jueves 18 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2072

02/Abr/2009
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Sólo para usuarios suscritos Encuestas
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre NacionalVER
Acceso libre EconomíaVER
Acceso libre Opinión VER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos Nicholas Asheshov
Sólo para usuarios suscritos Alfredo
Sólo para usuarios suscritos Luis Freire
Suplementos
Acceso libre ViájateVER
Acceso libre Corporación ReyVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

He mencionado varias veces la corrupción insuflada por el fujimorato en el país. Una de las más graves: la del Poder Judicial, que Montesinos, como ha quedado ampliamente comprobado, manipulaba a su antojo. Como muestra de ello el abuso que sufre un propietario, que no recibe la pequeña renta por un local comercial que arrienda en La Paz de Miraflores. Digo debería recibir, con legítimo derecho, pero que no recibe porque el inquilino, un zamarro de siete suelas, no paga el alquiler hace casi dos años, en abierta complicidad con la jueza y el secretario que llevan el caso. La jueza encargada dilata, dilata y dilata el caso en abierta complicidad con el inquilino moroso. Y los meses pasan perjudicando al propietario. El Consejo Nacional de la Magistratura debería tomar cartas en el asunto y expedientar a la jueza que manipula el caso.



Tanto la Asociación de Propietarios de Ancón como la Asociación de Pescadores Artesanales de Ancón, parece que aceptarán dialogar con Álvaro Galindo, director ejecutivo de Santa Sofía Puertos S.A. No sé de qué podrán conversar, como no sea el traslado del proyecto a otro lugar en donde no cause el daño irreparable que terminaría con el balneario y la bahía de Ancón, perjudicando a una de las pocas bahías libres de contaminación, sino que trasladaría a ella los barracones del Callao y su secuela. Y también los contenedores y camiones de gran tonelaje a los que proveería terminarían de arruinar la ya congestionada carretera, entre el Callao y Ancón, hoy ya prácticamente imposible de transitar. Ese proyecto es un inicuo abuso producto de la codicia.


Cabe destacar que en los últimos días letreros de No al puerto de Ancón han aparecido en todo el balneario, demostrando la voluntad de sus habitantes de no tolerar el abuso. Lamentablemente dicho letrero no se luce en todos los balcones de los departamentos, porque a esta altura del año muchos de sus propietarios, terminada la temporada veraniega, ya no concurren al balneario. Pero la decisión es manifiesta.


El director de un diario, que se ha hecho acreedor en buena ley a ser considerado la bestia negra de la progresía nacional, fungió hace unas semanas, con total ignorancia en la materia, de crítico de cine, y es en esa función que evacuó (sí, evacuó, como quien utiliza el baño) una crítica acerca de Madeinusa, la primera imaginativa y creativa película de Claudia Llosa, en la que dice, textualmente: “Me pareció un lento, pretencioso y aburrido plomazo que deja injustamente a todos los indígenas como salvajes, cochinos, supersticiosos”. ¡Qué tal idota! Cuando uno no entiende algo mejor quedarse callado, por más director de diario que se sea.


En esta página creía haber dicho todo acerca del fútbol peruano y sobre el peor de los entrenadores que jamás tuvo, el atildado Chemo del Solar. Alguna vez sugerí algo drástico: que la selección fuera disuelta y que se diera una oportunidad al fútbol peruano de recrearse y volver a ser algo de lo que fue, previo trabajo y entrenamiento, para no continuar humillando a la hinchada y al país como lo viene haciendo desde hace tanto tiempo. Hay que podar de raíz esa planta que tantas satisfacciones le dio a la afición para vuelva a crecer y florecer. Pero la imbecilidad prima y lo hemos visto en el último partido, en el que los jugadores peruanos lo único que hicieron fue darles de hacha a sus rivales, con una alevosía que no se conocía y que nunca fue la característica del fútbol peruano, con un expulsado, que debería serlo definitivamente de la selección. Pero eso ocurriría si tuviéramos autoridades, que no es el caso. ¿Y qué me dicen del cobarde que esquivó la pelota que, libre, fue directo a hacer el tercer gol? ¿Ese es un jugador?


Todos, digo todos los camiones que circulan por la mal llamada autopista –que de ello no tiene nada– del aeropuerto a Ancón circulan indefectiblemente por la izquierda, lo que en todos los reglamentos de tránsito del mundo, incluso el peruano, está absolutamente prohibido. Y no hay un solo patrullero o policía que los ponga en vereda. He llegado a la convicción que los choferes que conducen esos vehículos están persuadidos de que la vía de la izquierda les pertenece.


Tengo la sospecha que Repsol, la empresa española propietaria de la refinería La Pampilla, está a punto de tirar la esponja, porque el estado de descuido en que se encuentra esa refinería es de dar pena. Los tanques sucios, que evidencian falta total de mantenimiento, las tuberías cubiertas de tierra y moho, el humo contaminador que brota de sus chimeneas, todo hace presumir que Repsol no tiene más interés en su negocio. ¡Es una lástima!

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista