuidarse, pues, trabajamos bajo los reflectores todo el día.
S: Crema para la noche, crema para la mañana, crema bloqueadora. ¡Yo nunca había tenido cremas para peinarme en el baño! Y ahora… hasta me gusta el jabón líquido.(Sandro Mairata)

Búsqueda | Mensaje | Revista