miércoles 17 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2076

30/Abr/2009
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre SeguridadVER
Acceso libre NarcotráficoVER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre Opinión VER
Sólo para usuarios suscritos Economía
Acceso libre Ellos&EllasVER
Acceso libre CulturaVER
Acceso libre SaludVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos Aquí Es
Sólo para usuarios suscritos Picotazos
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos Nicholas Asheshov
Sólo para usuarios suscritos Alfredo
Sólo para usuarios suscritos Luis Freire
Suplementos
Acceso libre HolandaVER
Acceso libre MicrofinanzasVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Aquí Es

Fauna Futura

2076-tv-1-c.jpg

De la fusión a la fisión peruana en cuatro horas, tres minutos y doce segundos.

El pulso tomado al mercado sugiere la aparición de una nueva choledad empoderada. Una que se expresa con un siete colores, siete sabores y siete sonidos que llena la boca del sociólogo de turno. Es decir, con el crecimiento exponencial de restaurantes y músicos de fusión.

A contrapelo de aquella mezcla, el compilatorio Nuevo manual de zoofilia (Discos Invisibles, 2009) presenta a lo que arbitrariamente llamaremos la novel fisión peruana. En el manto terrestre de la subterraneidad musical destacan Molusco Estroboscópico, Deltatron, La nube gris, El vals de Lucy Smith, Teté Leguía y los Human Fauna Hurra Salva Family con su clásico instantáneo “Hipopótamo alfa”. También están Mono & Banana (“El vuelo de la libélula”) y los Pulso Adolescente presentando “Termitas trabajando”, canción que suena precisamente a eso. Lejos de sumar referentes, la música de fisión se aligera de elementos. Instrumentación mínima, armonías endebles, tonadas etéreas, sonidos atomizados, volúmenes casi subsónicos (ver d-i-net.org). También talentos discretos, podría decirse. Pero tal valoración le corresponde al oyente del 2041, aquel que deberá elegir entre Kiara y el outsider de turno. Desde acá lo saludamos. (C.C.)

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista