martes 16 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2061

15/Ene/2009
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre SeguridadVER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre Opinión VER
Acceso libre UrbanismoVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Acceso libre HistoriaVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos Alfredo
Sólo para usuarios suscritos Luis Freire
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Mientras se decide el futuro de Panamericana Televisión, Delgado Parker se transforma en un personaje irreal.

Genaro en Su Laberinto

2061-tv-2-c.jpg
Nadie puede negar que don Genaro Delgado Parker fue uno de los grandes broadcasters del Perú. Todo un visionario para algunos. Un hombre que marcaba la pauta de la televisión en toda América Latina convirtiendo en éxitos mundiales producciones como “Simplemente María”, recientemente elegida en un ranking internacional como una de las 10 mejores telenovelas de todos los tiempos.

Hablar de Delgado Parker era hablar de comunicaciones. Fue el primero en incursionar en la televisión por cable y la telefonía celular en nuestro país, entre otras cosas. Pero de repente, no sé bien en qué momento, el gran empresario se convirtió en un personaje casi irreal, que poco o nada tiene que envidiar a cualquiera de las caricaturas de Carlos Álvarez.

En las últimas semanas, luego de que judicialmente se determinó que debía entregar el canal 5 porque se le había revocado su condición de administrador judicial, cada vez que intervenía para decir algo, si no fuera por el dramática situación de la mayoría de trabajadores impagos en la televisora, parecería parte de un sketch cómico.

Ha llegado a decir que todos los periodistas que diariamente cubren lo que sucede en la esquina de la televisión, son parte de “la mafia de Schütz”. Cuando le preguntan sobre los problemas con los trabajadores, dice: “No hay ningún problema. Panamericana no tiene deudas con ningún trabajador. Todo está en tu cabeza. Son ustedes los que inventan todo”.

Pero probablemente sus expresiones más chocantes fueron las referidas a las vacaciones forzadas de José Mariño, uno de los periodistas con mayor credibilidad y que más lauros ha dado a Panamericana Televisión. Éste había acudido al programa “Prensa libre” a hablar de la difícil situación por que estaban atravesando los trabajadores de canal 5, a los que se además de las quincenas atrasadas, se les descontaba AFP, CTS y otros ítems que luego no eran depositados por la empresa en las respectivas cuentas.

La primera reacción de GDP fue decir: “Ya quisiera que me entreguen a mí ese memo de vacaciones, estamos en verano, hay que disfrutarlo”, o “Mariño tiene una ventaja sobre ustedes: él está de vacaciones y ustedes aquí trabajando bajo el sol”. Finalmente un día perdió los papeles y confesó: “Yo fui quien decidió que Mariño se vaya de vacaciones, por hablador”.

Al cierre de esta columna no se sabía si la nueva administración lograba sacar a Delgado Parker, atrincherado en Panamericana. Sea cual fuere el resultado, queda una pregunta: ¿qué hace este señor peleándose por un canal venido a menos cuando debía estar en Miami disfrutando su vejez? Hubiera quedado en la historia de la televisión como uno de sus grandes pioneros y no como el empresario abusivo al que sacan a la fuerza de un canal que ya no es suyo. (Patricia Salinas)

Búsqueda | Mensaje | Revista