lunes 24 de junio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2103

05/Nov/2009
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre SeguridadVER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre Medio AmbienteVER
Acceso libre Opinión VER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Portada
Acceso libre AlbumVER
Acceso libre Foto CarnetVER
Acceso libre BodasVER
Acceso libre RestaurantesVER
Acceso libre HistoriaVER
Sólo para usuarios suscritos Tauromaquia
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre Salud y BienestarVER
Acceso libre ConcursoVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Alfredo
Sólo para usuarios suscritos Luis Freire
Suplementos
Acceso libre Medio AmbienteVER
Acceso libre HidrocarburosVER
Acceso libre JapónVER
Acceso libre SBSVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Portada El tenor Juan Diego Flórez en un nuevo encuentro musical con el Perú. Practica tenis, se ha vuelto vegetariano y ya desea tener hijos con su esposa Julia Trappe.

Juan Diego Enamorado

5 imágenes disponibles FOTOS 

2103-juandiego-1-c.jpg

El Concierto.- Para llegar al Estadio Miguel Grau del Callao, habrá buses desde Larcomar y Molina Plaza a las 6 pm.

BELCANTISTAS de los cinco continentes desearían tener lo que él a sus 36 años. La costumbre de recibir pedidos de “bis” finalizando cada función, los aplausos que vulneran récords de duración, su presencia inamovible en cualquier recuento de “los más grandes”, los álbumes grabados que han inmortalizado sus colores vocales de tenor ligero en estos, sus mejores años. Y, además, una compañera leal, eficiente y hermosa como Julia Trappe, que es su esposa, cantante como él, modelo casual y cómplice en la boda más espectacular que recuerde el Perú reciente.

Hoy viernes los Flórez están en San Francisco, California, y Julia pide que volvamos a llamar en unos minutos, cuando Juan Diego “se haya terminado de alistar”. Luego de saludar, Il Signore nos cuenta que está cantando “La Hija del Regimiento”, que ha tenido días en que atiende siete o más entrevistas y que agradece tener una carrera que le haya permitido conocer a gente como Sting, a quien admira. Hace poco cumplió un sueño personal y pudo conocer a Sir Paul McCartney.

¿Juan Diego, a estas alturas, cómo distingues entre amigos y aduladores?
–Esa es la gente que nunca te va a decir: “hoy cantaste mal”, “hoy no estuviste tan bien”. Yo aprecio más que me digan en qué fallé que en qué acerté. Hay gente que conoces, que tienes cierta confianza, que conocen tu trabajo y conocen tu voz y que han entrado un poco en tu círculo y te lo dicen. Una de ellas es mi esposa y otra es el tenor peruano Ernesto Palacio (su representante). Ellos sí están permitidos de azotarme. Porque así soy yo: autocrítico, me gusta la realidad.

Has hablado fuerte sobre la corriente “seudolírica” que en realidad es pop (Paul Potts, Il Divo, Andrea Bocelli) y luego provocaste titulares al decir que estaba bien que la lírica sea para una minoría con la sensibilidad apropiada. ¿Estás pasando a ser un purista lírico?
–Si yo fuera un purista de la lírica no haría un concierto como el del 14 de noviembre en el Callao, me quedaría cantando en los teatros para dos mil personas, que son los de ópera. Muy de vez en cuando, pero muy de vez en cuando –porque no es lo mío– canto en conciertos para varios miles de personas. Y cuando tengo la oportunidad de hacerlo estoy contento, porque puedo llegar a más personas y puedo entrar en un mundo que no es el de la ópera, en este caso con los invitados que tengo (Gianmarco, Pedro Suárez Vértiz y Magaly Solier).

“Queremos tener hijos”

Después de tu espectacular boda en Lima, Julia y tú se fueron a trabajar dando vueltas por el mundo. Empieza a rondar la pregunta: ¿cuándo vienen los hijos?
–Nuestra relación se ha fortalecido. Seguimos viajando por todo el mundo. Y en relación a hijos, sí, nosotros queremos tenerlos y en un futuro no muy lejano. Pero es difícil para una pareja que viaja constantemente. Nosotros no estamos nunca en casa. Nunca, nunca.

Vives en Pésaro, la ciudad de Rossini.
–Sí. Y como te decía, hay que pensarlo bien, es muy difícil. No se puede tener cinco hijos con una vida así.

¿¡Acaso planean tener cinco hijos!?
–No, lo que quiero decir es que no podríamos tener hijos con el ritmo de vida actual.

¿Vienes a Lima cuando no tienes presentaciones?
–No, yo vine a Lima un par de días en marzo desde Nueva York para el matrimonio de mi hermana. Y luego para hablar con el presidente Alan García sobre el sistema de orquestas (que Flórez planea implementar en el Perú siguiendo el modelo venezolano), pero normalmente solo voy para cantar.

Julia y tú se la pasan viviendo en hoteles...
–Ahora mismo estamos en un departamento, mientras dura la temporada. Eso es lo bonito de lo que hacemos, nos da tiempo de conocer los lugares que visitamos, de vivir esas ciudades. Esa es una de las ventajas de viajar, de poder disfrutar estas maravillas.

Se sabe muy poco de ustedes como pareja, de las cosas que hacen como gente común.
–Acá en California salimos, hemos estado visitando sitios como Napa Valley, donde se producen los vinos, y fuimos a alguna playa. Hemos ido también a un bosque muy bonito con secoyas (árboles gigantes de la zona). Esta carrera es muy sacrificada, pero se trata de poder vivir normalmente con ella. Si se consigue, es muy bonito.

¿Y el resto del tiempo?
–Para mí es muy importante hacer deporte. Estoy yendo a jugar tenis dos horas al día. Julia hace gimnasia, es una manera de estar siempre bien. Porque esto de estar viajando… Ahora estamos tranquilos porque estamos en San Francisco por un mes, pero hay épocas en que vamos de una ciudad a otra en cuestión de días. Y si no estás sano, no aguantas.

También hay que cuidar lo que se come, ¿no?
–Julia es vegetariana; yo no como carne, por ahí que un poco de pescado.

¿Te volviste vegetariano?
–Eso de ser vegetariano es una cosa muy de moda, muy saludable primero que nada. Todos los artistas, las personalidades se vuelven vegetarianos. Yo estoy tratando.

¿No me digas que te despediste de la comida peruana: El seco, el lomo saltado?
–Ya no como carne. Cuando la pruebo… no puedo. Lo bueno es que aún como pescado. Así que el cebiche siempre está presente. (Entrevista: Sandro Mairata)

Colores de Voz


“LAS arias de Rigoletto las canto siempre, son muy populares y gustan mucho. La ópera completa la he dejado descansar un tiempo, porque es un poco baja de diapasón y mi voz es bastante aguda, pero la pienso cantar en el futuro. Yo hago belcanto: Mi repertorio está centrado en Rossini, Donizetti y Bellini. Y para una voz como la mía es importante cantar óperas que le vayan bien, no empujar a tonalidades que no vayan con la mía o luchar con una orquesta muy poderosa. Y no solo en mi caso, sino en todas las voces, esa es la garantía de tener una voz que dure bien por mucho tiempo”.

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista