miércoles 26 de junio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2103

05/Nov/2009
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre SeguridadVER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre Medio AmbienteVER
Acceso libre Opinión VER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Acceso libre HistoriaVER
Sólo para usuarios suscritos Tauromaquia
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre Salud y BienestarVER
Acceso libre ConcursoVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Alfredo
Sólo para usuarios suscritos Luis Freire
Suplementos
Acceso libre Medio AmbienteVER
Acceso libre HidrocarburosVER
Acceso libre JapónVER
Acceso libre SBSVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Enemigas íntimas desde hace tiempo, Magaly Medina y Claudia Cisneros comparten ahora el estigma de ser difamadoras.

De Patinadas y Rectificaciones

2103-tv-2-c.jpg
A nadie le gusta equivocarse y pedir disculpas, es cierto, pero si uno mete la pata hay que tener la suficiente humildad y valentía de hacerlo. No queda otra. No es necesario que nos lo mande la justicia como parte de una sentencia, ni que la parte afectada por nuestra desinformación así lo exija.

Pues bien, una cosa tan simple como esa no parece estar dentro de las alternativas ni de Magaly Medina, quien prefirió ir a la cárcel antes de reconocer que se había equivocado, ni de Claudia Cisneros, quien hace unos días patinó de una forma escandalosa al publicar en su blog que Roxanne Chessman, madre del último hijo del Presidente, estaría (ella cree que el uso del condicional la exime de culpa) esperando otro hijo de García.

A pesar de que, alguna vez, Magaly aseguró que ella haría lo que le mande la justicia, no parece tan dispuesta a cumplir con las reglas de conducta que le ha impuesto la jueza del 27o Juzgado de Lima, María Cabrera, quien le ha ordenado rectificarse en dos ediciones de su programa de televisión, durante 13 minutos y ocho segundos cada vez para subsanar la información falsa sobre Paolo Guerrero propalada en sus ediciones del 20 y 21 de noviembre del 2007, es decir, ¡hace dos años!

A Magaly le parece mucho y, al menos hasta el cierre de esta edición, su respuesta era que seguiría apelando, aunque según los especialistas ya no hay lugar a más apelaciones.

Mientras tanto, otra difamación que incluía una evidente invasión en la vida privada nada menos que del Presidente de la República, se convirtió en la comidilla de los últimos días después de que muy suelta de huesos, Claudia Cisneros se lanzara a difundir como cierto un chisme que ya tiene meses dando vueltas por las redacciones: un segundo hijo de García Pérez con la madre de Federico Danton. Cisneros reconoció el error después de la indignada respuesta del Presidente, pero asegura que no cabe una rectificación, legalmente hablando, porque ella siempre habló en condicional. Vamos, que se sepa, uno se rectifica cuando cae en la cuenta que se equivocó, no solo por respeto a la persona o las personas difamadas, sino por consideración a los lectores y a uno mismo.

Así las cosas, se armó un lío “Capital” y las dos conductoras de esa emisora se pelean por quién difama con más altura.

“El día que se dediquen a hacer chisme, eso va para Claudia Cisneros y compañía, háganlo con altitud, profesionalismo, tratando de no equipararse a la basura que hace Magaly Medina en televisión y que tanto me han criticado. Eso es peor”, dijo Magaly en su programa de radio. ¿Juaaaat? (Patricia Salinas)

Búsqueda | Mensaje | Revista