jueves 15 de noviembre de 2018
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2115

04/Feb/2010
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre NacionalVER
Acceso libre UrbanismoVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Acceso libre CineVER
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos Alfredo
Sólo para usuarios suscritos Luis Freire
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Los medios han convertido su vida en una telenovela. Ella, ahora, los evita. La joven estrella de la serie más exitosa de la TV nacional, habla.

Nataniel Sánchez: Esto se pone Bueno

9 imágenes disponibles FOTOS 

2115-NATANIEL-01

En Movimiento.- Se confiesa workaholic. Trabaja en la TV desde los doce años. Y si no trabaja, se desespera.



La causa de fiebre en un sinnúmero de niños y adolescentes lleva su nombre: Nataniel Sánchez. A sus dieciocho años, trabaja más de doce horas al día y siete días a la semana en ‘Al fondo hay sitio’, ese fenómeno televisivo que durante el 2009 llegó a los 30 puntos de rating y no bajó de los 25. En su nombre, más de cien titulares se publicaron en los diarios en tan solo seis meses. Y 32 cuentas homónimas en Facebook existen, pero ella es dueña solo de una. La prensa la ha convertido en exquisito manjar diario, servido con chisme y ampay. A su corta edad, ya aprendió a guardar silencio. Y aprendió, además, que cada palabra suya puede ser usada en su contra.

Después de la sesión de fotos, tomamos un taxi rumbo a su casa, en San Miguel. Durante el viaje es imposible no darse cuenta que en la radio suena ese hit homónimo a la serie en la que actúa y que por lo menos en dos oportunidades hemos pasado frente a los paneles gigantes de Inca Kola que la retratan junto a Erick Elera, su novio ficticio. El chofer la observa intermitentemente por el espejo retrovisor. La ha reconocido, le va a pedir un autógrafo; pero no le damos tiempo. Pagamos y bajamos a la volada: tiene hambre, y cuando pasa eso se pone de mal humor. En la casa nos espera su madre, tan atenta como Nataniel a las preguntas de esta entrevista.


-De alguna manera la fama también trae consigo incomodidades.
-Sí, es cierto. Hay personas que piensan, por ejemplo, que es tu obligación firmar autógrafos o tomarse fotos con ellas. Yo lo hago con gusto, pero a veces uno está con la familia, o trabajando, y muchas veces no entienden. Una vez me dijeron: “es tu obligación, mamita”. ¡No te pases!

-¿Y cuando la prensa te reclama que declares, como si también fuera tu obligación?
-También me molesta. Al principio daba declaraciones hasta que comenzaron a distorsionarlo todo. Una vez una camioneta se estacionó en la puerta de mi casa todo el día. Mi hermana se asustó, quería llamar a la policía, pensaba que eran ladrones. Cuando salí a ver qué pasaba resulta que era el periodista de un diario que quería una entrevista. No es manera de obtener una entrevista, creo yo. El que comenzaran a molestar a mi familia me empezó a fastidiar.

Su nombre, de raíz hebrea, significa ‘persona con capacidad para resolver todo tipo de problemas de manera práctica’. Y sus últimos problemas han sido exclusivamente con la prensa. Ella lo ha tomado con paciencia y buen humor, sin embargo “todo tiene su límite”, dice. Es por eso que ha decidido no dar declaraciones de ningún tipo a los medios sobre las fotografías en el aeropuerto y en una fiesta en la que coincide con el arquero del Sporting Cristal, Erick Delgado, las cuales aparecieron en programas de televisión y diarios. También, se le ha involucrado sentimentalmente con Erick Elera, su compañero de trabajo y con quien sí tiene un romance, pero, únicamente, frente a las cámaras de la serie que co-protagoniza. Ella ha negado ambos romances desde el primer momento. Y dice que son solamente buenos amigos. Que Delgado es amigo suyo desde hace ya un buen tiempo. Y que los besos que le da a Elera en las grabaciones son ficticios y se quedan en el estudio.

En su casa, con cebiche de por medio, Nataniel, la muchacha que aún sube a buses, que compra en el mercado, que detesta las peluquerías, que ha crecido, rodeada de hombres, en su casa de San Miguel y que no se la cree aún cuando le dicen que es una estrella, responde esta vez algunas de nuestras preguntas.

-¿Cuál fue la primera noticia sobre ti que te fastidió?
-Las noticias no me fastidian sino solamente cuando son mentiras. La primera que recuerdo, porque son varias, es cuando dijeron que me habían encontrado tomando cerveza en la kermés de un colegio. Eso era falso y me fastidió mucho.

-Pero eres mayor de edad, digamos que si lo hubieras hecho, no habría problema, ¿no?
-Claro que no, pero no se trata de eso. Se trata de que no fuera cierto. Ya sabía que iba a pasar algo así. Esa vez un ex enamorado me invitó a la kermés y yo le dije que era muy probable que alguien por ahí comience a molestar con cámaras, que preferiría no ir. Pero él insistió, y bueno, terminé yendo.

-Hace un momento hablabas por el celular con Magdiel Ugaz, te decía para ir a una discoteca en el sur pero le dijiste que mejor no. ¿Por qué?
-Porque después de todo lo que se ha dicho sobre mis supuestas relaciones con los “Erick”, prefiero no exponerme. Me gustaría mucho ir, toca el Grupo 5 y me encanta; pero ya imagino que luego aparecerá un titular que no me va a gustar.

-¿Como cuál?
-Como que me vieron pasada de tragos, por ejemplo.

-¿Y es mentira cuando te involucran con Erick Elera, tu enamorado en la serie?
-Sí, por supuesto que es mentira –contesta riéndose–. Me sorprende un poco que la prensa crea que la relación que tengo con Erick en la ficción sea la misma que tengo en la vida real. Somos amigos, compañeros de trabajo, solamente eso.

-Sin embargo la prensa no cree cuando dices que no tienes una relación sentimental con Erick Delgado. Primero salió una fotografía de ambos esperando abordar un avión.
-A partir de esas fotografías que tengo con él en el aeropuerto han dicho de todo. Me encontré en el aeropuerto con Erick por pura casualidad, pero no viajé con él a Colombia. También han publicado una fotografía donde aparezco con él en una fiesta, pero, sinceramente, no recuerdo de cuándo es –dice señalando en su computadora portátil dicha fotografía. Como con cualquier amigo, es común que me lo encuentre en reuniones. Y respecto al viaje, yo no viajé con él; sino con mi hermana y mi cuñado.

Días después de esta entrevista la llamamos para preguntarle sobre las fotografías que se publicaron recientemente, donde ella, junto al futbolista, aparecen tomando desayuno en el comedor del Hotel Las Américas de Cartagena de Indias, en Colombia. Ella no guardó silencio, pero respondió, tal cual ha aprendido en las últimas semanas: “No pienso hablar más sobre mi vida privada, discúlpame”.

Eso nos hizo recordar, cuando en su casa, mientras observábamos los álbumes de fotos que su mamá puso sobre la mesa, cayó una fotografía nada menos que de Erick Delgado, el arquero del Sporting Cristal.

-¡Caramba!, ¿tienes una foto de Erick en tu álbum personal?, le preguntamos como quien ha encontrado el cuerpo del delito.
-Sí, claro. Es mi amigo, es normal que uno tenga fotos de sus amigos, ¿no?

Demasiadas coincidencias o aquí cae como anillo al dedo aquel refrán que dice: “A buen entendedor, pocas palabras”. En todo caso, esto sí que se está poniendo re-bueno. (Eduardo Cornejo)

Búsqueda | Mensaje | Revista