miércoles 26 de junio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2103

05/Nov/2009
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre SeguridadVER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre Medio AmbienteVER
Acceso libre Opinión VER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Acceso libre HistoriaVER
Sólo para usuarios suscritos Tauromaquia
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre Salud y BienestarVER
Acceso libre ConcursoVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Alfredo
Sólo para usuarios suscritos Luis Freire
Suplementos
Acceso libre Medio AmbienteVER
Acceso libre HidrocarburosVER
Acceso libre JapónVER
Acceso libre SBSVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Dilemas en el VRAE

2103-gorriti-1-c.jpg
Se acaba el año y se prolonga el conflicto armado en el VRAE. En el ámbito militar, los resultados no han sido buenos. Basta contestar algunas preguntas básicas para percibirlo. ¿Está SL-VRAE más fuerte o más débil que hace un año? ¿Tiene más o menos armamento? ¿Tiene más gente o menos gente?

Las respuestas: SL-VRAE está más fuerte ahora que hace un año. Tiene más armamento. Tiene más gente. Siente, además, que va ganando.

Hace un par de semanas publiqué un artículo en la revista Ideele: De Sinaycocha a Cerro Judas, en el que reseñé algunos hechos recientes en el VRAE, que ilustran el escenario militar en su conjunto.

- El ataque senderista del 9 de octubre al helicóptero FAP que se acercaba a la base de Cerro Judas, en Vizcatán, fue probablemente realizado con por lo menos una de las cuatro ametralladoras que SL-VRAE capturó del helicóptero derribado en Sinaycocha –dos PKM y dos PKT–.

- SL-VRAE tiene por lo menos seis ametralladoras operativas ahora. Eso plantea, entre otras cosas, graves problemas al abastecimiento aéreo de las bases ubicadas en las zonas más agrestes del VRAE. La geografía de montañas escarpadas y boscosas, que impone rutas de aproximación predeterminadas a los poco maniobrables helicópteros Mi-17, convierte a las ametralladoras en muy peligrosas armas antiaéreas.

- Por eso, el abastecimiento de las bases del área de Vizcatán, se ha hecho extremadamente riesgoso. Cada vuelo cruza con lentitud una potencial zona de muerte; y no es inexplicable la renuencia de algunos pilotos a afrontar el muy real peligro de una emboscada tierra-aire. Por eso, el abastecimiento de esas bases sufre y la evacuación de heridos también.

- Así, las condiciones de vida de los soldados desmejoran, la tropa “se encapsula en las bases” y trata de rehuir el enfrentamiento, como me indicó alguien con conocimiento de la situación en el VRAE.

- El bajo nivel de aprestamiento y disciplina en algunas bases se hizo patente en el incidente del cuartel de Puerto Ocopa, en el que la falsa alarma de un centinela provocó una disparadera descontrolada, síntoma inequívoco de falta de mando y disciplina.

Ahora, lo más reciente.

De acuerdo con fuentes con conocimiento preciso de los hechos, el abastecimiento de las bases de Vizcatán, Sanabamba y Cerro Judas ha continuado siendo deficiente. Las guarniciones se habrían quedado sin comida por algunos días; y un herido grave de Vizcatán, que perdió el brazo, no fue evacuado sino cinco días después.

El hecho favorable, sin embargo, se dio luego del reciente ataque senderista a la base de Unión Mantaro. Hubo tres soldados heridos que precisaban una evacuación pronta, pero los emplazamientos de francotiradores senderistas hacían muy riesgosa la aproximación de los lentos Mi-17. Pero por la noche, helicópteros UH-1H, teóricamente bajo control de la Policía, aunque en realidad bajo el mando de la oficina antidrogas de la embajada de Estados Unidos (alrededor de 22 helicópteros repartidos entre las bases de Palmapampa, Mazamari y Pucallpa), rescataron a los heridos militares en un operativo de vuelo nocturno –para el que esas ágiles y maniobrables máquinas están equipadas, y sus pilotos entrenados–. Fue, por difícil que sea creerlo, el primer caso de apoyo de ese tipo de una fuerza antidrogas mucho mejor equipada que los militares, a quienes hasta ahora había rehusado apoyar, incluso en graves emergencias.

“Aquí el terreno manda”, dice un ex oficial con conocimiento y experiencia en la zona. Y ese terreno es extremo, no solo por la orografía sino por la meteorología. Hay pocos lugares que se presten tanto para una campaña de guerrillas como el área de transición montaña-selva cuyo centro es el reducto de Vizcatán.

Hace poco, según fuentes confiables, un avión militar colombiano equipado con lo último en detección térmica de gente, sobrevoló el área del VRAE en vuelo de cooperación con sus colegas peruanos. Volando alto, sobre el colchón espeso de nubes, detectaron un grupo compacto de gente, por su emisión térmica. Pensaron que habían ubicado un contingente de Sendero. Pero no. Era la base militar de Sanabamba.

“Los dirigentes senderistas se colocan debajo de las nubes, en Púcuta, por ejemplo, donde saben que no los van a detectar… y abajo se refugian en cavernas refundidas en el corazón de la selva”, dice el ex oficial.

Tampoco les falta inteligencia, pues además de una red de informantes, reclutan licenciados del Ejército, que no solo les aportan entrenamiento sino información.

¿Qué va a pasar durante los próximos meses de lluvia? El abastecimiento de las bases más alejadas se hará difícil, y lo más probable es que se haga necesario evacuarlas. La FFAA quizá lo presente como un cambio de estrategia y SL-VRAE lo sentirá como un triunfo.

No hay duda que el corto plazo va a representar un contraste para el Estado y la nación. Pero, por duro que sea, a veces un tropiezo temprano puede ser hasta mejor que un avance mediocre, a condición que haya capacidad de aprender y examinar con claridad intelectual qué falló y qué hay que hacer para convertir eventualmente el retroceso en victoria.

“Este año fue de siembra y el 2010 será de cosecha”, me dijo un militar con conocimiento de la situación operativa. Yo pienso, si nos ceñimos a la metáfora agrícola, que este año fue de sequía y que el próximo pudiera ser de producción. En realidad, el problema es de una organización torpe, mal coordinada, que comete el error clásico en los inicios de un conflicto: tratar de adaptar la guerra a la organización y no la organización a la guerra.

Si se hacen los cambios necesarios de comando y control, de entrenamiento, de uso inteligente, pragmático y sincronizado de recursos, se podrá revertir la tendencia desfavorable del conflicto. Pero nunca se lo logrará si ante un contraste motivado por incompetencia, desorganización o indiferencia, empieza, por ejemplo, la chilladera cretina de “¿dónde están ahora los derechos humanos?”, en lugar de gritar, por ejemplo, “¿dónde está el idiota que compró estos uniformes de tela laqueada que no respiran, que queman a la gente y que pesan el doble apenas se mojan?”.

PS. He recibido la siguiente carta con relación al artículo de la semana pasada:

Le dirigimos la presente, para aclarar la versión que Ud. diera en un programa de televisión y en Caretas No. 2102, sobre una supuesta vinculación entre el procesado por interceptación telefónica Elías Ponce Feijóo y la Oficina de Plan de Gobierno del PAP en la campaña electoral del 2006; inclusive Ud. mencionó al Sr. Manuel Casalino como la persona que lo convocaba y que el suscrito se habría reunido más de una vez con Ponce Feijóo.

En primer lugar, desmentimos y rechazamos tajantemente toda vinculación del referido Ponce Feijóo con el Plan de Gobierno del PAP. Jamás dicha persona ha asistido ni participado en reunión alguna en nuestra oficina de entonces (Calle 54 No. 141, Urb. Corpac, San Isidro); tampoco tuvo trato alguno con nuestro recordado Manuel Casalino Grieve, ni tampoco se ha reunido con Jorge del Castillo.

Consultados los responsables del Plan de Gobierno en materia de Defensa y Seguridad, Gral de División EP. (r) Carlos Tafur, General PNP (R) Danilo Guevara y el coordinador de Marina Vicealmirante (r) Humberto León Rabinez, descartan toda presencia directa o indirecta de tal persona en dicha dependencia partidaria.

Suscribimos esta carta, Jorge del Castillo Gálvez, que presidiera el Plan de Gobierno y la Sra. Nelly Rodríguez de Casalino, esposa de Manuel Casalino, quien trabajaba como asistente de su fallecido esposo.

En respuesta, fuentes familiarizadas con el pensamiento de Ponce Feijóo respondieron que: “Casalino envió convocatorias a Ponce Feijóo por correo electrónico. Eso está en los mails que ha revisado el Poder Judicial. Ahí los pueden ver”.

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista