jueves 18 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2079

21/May/2009
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre SeguridadVER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre EntrevistasVER
Acceso libre CorrupciónVER
Acceso libre Opinión VER
Acceso libre UrbanismoVER
Acceso libre TelevisiónVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos Jaime Bedoya
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos Alfredo
Sólo para usuarios suscritos Luis Freire
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Ecoplástico es Mejor

2079-einstein1-c.jpg
La cerámica tradicional le cedió su lugar al plástico. Las sillas son ahora de plástico, se sabe que a ciertos elefantes les están naciendo colmillos de plástico. El plástico invade tetas, culos y labios, el avance del plástico es indetenible, es la voz del futuro. Por eso, no es de extrañar que la ecoplastía esté desplazando en el mundo a la ecología y que el presidente García esté a punto de anunciar que Brack Egg dejaría el Ministerio del Ambiente para cederle su lugar a un miembro del directorio de Peruplast, pero vayamos por partes. ¿Qué es la ecoplastía? Nada menos que la nueva tendencia que busca sustituir la vegetación natural por vegetación de plástico. Las ventajas serían innumerables, los árboles, arbustos, hierbas y flores de plástico no se secan, no necesitan agua, no tienen ningún interés para los madereros, son inmunes a hongos e insectos depredadores y decoran de maravilla el paisaje. Adecuadamente dotados de purificadores de aire, pueden perfectamente sustituir a la vegetación natural como oxigenadora del ambiente. Monos y pájaros los habitarían sin problemas y en cuanto a frutas y frutos, pues nos terminaríamos acostumbrando a su ausencia cuando las riquísimas frutas masticables de chicle con saborizantes tipo fresa, papaya o tangelo se instalasen en nuestras mesas. ¿Qué se haría con los animales que se alimentan de hierba, hojas y frutos? La respuesta es sencilla: los que nos son útiles, aprenderían a comer sintético y los que no, pues bastaría con los que guardemos en los zoológicos. Por las abejas no habría que preocuparse, con servirles flores artificiales con entrañas de edulcorante diluido estarían satisfechas. Imaginemos la selva amazónica talada en su totalidad, con todo el dinero que eso le produciría al país, para ser sustituida por una selva de árboles plásticos indestructibles, de hermosos tonos dorado o azul iridiscente como en un casino de la avenida Larco. ¿No sería un espectáculo maravilloso? Eso es lo que busca la ecoplastía, la sucesora de la ecología.

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista