martes 16 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2072

02/Abr/2009
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Sólo para usuarios suscritos Encuestas
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre NacionalVER
Acceso libre EconomíaVER
Acceso libre Opinión VER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos Nicholas Asheshov
Sólo para usuarios suscritos Alfredo
Sólo para usuarios suscritos Luis Freire
Suplementos
Acceso libre ViájateVER
Acceso libre Corporación ReyVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Antológica de Eduardo Moll o las mil caras de un pionero del abstracto peruano.

Rostros Y Rastros

6 imágenes disponibles FOTOS 

2072-culturales-1-c.jpg

Con la curaduría de Manuel Munive, la muestra titulada "Contrapunto Emocional" se inaugurará el 15 de abril en el ICPNA de Miraflores, Angamos Oeste 120.

Uno de sus últimos recuerdos de su natal Leipzig lo sitúa en una esquina de la Beethovenstrasse viendo pasar el Mercedes-Benz que transportaba a Adolf Hitler flanqueado por cientos de seguidores con la diestra en alto. Eduardo Moll rememora también las noches en el sótano de su vivienda entre costales de arena durante los simulacros de ataques aéreos. Poco más tarde, antes de estallar la Segunda Guerra Mundial, vendría la mudanza al Perú gracias a un puesto de catedrático que su padre consiguiera en la Universidad de San Marcos tras ser expulsado por el régimen nazi de la Universidad de Leipzig. El motivo de la conversación, sin embargo, se debe a un campo de batalla más personal como lo puede ser el arte pictórico. El detonante: la próxima muestra antológica en su honor organizada por el ICPNA.

Multifacético como pocos, Moll está a punto de cumplir 80 años con una trayectoria que deja tras de sí óleos, grabados, composiciones musicales, una decena de libros dedicados a los maestros de la pintura peruana y una galería que en abril cumplirá 30 años de existencia, y que ahora siente el remezón de la crisis con 70% menos ventas.

Introductor del intaglio en el Perú, Moll salió de las canteras de los talleres de Adolfo Winternitz y Juan Manuel Ugarte Eléspuru, pasando en la década del 50 por la legendaria escuela Grande Chaumière de París, a la que también asistirían maestros de la talla de Alberto Giacometti y Amedeo Modigliani para perfeccionar sus dibujos de desnudos. Conocido más como galerista que como pintor (algo que no considera muy halagador), esta muestra servirá para acercarse a Moll como el artista que llegó a crear un estilo propio denominado “casualismo”. En sus palabras: “una forma más explosiva dentro de la pintura abstracta expresionista, la búsqueda de una libertad máxima dentro del lenguaje plástico”. (MDP)

Búsqueda | Mensaje | Revista