jueves 20 de junio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2103

05/Nov/2009
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre SeguridadVER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre Medio AmbienteVER
Acceso libre Opinión VER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Acceso libre HistoriaVER
Sólo para usuarios suscritos Tauromaquia
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre Salud y BienestarVER
Acceso libre ConcursoVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Alfredo
Sólo para usuarios suscritos Luis Freire
Suplementos
Acceso libre Medio AmbienteVER
Acceso libre HidrocarburosVER
Acceso libre JapónVER
Acceso libre SBSVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Disfraz de Perro Para Amo

2103-einstein-1-c.jpg
“Corren los tres perritos/ los grandazos y los chiquitos/ y toditos los perritos/ de chaqué y sombrero van…” Esta añeja canción infantil de “Cri Cri, el Grillito Cantor”, ha cobrado una inusitada vigencia ahora que no hay perro de raza que no camine vestido de cualquier cosa menos de perro. Lo único que falta es que les coloquen trajes de gato, pero eso ya sería causal de equivocaciones para los gateros criollos que terminarían comiendo pequinés por minino al plato. Si los perros tienen el pelo que nosotros no tenemos, es precisamente para que no los vistan, pero a la gente se le ha metido en la cabeza que un perro calato, es decir, a puro pelo, no es suficientemente elegante. Ya no basta la raza, ahora es necesario el traje y al aire de esa moda, han surgido modistos caninos, modelos caninas anoréxicas, faldas para las hembras, pantalones para los machos y hasta disfraces para el dogwen del 31 de octubre. Cualquier día de estos, las municipalidades más pitucas comenzarán a multar a los perros desvestidos por indecencia y a los calatos por pornografía. Ni pensar en el calvario social y judicial que les espera a los vestidos solo con un polo viejo y pulgoso. En vista de esta proliferación de modas caninas, sugiero que los amos se vistan de perros, ya que la tradicional diferencia “ser racional con ropa- ser irracional con pelo”, ha dejado de funcionar. Es hora de asumir nuestra nueva posición en la naturaleza de los roles que separan a los canes de los seres humanos. Vistámonos de pelo, corto a lo bull dog o largo como la sedosa Lassie, estamos seguros de que nuestros perros comenzarán a percibir la diferencia vestimentaria entre ellos y nosotros, y pronto estarán alcanzándonos en inteligencia, es decir, haciéndole honor a su nueva condición de seres con ropa. Aunque ya pasó Halloween, sorprendamos a nuestros amigos apareciendo con una piel de dogo encima y nuestro shit zu en terno y corbata, pero que sea el perrito quien nos lleve de la correa. ¿O acaso no es el espécimen vestido el que jala al que no tiene más que el pelo que le puso Dios?

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista