martes 16 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2061

15/Ene/2009
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre SeguridadVER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre Opinión VER
Acceso libre UrbanismoVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Acceso libre HistoriaVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos Alfredo
Sólo para usuarios suscritos Luis Freire
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Para que tu Perro Hable Como Galán de Telenovela

2061-einstein-1-c.jpg
Me entristecen esas doñas que le hablan a sus perritos en las calles, sin recibir otra contestación que un insulso ladrido, cuando no el silencio más inclemente. ¿Qué pueden sentir esas doñas en su fuero interno, sino que sus amadas mascotas desprecian sus confidencias y le prestan más atención, por ejemplo, a la pila de otros perros? Claro que nadie espera que un animal le responda a su amo con palabras, pero estoy seguro de que son muchas las mujeres solitarias que sufren los mutismos de sus mascotas como pepa de ají “sobre la herida abierta de su soledad”. El Contestador Interactivo para Perros ha llegado para cambiar esta dolorosa situación. Se inserta en el collar del animal, exactamente, a la altura de la yugular. Contiene un programa recargable de diálogos de programas televisivos. Basta que pronuncies con voz clara una frase sacada de la telenovela de tu preferencia, la que te hizo jugo el corazón hace unos días, algo emblemático como: “Juan Armando, estoy esperando un hijo tuyo”, para que el contestador se active y surja de la yugular del perro la respuesta: “¡Mentirosa! ¡Es una maniobra tuya para apartarme de María Fernanda!”, mientras orina sobre la llanta de un taxi estacionado. Y así por el estilo, en la calle, en tu casa, donde quieras. A tus amigas se les descolgará la mandíbula de incredulidad oyendo a tu chihuahua contestar a tus palabras con la voz engolada y enérgica de un mariachi de sobrepelo en pecho con el corazón atropellado por la pasión y la testosterona frita en celos. Si tu cabeza no es una piscina en la que nadan unas pocas neuronas con flotador, puedes elegir un dialoguito con sarna entre la Longoria y su barbado maridón de “Esposas Desesperadas” y sentirte toda una sexi desesperada peleando con Carlos, que no por casualidad, podría ser tanto el nombre del maridón televisivo como el de tu cargoso chihuahua.

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista