domingo 21 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2079

21/May/2009
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre SeguridadVER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre EntrevistasVER
Acceso libre CorrupciónVER
Acceso libre Opinión VER
Acceso libre UrbanismoVER
Acceso libre TelevisiónVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos Jaime Bedoya
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos Alfredo
Sólo para usuarios suscritos Luis Freire
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Esta semana Lima vivió la fiebre de los Jonas Brothers y la tele la registró sólo desde afuera.

Espectadores Con Cámara

2079-tv-2-c.jpg
Pese a que cíclicamente aparecen grupos de chicos que provocan una histeria colectiva en adolescentes de casi todo el mundo, la llegada de los Jonas Brothers al Perú ha sido, sin duda, el acontecimiento más impactante de los últimos tiempos. De tal manera que tanto las radios como los canales de televisión hacían continuos enlaces desde el hotel Marriott (donde se alojaron) y el Estadio Nacional (donde se realizaron los dos conciertos que dieron en Lima) para informar cada detalle de lo que estaba pasando en esos puntos.

En el primero más de tres mil chiquillas se la pasaban gritando en la calle, sólo con la expectativa de que en algún momento Kevin, Joe y Nick den su balconazo como lo hicieron el primer día. En el segundo, otras miles de niñas dormían en las afueras del estadio o llegaban a las 5 de la madrugada (faltando al colegio, por supuesto), para conseguir los mejores lugares.

Entrevistas a las fans, a las madres que acompañaban a sus hijas, anécdotas, curiosidades, en fin, lo que en cocina se conoce como guarniciones, pero ¿dónde estaba la carnecita? Lo mínimo que se podía esperar era que algún canal tuviera una entrevista con los famosos hermanitos o, por lo menos, con Demi Lovato, su telonera, pero ¡nada! Es verdad que una semana antes, “Cuarto Poder” había pasado un reportaje que les hicieron en Los Ángeles en medio de una sesión fotográfica, pero la gracia hubiera sido escucharlos hablar del Perú estando en el Perú, saber si el tremendo alboroto que causaban en las calles de Lima miles de chibolas de distintas edades los había sorprendido en algo o, normal nomás.

El portal de Internet Terra tuvo una entrevista con Demi Lovato el mismo día que llegaron. Radio Studio 92 (auspiciadora) colgó en su página una breve conversación con los Jonas, pero ¿la televisión? ¡Nada!

¿Falta de olfato? Obviamente sí. ¿Se imaginan cuánto rating hubiera hecho cualquier programa con una entrevista exclusiva, justo cuando la fiebre estaba en el tope?

En otros países todo artista que llega pasa por el programa más famoso de la tele (o con el que haya negociado mejor), y en casos como éste hasta arman pequeños conciertos, ya sea en un set o en la puerta del canal que los tiene (aquí mismo en Lima lo han hecho grupos como Menudo, Magneto y más recientemente Erreway y RBD), pero parece que desde hace algún tiempo la televisión peruana se conforma con ser un espectador más de lo que sucede a su alrededor. Quizás por eso, poco a poco está siendo desplazada por otros medios como los blogs, los portales de Internet y hasta la radio que avanza con la modernidad. Tendrían que ponerse las pilas, ¿no? (Patricia Salinas)

Búsqueda | Mensaje | Revista