viernes 19 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2061

15/Ene/2009
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre SeguridadVER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre Opinión VER
Acceso libre UrbanismoVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Acceso libre HistoriaVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos Alfredo
Sólo para usuarios suscritos Luis Freire
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Política Villanueva propone congreso programático, no eleccionario. Pero la cúpula aprista ya hace fila para relevar a Mulder. Centralismo, pobreza de cuadros y bases descontentas entre los problemas.

El Partido de Armando

2 imágenes disponibles FOTOS  PDF 

2061-villanueva-1-c.jpg

“La secretaría debe reestructurar estas bases para tener legítima representación. Debe haber congreso, previa reestructuración”. En la dirigencia piensan distinto.

El zapatón volvió a pisar. Armando Villanueva reconoció la difícil situación del APRA, a sus 93 y en sonada conferencia de prensa el pasado miércoles 7. “Mi voz tiene que ser escuchada y va a ser escuchada”, advirtió. “El partido tiene problemas, estamos en crisis, es la crisis del crecimiento y del desarrollo”.

El líder histórico del partido propuso que “la secretaría general debe reestructurar estas bases para que el próximo congreso tenga legítima representación. Debe haber congreso, pero previa reestructuración de las bases, que permita una representación real, auténtica y legítima”.

La veteranía aprista no parece escapar a problemas partidarios estructurales como un pobre nivel de cuadros, excesivo centralismo y la postergación de la juventud en cargos de conducción.

La organización Nuevos Rumbos, integrada por algunos ilustres veteranos del partido como los ex ministros Alberto Vera la Rosa y Joffre Fernández (padre de la actual titular de Justicia) reiteró su propuesta de un Congreso Programático pero no eleccionario.

“Nos felicitamos por coincidir con otras voces del Partido sobre la importancia de efectuar un Congreso”, dice Vera, “pero debemos preocuparnos de que dicho certamen sea, en tiempo, propósitos y forma, lo suficientemente capaz de lograr realmente un cambio estructural actualizado en sus fundamentos doctrinarios, reglas estatuarias y organización interna. Recién, entonces, sería procedente convocar a elecciones para establecer nuevas autoridades”.

No les faltan argumentos, ni tampoco a Villanueva, para reclamar el urgente reencauche doctrinario antes que el relevo de la dirigencia.

Pero hay quienes conciben el proceso exactamente a la inversa. Es sabido, por ejemplo, que Jorge del Castillo se inclina porque se realice primero una elección abierta y universal –un aprista, un voto– para que el nuevo secretariado organice los cambios programáticos.

En los próximos días la Comisión Política celebrará una encerrona para definir el equilibrio estratégico dentro del grupo y las próximas acciones. Su presidenta, Mercedes Cabanillas, también dio por descontado que el cambio de posta se producirá este año.

Así las cosas, es muy posible que el recambio generacional toque a las puertas de Alfonso Ugarte. La lista de candidatos todavía es incierta, pero suenan con fuerza los nombres del congresista Aurelio Pastor y el jefe de Cofopri, Omar Quezada, ex presidente de la Regional de Ayacucho. El último, por cierto, demandó elecciones internas esta semana.

Otros candidatos más cantados que La Cumparsita son Carlos Roca, retornante de sus labores como embajador en Italia, el ortodoxo Luis Negreiros y la propia Cabanillas.

Pero el futuro aprista pasa invariablemente por el tamiz de Alan García. Con sus aspiraciones refrendadas de ser candidato en el 2016, las posibilidades del partido son minimizadas hacia el 2011. De nuevo vuelven a la memoria los magros porcentajes obtenidos en las urnas por la propia Cabanillas en 1995 y Abel Salinas en el 2000 cuando el líder vivía el exilio. A Luis Alva Castro le fue mucho mejor con un García saliente, a pesar de los horrores de 1990.

Todavía sigue sin conocerse la que será la receta oficialista en las próximas elecciones, pero sin una carta presidencial es lógico vaticinar que la bancada, el refugio aprista por excelencia, incluso hoy, se vería considerablemente mermada.

En el pasado reciente, Mulder no ocultaba sus planes de seguir al frente del partido para tener control en las próximas elecciones locales y regionales y, sobre todo, la lista parlamentaria rumbo al 2011. Pero es poco probable que la gasolina le alcance.

En los corrillos apristas es recurrente escuchar que el actual secretario general no logró ajustar las riendas de la organización y pensó equivocadamente que al copar los mandos medios iba a controlar los demás. También recuerdan que su presencia es consecuencia de la imposición de Alan García, que obligó a Del Castillo a aceptar la figura de un secretariado colegiado a pesar de que, entonces, el ex premier contaba con la fuerza suficiente para hacerse solo de la organización.

Por eso es que Wilbert Bendezú, parlamentario andino convertido en rival público desde que Mulder lo separó de la Secretaría de Organización, le recrimina por “no haber ganado nunca una elección”.

A pesar de las críticas domésticas, Mulder es uno de los cuadros dirigentes más duchos del oficialismo y señala que el APRA convocará a un congreso para programar las elecciones cuando el CEN (Comité Ejecutivo Nacional) lo considere pertinente.

“¿Quiénes me critican? No los jóvenes, sino los viejos de 70 y 80 años”.

Algunos que no son tan mayorcitos también reclaman su pedazo de la torta. Para evaluar la renovación, bases partidarias de diferentes zonas de Lima se reunirán este domingo 18 en el Club de Tiro, en el Rímac, con Agustín Mantilla. En días así, todos ponen a prueba su puntería.

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista