sábado 20 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2087

16/Jul/2009
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Sólo para usuarios suscritos Mar de Fondo
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre PolicialesVER
Acceso libre PersonajesVER
Acceso libre EntrevistasVER
Acceso libre CorrupciónVER
Acceso libre EconomíaVER
Acceso libre PérdidasVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Acceso libre HistoriaVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos Alfredo
Sólo para usuarios suscritos Luis Freire
Suplementos
Acceso libre AutomóvilesVER
Acceso libre MéxicoVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Lo que se viene en el Festival de Cine de Lima, del 7 al 15 de agosto.

Apuntando al Festival

3 imágenes disponibles FOTOS 

2087-culturales-1-c.jpg

Solier pisó Cannes con Altiplano, a ser exhibido en el Festival.

Chullos y chuños europeizados mediante, el filme belga Altiplano, presentado en Cannes y rodado en Arequipa, será exhibido en el Festival de Lima. Quien no estará, según sus allegados de prensa, será Magaly Solier, que por esas fechas actuará en España bajo la dirección de Fernando León de Aranoa. En Altiplano, Solier encarna a Saturnina, cuya comunidad se alzará contra los abusos de una minera. Cine con el corazón a la izquierda.

También confirmado el documental gastronómico, coyunturalmente pertinente, De ollas y sueños, de Ernesto Cabellos. ¿Puede toda una nación estar representada por su cocina?, su inclusivo leitmotiv.

Al cierre, aún no se definía la presencia del filme colectivo Cuatro, el inesperado viraje a un drama sobre la muerte de Frank Pérez-Garland y compañía. La que no estará, según su producción, es Tarata de Fabrizio Aguilar. Algunas hipótesis de su ausencia: 1) Llegarían con las justas con las copias terminadas. 2) Prefieren centrarse en su estreno en septiembre. 3) El Festival no siempre es una caja de resonancia grata, sea porque es una burbuja en la cartelera dirigida a un público alternativo, o porque en toda competencia hay ganadores y perdedores. 4) Los ecos de Claudia Llosa todavía resuenan.

Entre las latinoamericanas, interesan Los paranoicos de Gabriel Medina y Excursiones de Ezequiel Acuña, ambas argentinas. Quizá vengan La nana del chileno Sebastián Silva, un hit en Sundance, y la uruguaya Gigante de Adrián Biniez (compitió con La Teta Asustada en Berlín). En la conferencia del día 21 o 22 se sabrá.

El Festival tiene un presupuesto de 800 mil dólares americanos. No recibe apoyo estatal. Por ello la asistencia del público es importante. Si manejara 2 millones y medio, como el Festival de Guadalajara, quizá no dudarían en traer Historias Extraordinarias, un filme gaucho, casi experimental, de más de 4 horas. El Festival de Lima busca el equilibrio entre llamar la atención del público y la exigencia cinéfila. Para todos y para minorías especializadas. (J.Tsang)

Búsqueda | Mensaje | Revista