lunes 24 de junio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2103

05/Nov/2009
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre SeguridadVER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre Medio AmbienteVER
Acceso libre Opinión VER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Acceso libre HistoriaVER
Sólo para usuarios suscritos Tauromaquia
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre Salud y BienestarVER
Acceso libre ConcursoVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Alfredo
Sólo para usuarios suscritos Luis Freire
Suplementos
Acceso libre Medio AmbienteVER
Acceso libre HidrocarburosVER
Acceso libre JapónVER
Acceso libre SBSVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

El Misterio de la Poesía

Poema-Novela (9)

 PDF 

2103-misterio-1-c.jpg

Poemas tan grandes como extensos.

Esta es la penúltima entrega del poema de Rodolfo Hinostroza “Los hijos de Clausen”, perteneciente a su libro “Memorial de Casa Grande”:

Trayendo unos inmensos muebles
americanos
Para que la envidiase su familia
Pero no tuvo tiempo ni de
desempacarlos
Porque murió de un cáncer a los
huesos
Dopada por el fósforo, deforme,
delirando,
Insultada por su madre aún en su
lecho de muerte,
Impotente y vejada.
En cuanto a Rodolfo, el
benjamín,
El tío buena gente
Que prefería tener alma de
negro pobre
Que no de blanco misio
Nunca se fue a los Estados
Unidos
Pero fue el único que realizó
El Sueño Americano
Pues se hizo rico de la noche a
la mañana.

Yo lo hice rico de la noche a la
mañana
Gracias a mi laboratorio de química
Enseñándole a extraer oro de
unas sales de cianuro
Acumuladas en años de electrólisis
Pues él no sabía qué hacer con ese
polvo gris y denso
Que supe convertir en oro de
calidad suprema
99.99 de pureza
con un catalizador de hierro
que hizo llover oro en polvo sobre
el tío Rodolfo
30 o 40 kilos de oro lloviéndole del
cielo.
(Rodolfo Hinostroza)

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista