jueves 18 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2077

07/May/2009
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre SeguridadVER
Acceso libre ActualidadVER
Sólo para usuarios suscritos Encuestas
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre UrbanismoVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre MúsicaVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos Alfredo
Sólo para usuarios suscritos Luis Freire
Suplementos
Acceso libre Imágenes DigitalesVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Buscando Condimentos y Picores

2077-olla-1-c.jpg
Independientemente de los temores de una nueva influenza pandémica, en las dos últimas semanas se nota que, como la gripe, no se han concretado las esperanzas de un cataclismo económico que les diera espacio a opositores, fatalistas y nostálgicos de pasadas administraciones.

Pero en la curiosa coyuntura política de estos días sí se presentan paradojas. Keiko Fujimori no jala a nadie a las plazas para protestar por la condena al “papaíto”, pero encabeza las encuestas en las preferencias presidenciales, no sabemos si causando preocupación en las filas de Luis Castañeda, otro espontáneo que ha optado por el silencio y el trabajo de un palafrenero.

Alejandro Toledo anuncia que su corazón está cerca de la pobreza (corazón volandero, no hay que olvidarlo) y ese sentimiento es tan fuerte que, de pronto, vuelve al Perú para culminar lo que según él –o por él– quedó inconcluso. Lourdes Flores parece un tanto rezagada de los primeros lugares y, lo que es más fuerte, evita que se le mencione como lideresa de Unidad Nacional, una entente sonambúlica. Pero Lourdes no desmaya y es de las primeras, junto con el Apra, en abrirse camino en las regiones en pos de cuadros que puedan competir en las elecciones regionales y municipales.

Finalmente el partido nacionalista y Ollanta Humala dicen estár muy fuertes en provincias, pero las giras de este líder no dicen que tenga un arrastre multitudinario, aun en las sureñas latitudes, y está claro que en cada lugar donde cae es sostenido por fuerzas tradicionales de la izquierda provinciana, cuyo juego es distante al del indefinido, desconcertante y hueco discurso del líder que se apasiona más por Chávez y su política de turismo forzado y por el derrocamiento de AGP que por analizar siquiera la coyuntura económica y social.

En ese contexto los nerviosismos y movidas dentro del partido aprista llaman la atención de todos, pues pocas agrupaciones están en condiciones de mostrar un aparato tan vasto y, sobre todo, con perfiles que quieren apuntar a lo esencial: hacer crecer el partido, incorporar nuevas fuerzas, evitar el pernicioso aislamiento de las organizaciones políticas. O los partidos ensamblan con las nuevas condiciones de eclosión económica y política de las regiones y de las nuevas generaciones o continuará la penosa y castrante desinteligencia entre el foro político –el Congreso– y la ciudadanía.

Nadie puede ignorar que en este semestre, por otra parte, se han conjugado dos fuerzas o dos fenómenos utilísimos: un predicador que ha reforzado su condición, el primer ministro Yehude Simon, y el lograr que las protestas amainen y las soluciones, si no totales, empiecen a abordarse.

Él mismo lo ha dicho: la gente protesta no porque quiere que acabe el presente estado de cosas sino porque busca inversión, alguito de la afluencia reactivadora, instituciones mínimas que ayuden al de abajo. El otro elemento es que todavía todos sienten que es mejor estar quieto y no forzar la máquina, porque de lo contrario la crisis económica pegaría mucho más fuerte en nuestras costas. En ese contexto el Apra, y su aliado Simon, han empezado a oír pregón de sirenas sobre su papel de gran elector o socio para quien quiera llegar a la presidencia. Aderezos primeros que le dicen.

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista