domingo 9 de diciembre de 2018
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2090

06/Ago/2009
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre SeguridadVER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre ExclusivoVER
Acceso libre PolicialesVER
Acceso libre DebateVER
Acceso libre UrbanismoVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Portada
Acceso libre AlbumVER
Acceso libre Foto CarnetVER
Acceso libre PérdidaVER
Acceso libre RestaurantesVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos Nicholas Asheshov
Sólo para usuarios suscritos Alfredo
Sólo para usuarios suscritos Luis Freire
Suplementos
Acceso libre EcuadorVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Pérdida 1939 – 2009

Daniel Camino

2090-camino-1-c.jpg

Productor teatral, televisivo, de cine, y compositor. Ganó el Festival de Ancón con “Macondo”.

Artista y soñador, admirador precoz del mundo del espectáculo, Daniel Camino tuvo una fructífera existencia en ese campo. Fue, a los 22 años, pionero de la incipiente televisión peruana, cuando en 1961 debutó como animador en América Televisión de “El Tribunal del Talento” y “Punto y Raya”.

–“Era muy malo como animador” –contaba recientemente– “por eso preferí ser productor”. Y, en efecto, los fundadores de ese canal, Nicanor González y Antonio Umbert, lo nombraron Jefe de Producción Artística.

Por esos años Daniel trabajó de “purser” en Braniff para poder ir frecuentemente a Hollywood y zambullirse en el mundo del celuloide. Y también para poder pagarse cursos de actuación y dirección en el perdurable Club de Teatro de Lima, del maestro argentino Reynaldo D’Amore, y de televisión con Santiago García Bas.

2090-camino-2-c.jpg

Con María Félix, codeándose con las estrellas.

Su primera producción en el Teatro Segura fue “Limeñísima”, en 1961, una original comedia musical costumbrista escrita por su amiga Chabuca Granda. Poco después se le encargó la producción del V Festival Internacional de la Canción de Ancón, para el que trajo a la cantante mexicana Silvia Pasquel Pinal, a la chilena Mona Bell, y a la despampanante actriz argentina Libertad Leblanc.

Generoso y desinteresado como pocos, cuando el general Morales Bermúdez cerró en 1976 indefinidamente Caretas, Daniel colaboró ad-honorem en Espejo, la revista femenina que había sacado Doris Gibson para salvar la empresa. Llevó a ella a Lotta Burenius, a Carlos Aramburú y al joven poeta Fernando Ampuero –que acababa de conocer en un colectivo–, para que aportaran su apoyo democrático a la prensa libre.

Miembro de una familia tradicional de Lima, Daniel Camino Diez Canseco tuvo muchos talentos. Fue ocasionalmente actor, director, guionista y periodista. Pudo ser un gran escritor, pero nunca quiso reconocerse ese talento. Tal vez porque el oficio de escribir es una tarea muy dura y solitaria y Daniel no soportaba la soledad. Le encantaba la gente, las fiestas, el resplandor de los reflectores, la acción. Fue íntimo de decenas de escritores, estrellas, artistas y cineastas de primera fila.

Los cotidianos correos electrónicos de Daniel no los recibiremos más. En sus últimos días, sufrió un agravamiento de su terrible bronquitis crónica que acabó en neumonía y finalmente en un paro cardíaco, el 23 de julio del 2009. Querido Daniel, descansa en paz. (Percy E. Gibson)

Búsqueda | Mensaje | Revista