martes 22 de enero de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2093

27/Ago/2009
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre PolicialesVER
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre Doris GibsonVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Tauromaquia
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre OperaVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos Alfredo
Sólo para usuarios suscritos Luis Freire
Suplementos
Acceso libre C.H. San PabloVER
Acceso libre UNALMVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Política Como abogada y socia del procesado por lavado de dinero del narcotráfico Adolfo Carhuallanqui, o César Cataño, lideresa de Unidad Nacional le hace el milagro de avalarlo públicamente. Pero ella queda en un limbo.

La Virgen de Lourdes

3 imágenes disponibles FOTOS  PDF 

2093-lourdes-1-c.jpg

En el 2001, Lourdes Flores actuó de abogada ante el Tribunal Constitucional favoreciendo a César Cataño.

¡El avión no sale! La noticia dejó de una pieza al nutrido grupo de periodistas que había sido invitado al vuelo inaugural de la nueva aerolínea Peruvian Airlines, la mañana del viernes 21.

Algunos reporteros habían abordado ya el Boeing 737 y aguardaban la llegada de la lideresa de Unidad Nacional, Lourdes Flores Nano, y de César Cataño Porras (47), flamante presidenta del directorio y dueño de Peruvian Air Line S.A., respectivamente, para partir rumbo a Chiclayo. Pero fueron desembarcados de forma intempestiva.

No está claro qué sucedió, pero cuando los periodistas se marcharon, Lourdes Flores y miembros de la juventud pepecista aparecieron en el aeropuerto Jorge Chávez, subieron al avión de Peruvian Air Line S.A. y enrumbaron a la tierra del Señor de Sipán, donde la ex candidata presidencial cumplió con ciertas actividades como representante oficial de la nueva aerolínea. Sin cámaras, claro está.

El vínculo entre la lideresa de UN y Cataño, un singular personaje con antecedentes por tráfico de drogas, despertó críticas en la prensa hace algunas semanas. Entonces, Flores defendió la “honorabilidad” de Cataño, pero el episodio del viernes 21 parece haber confirmado que Peruvian Air Line S.A. tiene alerón de paja.

2093-lourdes-4-c.jpg
LA TURBULENCIA HA sacudido al propio UN. Salvador Heresi, alcalde de San Miguel y lanzado por la propia Flores como posible candidato a la comuna de Lima, expresó su preocupación por la relación de su lideresa con Cataño. “A Lourdes Flores le ha faltado prudencia al aceptar el cargo de esta empresa”, comentó extrañado.

El lunes 24, Flores respondió en RPP. “Las opiniones de Heresi son personales y no representan al partido”, dijo y añadió: “Mi decisión de asumir la presidencia de Peruvian Air Line S.A. ha sido personal. Es un asunto profesional que he asumido con independencia y con la separación absoluta de la vida política”.

Flores se comparó con el candidato de la derecha a la presidencia de Chile, el millonario Sebastián Piñeira, quien en el 2000 asumió la presidencia del directorio de la aerolínea LAN, cargo que mantuvo por siete años. “No olvidemos que el dueño de LAN es un político connotado y aspirante a la Presidencia de la República”, dijo.

Luego volvió a defender a Cataño. “Hay un error en la percepción (sobre Cataño). Ratifico mi plena confianza y mi seguridad en la absoluta corrección del accionista de esta empresa y allí estoy absolutamente tranquila”. No debería estarlo.

Existe aquí un conflicto de intereses real porque una cosa es ser abogado de una empresa legal y otra tener como cliente y socio a un personaje con los antecedentes penales de Cataño. O debería decirse de Adolfo Carhuallanqui Porras, su verdadera identidad.

2093-lourdes-5-c.jpg

Dictamen fiscal de junio pasado que ordena abrir investigación por presunto lavado del narcotráfico a César Cataño o Adolfo Carhuallanqui, el mayor importador de autos usados del país.

Oriundo de Huancayo, Carhuallanqui o César Cataño aparece referenciado como ‘cabecilla de firma’ en el atestado No 88-DPD-Junín, de 1983. La Policía lo sindicó como autor de la “elaboración y comercialización de 100 kilos de PBC (pasta básica de cocaína) en las localidades de Colcabamba, Pampashuancavelica y Huari”.

Que se sepa no purgó prisión, pero todo indica que la Policía le siguió el rastro al menos por un tiempo. En 1985 logró hacerse de dos libretas militares de la Marina a nombre de Adolfo Carhuallanqui y de César Cataño Porras, con las cuales realizó una doble inscripción en el Registro Nacional de Identidad y Estado Civil (Reniec).

Desde entonces pasó a llamarse César Cataño y se trasladó a Tacna, donde se convertiría en el mayor importador de autos usados del país, además de amante de los ‘fierros’ y las carreras de autos. En el 2001, el Poder Judicial le negó permiso para importar 24,000 autos usados del Japón sin los requisitos técnicos esenciales y Cataño contrató a la ex candidata presidencial como su abogada. Versiones confiables indican que fue el congresista huancaíno Hildebrando Tapia quien los presentó.

Flores llevó el caso al Tribunal Constitucional (TC) y logró que Cataño obtuviera el permiso para importar más autos ‘chatarra’. En el 2006, se presentó como candidato en las elecciones regionales y municipales de la Región Tacna por Unidad Nacional, pero no obtuvo los votos necesarios para ocupar el puesto de Presidente Regional.

Ese mismo año, ganó la edición XXXVI del Gran Premio ‘Caminos del Inca’. El rompemuelle, sin embargo, apareció el 7 de febrero del 2007, cuando la Policía capturó a Guzmán Rojas Hurtado, un narco que exportaba –a Chile y Argentina– cocaína acondicionada en vehículos importados por Cataño, según las pesquisas policiales. La investigación de la Divandro-Tacna determinó, además, que Rojas era socio de Cataño en sus empresas Kangawa Corporation SAC e Import Export Vizcar S.A.

Poco después, el 28 de febrero del 2007, Flores declaró a diversos medios periodísticos que durante su campaña presidencial del 2006 utilizó seis camionetas Mitsubishi Pajero, ‘donadas’ -nada menos- por la empresa de la familia Cataño.

Pese al altísimo índice de accidentes, al despilfarro de combustible y a la contaminación ambiental, Flores asumió una defensa cerrada de la importación de autos chatarra . “Es un tema controvertido, pero la actividad tiene su razón de ser. Jamás he defendido un caso por un móvil político”, aseguró a CARETAS 2065.

Su nombramiento como presidenta del directorio de Peruvian Airlines, fundada en el 2007, ocurrió en julio de este año. En el directorio aparecen también los hijos de Cataño (ver Infografía). La constitución de la compañía (tiene ya 4 aviones Antonov y 5 Boing 737, entre otras aeronovaes), así como los antecedentes del personaje despertaron la sospecha del Ministerio Público que, el pasado 6 de junio, abrió investigación a Cataño y sus compañías por lavado de dinero del narcotráfico.

La lideresa de UN es una mujer inteligente y se podría decir que su política es virginal, pero las bajas en su partido la han dejado sin cuadros políticos y su popularidad no alza vuelo. La última encuesta de Apoyo le dio una intención de voto del 11% por debajo de Keiko Fujimori, Luis Castañeda y Ollanta Humala.

Hay quienes piensan que metidas de pata como esta podrían significar su sepultura política. El PPC la ha respaldado públicamente, pero algunos de sus miembros esperan que su lideresa abandone a tiempo el timón de Peruvian Airlines y se aleje definitivamente del cuestionado Cataño. (AZ)

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista