domingo 21 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2077

07/May/2009
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre SeguridadVER
Acceso libre ActualidadVER
Sólo para usuarios suscritos Encuestas
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre UrbanismoVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre MúsicaVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos Alfredo
Sólo para usuarios suscritos Luis Freire
Suplementos
Acceso libre Imágenes DigitalesVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

La Modelo Latina de 1989 vuelve convertida en mamá y diseñadora de joyas.

Jacqueline Brodsky: Una Mujer Brillante

5 imágenes disponibles FOTOS 

2077-JACQUELINE-01

Después de ocho años retorna al Perú. Este 2009 tiene planeado realizar trabajos benéficos a favor de los niños más necesitados.


Teri Hatcher, actriz de ‘Desperate Housewives’, luce las joyas de Jacqueline Brodsky en la famosa serie de TV. Pero ella, a diferencia del personaje, dista de ser un ama de casa desesperada. Y es que para lograr que su marca, Lucky Amulet, esté posicionada desde el 2006 en Europa, Estados Unidos y Latinoamérica, a Jackie no le quedó tiempo ni siquiera para desesperarse.

La pulsera con motivos de las líneas de Nazca que Jackie lleva puesta durante la entrevista está inspirada en una de esas travesías que en su infancia hiciera con sus padres por el Perú, y forma parte de las doscientas joyas de su colección personal. Y aunque confiese tener joyas muy valiosas, nos dice que ninguna de estas se compara a dos de sus creaciones más preciadas: sus hijas, Alexandra, de 27 años, que vive en Nueva York, y Adriana, de 21, que vive con ella en Miami.

¿Qué recuerdos te trae el Día de la Madre?
–A mis tías y mis primos alrededor de la mesa a la hora del almuerzo, en casa de mi abuela. Me recuerda los regalos que le hacía a mi mamá. Nunca le compré una tarjeta, prefería hacerlas yo misma, le escribía cartas y le dibujaba corazones, esa fue una bonita costumbre que mis hijas heredaron. Conservo todo lo que mis hijas me han regalado.

¿Por ejemplo?
–Recuerdo que Alexandra tenía un año cuando su papá compró una tarjeta y una flor para que me las regalara. Ese fue mi primer Día de la Madre como mamá. Y Adriana es muy creativa, todavía suele esconderme los regalos debajo de la cama o me los deja a la entrada de la casa. Le gusta dar sorpresas.

¿Y de hija, cómo es la relación con tu madre?
–Es muy buena, tengo una mamá maravillosa. Ha sido un gran ejemplo para mí, me ha dado educación y me ha inculcado valores. Estoy muy agradecida con ella. Cuando enfermó de cáncer, en 1991, yo me dije: “Mi mamá no se va a morir, yo la voy a ayudar”. Por esos tiempos había llevado cursos de curación con piedras, en Brasil, y la animé a seguir un tratamiento. Mi madre creyó en mí y mejoró muchísimo. Hasta ahora tiene una vitalidad envidiable.

Pero también le hiciste algunas travesuras.
–(Risas). Claro, cómo no. Es que yo era de esas niñas hiperactivas, que podían traerse abajo un juego de vajillas en una tienda. Nunca estaba quieta, me trepaba al techo y me paraba cayendo. Me escapaba del colegio y siempre llamaban a mi mamá.

Y fue también como jugando que Jackie se inició en el modelaje. Tenía 16 años cuando llegó a CARETAS buscando a Lotta Burenius, una fotógrafa amiga suya, para preguntarle si podía ser modelo de la revista. Lotta le contestó que sí, que consiga algo de ropa adecuada para la sesión de fotos y que días más tarde le harían una sesión en la Plaza de Acho. ¿Y sus padres? Ni enterados. “Hay tantas fotografías en la revista”, pensó, “que ellos ni cuenta se darían”.

El lunes por la mañana que salió la revista su padre la despertó furioso. “Mi cara estaba en la portada. Todavía recuerdo que el titular decía: El nuevo plan de los militares. ¡Casi me matan en casa!”.

Pero era demasiado tarde para detener su carrera sobre las pasarelas, Jacqueline estaba convencida de algo: quería ser modelo.

A los 29 años, luego de competir con otras bellezas de los ochentas, como Susan León e Ingrid Yrivarren, se hizo merecedora del título de La Modelo Latina de CARETAS. “1989 y los años siguientes fueron inolvidables. Durante el concurso aprendí que Lima no lo era todo, viajé y conocí a mucha gente de todo el mundo”. Y pensar que de niña Jackie se preguntaba si aquella ligera obesidad infantil, que hoy confiesa, impediría su determinación de caminar alguna vez por las pasarelas. Su optimismo es implacable. Cuando quiso ser la reina latina, lo logró. Y cuando quiso abrirse paso en el mercado internacional de las joyas, tuvo éxito. ¿Cuál es el secreto, Jackie, para tener lo que se quiere? “Es que yo no me preocupo, contesta, simplemente me ocupo”.
----------------------
Las joyas de Jackie se exhiben en la galería Índigo (Av. El Bosque 260, San Isidro) / Maquillaje: Centro de belleza “Colorete”, Rosi Salinas. Jr. Independencia 491, Miraflores. Telf. 445-2096. / Peinado: Estilista Miriam Del Carpio Escudero (Telf.: 9994-66037, correo: matisse_colour@hotmail.com).

Perlas del Oficio

2077-JACQUELINE-06

–“Una inspiración para mí, una influencia, es Ilias Lalaounis. Es uno de mis diseñadores de joyas favoritos. También me gustan las casas Buccellati, Van Cleef & Arpels y Bulgari”.

–“A los 21 años diseñé y confeccioné mi primera joya: unos aretes en forma de corazón que hasta ahora los tengo conmigo. Otra de mis joyas más valiosas es una flor de ónix blanco”.

–“Jacqueline Ona-ssis, Lady Di y Grace Kelly son las celebridades que mejor supieron llevar las joyas”.

–“No sé cuánto es lo máximo que he pagado por una joya porque siempre fue mi ex esposo quien me las regalaba. En todo caso, las joyas de mayor valor que tengo son mis dos hijas”.

–“¿Robar una joya, yo? No creo. Si tuviera que elegir una, sería una de mi abuela, en forma de mariposa, que me recuerda mucho a ella. Y también alguna de mi madre, pero todavía no sé cuál”.

–“Diseños exclusivos y precios accesibles. Fueron las dos cosas que pensé antes de crear mi propia marca”.

Búsqueda | Mensaje | Revista