viernes 19 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2088

23/Jul/2009
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre TransporteVER
Acceso libre FotografíaVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Justicia
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos Nicholas Asheshov
Sólo para usuarios suscritos Alfredo
Sólo para usuarios suscritos Luis Freire
Suplementos
Acceso libre ViájateVER
Acceso libre LANVER
Acceso libre Ron CartavioVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Fotografía Curso acelerado en esta casa editora.

Foto Impacto

9 imágenes disponibles FOTOS  PDF 

2088-fotografos-1-c.jpg

¡Pardiez, la Policía!.- Sobre la fotografía de Víctor Manrique se leyó el titular de esta histórica portada de CARETAS.

Tras haber sido clausurada, CARETAS reaparece el 25 de noviembre de 1968 con otra impactante portada. Impactante, literalmente: un investigador de la policía se mete de cabeza en el edificio, tras haber roto la puerta. El fotógrafo Víctor Manrique captura, a través de ese medio cuerpo dentro y medio fuera, el régimen militar abusivo y destructor que había irrumpido en el país. Tras tamaña insolencia gráfica, tocaría nueva clausura. Inútil: la imagen queda. Equipo de Andrés Longhi se dispone a probarlo.

Una foto empieza cuando su potencial autor la identifica en la realidad; cuando la ubica dentro de un encuadre que, en este punto, es puramente mental. El clic suena antes de que la cámara se dispare. Una foto empieza cuando su autor la ve, y termina cuando la enseña. Y en medio, todo un proceso creativo. Ya lo dijo Sontag: la cámara es un objeto y el sujeto a ser fotografiado es otro; entre ambos objetos hay subjetividad pura y dura. Hay ganas y capacidad de contar una historia a partir de lo que se ve. Ganas y capacidad de mirar antes que ver. Los fotógrafos miran veinticuatro horas del día (sí, también con los ojos cerrados). Todo buen fotógrafo es una buena persona.

Andrés Longhi ha elegido tener una vista techera para conversar. Dentro de su encuadre se acomodan una serie de azoteas barranquinas, algunos árboles de la avenida Pedro de Osma y el frío limeño combatido con un café. Entre sus manos no sostiene ninguna cámara, pero no la necesita para hablar de fotografía: “Todo buen fotógrafo es una buena persona, eso es lo que creo”, ha dicho. La sexta edición de la revista que dirige, Ojos Propios, está dedicada a una fotografía en particular, a una casa editora. Esta. Razones históricas y personales se encuentran. Ojos y bobo propios, puestos sobre los autores de las imágenes que, como lo hizo el propio Longhi (quien trabajó en esta revista hasta comienzos de los 80), ayudaron a construir una memoria colectiva de los últimos 59 años. Ellos crearon la Ilustración Peruana.

“Los recuerdos vienen en imágenes. Los héroes y los iconos los conocemos como imágenes. Y CARETAS crea estos iconos que trascienden la memoria. Sobre todo para mi generación”, continúa. “Hay una especie de estilo: siempre la mirada del protagonista a la cámara. Es un estilo directo, confrontacional; hechos, hechos, hechos. Subjetivar cuando es necesario, editorializar cuando es necesario. Pero siempre el respeto al estilo personal que se va formando, aun dentro de este otro estilo general. CARETAS ha respetado mucho la creatividad del fotógrafo”.

Detrás de cámaras

Carlos Saavedra, 69, empezó a trabajar con Doris Gibson en 1975. En Espejo, porque por esa época CARETAS andaba clausurada. Cuando volvió a abrir, Saavedra pasó a sus filas y ahí se quedó hasta ahora. “Me gusta esta profesión. Es cierto que los años pesan, que ya tengo mi edad, pero también tengo esa cosa tan importante, las ganas de trabajar”, dice Carlitos. Conserva también aquello que lo caracteriza y que ha marcado su labor fotográfica: la paciencia. “Y mira que eso no lo sabía de mí. Me he dado cuenta en el trabajo: sin darme cuenta pasaban las horas. Cuando tengo una comisión, hago primero un reconocimiento del lugar: voy yo solo un día antes, aunque sea horas antes, a ver cómo es el sitio, su movimiento, dónde puedo estacionar el carro. Llevo dos mudas de ropa, para no ser reconocido. Nadie tiene que enterarse de lo que estás haciendo, pero a veces yo mismo no entiendo cómo paso tan desapercibido”, explica. Carlos Saavedra es autor de la primera imagen publicada de Montesinos, en el año ’83.

Otro maestro de la imagen y testigo con su cámara de la historia última del país es Oscar Medrano, 63, circunspecto. Entró a la revista “el 28 de febrero de 1979”, recuerda, con precisión. Medrano es conocido, claro, por la imagen que tomó y dio una cara a la Comisión de la Verdad y Reconciliación: la de Edmundo Camana, media cara tapada, y un hachazo en la cabeza en manos de Sendero Luminoso. Medrano se pasó todos esos años de violencia política entre Lima y la sierra; Ayacucho, principalmente. Su tierra. “Yo soy ayacuchano, quechuahablante. Era trabajo: tienes que separar tu familia, separar lo que eres en el trabajo. Sentía impotencia, pero tenía que cubrir. A mis hijos les decía que me iba a Chiclayo, a la selva. Solo mi esposa sabía. Cuando estabas allá, cubriendo, de noche no había nada más que hacer que dormir. Te encerrabas en tu cuarto de hotel y no salías por el peligro, no había ni luz. Y sin embargo, cuando regresaba a mi casa en Lima parecía que no hubiera dormido durante semanas. Qué cosas harás allá que no duermes, me decía mi esposa. No entendía que el miedo no te dejaba dormir allá”.

Desde hace más de diez años, Víctor Chacón Vargas es jefe de fotógrafos de CARETAS. A la revista llegó en 1980, con 28 años y terror por Doris Gibson. Quería perderlo y no sabía cómo. Un día la oportunidad se le cruza cuando ella le espeta un: ¿Y quién es usted? “Yo soy Víctor Ch. Vargas, le respondí. Y ella al toque me dice: Vargas... entonces usted debe ser arequipeño”. Sí, sí soy, le respondió el oxapampino, sabiendo que había conquistado el Misti. Ch. Vargas recuerda que, por aquellos años de guerra interna, se limpiaba bien los zapatos antes de entrar a su casa, quería dejar todo lo visto afuera. Pero adentro, adentro suyo quedaba. “¿Por qué crees que los fotógrafos chupan?”, pregunta, ahora, él.

Claro. Cuántos cierres acaban en el “Sanguchito”, en la bodega, entre botellas que no son para olvidar pero algo ayudan. “Así desfogas”, sentencia el Ch. Aunque a él, una reciente dolencia cardíaca, médica y romántica, lo tienen alejado momentáneamente de la esquina. Se desfoga cantando Raphael. He ahí una imagen. (R.V.)

2088-fotografos-10-c.jpg

El equipo en pleno. Luis Julián, Gilmar Pérez, Javier Zapata, reina Ruth Enciso, y legendarios Medrano, Saavedra y Ch. Vargas.

Ojos Que La Ven


Ojos Propios es una revista de fotografía popular impulsada por Andrés Longhi. La iniciativa contempla, además, la realización de talleres de desarrollo social en distintas partes del Perú. "La mirada desde adentro", dice Longhi. (Ver www.ojospropios.com).

La presentación del núm. 6 Pliego Rojo de Ojos Propios, dedicado a CARETAS, es el 27 de julio en el Vértice del Museo de la Nación, en el marco de la FIL- Lima.

Además, se realiza la exposición de fotografía popular "Perú: una mirada en papel".


 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista