viernes 19 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2061

15/Ene/2009
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre SeguridadVER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre Opinión VER
Acceso libre UrbanismoVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Acceso libre HistoriaVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos Alfredo
Sólo para usuarios suscritos Luis Freire
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

El Misterio de la Poesía

Peligros del Mar

 PDF 

2061-misterio-1-c.jpg

Un poeta al que se debe seguir.

Mi conocimiento de los poetas de generaciones posteriores a la mía tiene todavía muchos vacíos, cuya subsanación está en proceso, en un camino que me depara gratas sorpresas y valiosos hallazgos. Uno de ellos es Eduardo Chirinos (Lima, 1960), cuya obra, que en un primer acercamiento me parece interesantísima, me propongo estudiar con detenimiento.

De su libro “Archivo de huellas digitales”, con el cual ganó el Premio Copé 1984, es el poema que sigue:

PARA EVITAR LA MUSICA
DE LAS SIRENAS

Esbozo para una poética del mar

Has de saber ante todo
que la poesía nos conduce a
desconfiar del mar.
El mar es fuente de metáforas fáciles: muerte y nacimiento
conviven en sus aguas,
del mar nace la vida y
nuestras vidas
son los ríos que van a dar en la mar / que es el morir.
Peligroso
bañarse entre sus aguas y aun mojarse las manos
o los pies;
el mar seduce, su canto arrulla y
nos ofrece salmos de gloria,
la música de las sirenas.
Pero no es conveniente la gloria:
un poeta oscuro será siempre
más valioso que cien héroes
muertos, no lo olvides.
(La historia es pródiga.
Algunos anclaron sus cuerpos en aguas tan profundas que vieron
peces ahogados y algas transparentes, / otros salpicaron la espuma y humedecieron sus bocas sin atreverse / a entrar.

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista