lunes 22 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2079

21/May/2009
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre SeguridadVER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre EntrevistasVER
Acceso libre CorrupciónVER
Acceso libre Opinión VER
Acceso libre UrbanismoVER
Acceso libre TelevisiónVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Portada
Acceso libre AlbumVER
Acceso libre Foto CarnetVER
Acceso libre RestaurantesVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos Jaime Bedoya
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos Alfredo
Sólo para usuarios suscritos Luis Freire
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Portada Por solidaridad con los demás abandonó el mundo empresarial y fundó la ONG ‘Nexos Voluntarios’.

Ximena Querol: La Maja que Ayuda

4 imágenes disponibles FOTOS 

2079-XIMENA-01.jpg

Los cinco meses de embarazo no la detienen en su trabajo de responsabilidad social.


Tiene un aire a Uma Thurman y muchos se lo han dicho. Ella lo toma a bien, a pesar de que la actriz de ‘Kill Bill’ sea cinco años mayor. Ximena tiene treinta y cuatro, ha trabajado en consultorías para grandes compañías extranjeras en el Perú y creó un plan estratégico de desarrollo para el gobierno de Santo Domingo. Desde el 2006 dejó los trabajos empresariales para crear la ONG Nexos Voluntarios, junto a su socia y compañera del colegio San Silvestre, Carolina Benavides. Y su mayor reto, además de conseguir entidades que apuesten por sus proyectos de responsabilidad social, es traer a jóvenes especialistas del extranjero para colaborar en ponerlos en marcha.

¿Por qué en vez de seguir trabajando en una empresa y tener un sueldo más rentable decidiste crear una ONG, donde se gana menos dinero?
–Son trabajos completamente distintos. Cuando trabajas para una empresa te encargas de que la empresa gane, que los números aumenten a su favor, y eso no está mal. Por lo contrario, al trabajar en obras sociales, el trato es directamente con la gente, te olvidas de los números y de las estadísticas. Uno se involucra con las personas y puede ver cómo van creciendo con cada proyecto que se realiza. Las satisfacciones también son distintas.

A los dieciocho años Ximena partió a Estados Unidos a estudiar Administración y Economía en la South Western University de Texas en 1996. Ya graduada, luego de tres años, volvió al Perú y se desempeñó como consultora de Price Waterhouse Coopers. Dos años después logró una beca para estudiar dos maestrías en Texas, una en administración y otra sobre estudios latinoamericanos. “Desde siempre me interesó el trabajo de la mujer en contribución con el desarrollo de su comunidad, y sobre eso trató mi tesis en la universidad. Soy una feminista en el buen sentido de la palabra”.

¿La vocación de ayudar viene de familia?
–Mis padres siempre ayudaron a las personas que trabajaban con nosotros en la casa, eso siempre lo vi. Mi abuela paterna era profesora y también hacía mucha labor social con ancianos, y un tío hacía obra social en Mozambique con gente pobre. Imagino que debe estar en los genes. (Risas).

En su departamento, donde vive con su esposo, Antonio Querol (a pesar de la coincidencia de apellidos no son parientes), hijo del famoso psiquiatra Mariano Querol, yace una colección de juguetes antiguos y una amplia biblioteca de literatura narrativa combinada con literatura de problemática social y feminismo. Estos últimos libros son los preferidos de Ximena.

¿Crees que el rol de la mujer en el ámbito laboral ha avanzado?
–Creo que hay avances. Sin embargo, para que una mujer llegue a una posición gerencial todavía es muy difícil. Es un puesto que aún se cree destinado a los hombres; mientras que a las mujeres, por ejemplo, se les encarga la jefatura de recursos humanos, donde intervienen cualidades más emotivas y empáticas. Sin embargo creo que las mujeres también tienen esos nervios de acero que las hacen tomar decisiones en momentos cruciales y que las podrían colocar en cualquier cargo.

En su casa las mujeres tienen el control, y es que la mayoría siempre gana. Su esposo tiene dos hijas de su primer matrimonio, quienes pasan algunos días con ellos, y por si fuera poco, Ximena espera a su primera hija, Miranda.

¿Tú elegiste el nombre?
–A mí siempre me gustó el nombre, pero fue Nathalie, una de las hijas de Antonio, que lo dio como opción y quedó.

¿Y cómo te llevas con ellas?
–Nos llevamos muy bien, son muy buenas personas. Nathalie tiene 21 años y Stefanie 18. Hasta el momento somos una familia de cuatro pero ya se viene la quinta integrante.

¿Cómo va tu embarazo?
–Muy bien, tengo cinco meses; sin embargo he decidido que cuando nazca Miranda seguiré trabajando. Yo respeto a las mujeres que al convertirse en madres abandonan el trabajo para dedicarse a sus hijos; pero en mi caso sucede lo contario. Seré madre y seguiré trabajando.

Entonces su esposo se acerca, le alcanza una caja de madera llena de bombones de chocolate y ella coge uno. “Me los regaló mi suegro”, dice.

¿Es uno de tus antojos?
–No. Comer es un antojo en mí que nada tiene que ver con el embarazo. (Risas).

Voluntariado en Acción

2079-XIMENA-04

Visitando un albergue de niños en Iquitos a cargo de una organización escocesa a la que apoyan con voluntarios.


LOS proyectos que realiza Nexos Voluntarios tienen el respaldo de entidades como el Banco Interamericano de Desarrollo y las Naciones Unidas. “El año pasado abrimos una oficina en Urubamba y no descartamos la posibilidad de abrirnos camino en el extranjero”, dice Ximena. En Cusco se vienen trabajando proyectos de educación en salud reproductiva con varios colegios, y el primer proyecto que trabajaron trató sobre la reinserción al mercado laboral de personas que padecieron de tuberculosis. Para mayor información visitar www.nexosvoluntarios.org

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista