jueves 13 de diciembre de 2018
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2051

30/Oct/2008
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre PersonajesVER
Acceso libre CorrupciónVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Tauromaquia
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre MúsicaVER
Acceso libre Salud y BienestarVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos Nicholas Asheshov
Sólo para usuarios suscritos Alfredo
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Renato Cisneros: Novio Fugitivo

3 imágenes disponibles FOTOS 

2051-RENATO-01

Blogstar enamoradizo. Parodia en público sus afanes sentimentales privados, además es poeta, periodista, profesor universitario y recientemente locutor de radio. Sigue buscando novia, pero no está muy convencido de querer encontrarla aún.

Desde que tiene un blog y su imagen se ha hecho medianamente pública sus posibilidades de flirtear con chicas guapas en bares o discotecas se han multiplicado. “Eres Renato Cisneros, ¿no?”, le preguntan sin estar del todo seguras. Para luego lanzarle un fulminante flechazo por la espalda: “Pensé que eras más alto”.
Renato tiene 32 años, merodea el metro setenta de estatura y su fama con las mujeres se encendió súbitamente desde hace diecisiete meses, cuando empezó a contar todos sus encuentros y desencuentros románticos en un blog llamado Busco Novia en la página web de El Comercio que alcanza entre 700 a 800 comentarios por post, todo un récord a nivel Sudamérica.

En julio del 2008 la editorial Aguilar publicó una versión impresa del blog, de tres mil ejemplares, que se vendió durante sus dos primeras semanas en librerías. Al mes siguiente se volvió a publicar otro tanto que, se calcula, se debe agotar antes de fin de año, en que se prevé una tercera edición de tres mil ejemplares.

–¿Debes estar contento con tu éxito literario?
–No creas –dice en broma–, por el momento lo único que tiro son libros.

–¿Acaso no tienes éxito con las mujeres?
–Sí, al menos más que antes. Es raro. Es como si hubiera ganado un encanto que antes no tenía. He salido con un par de chicas que antes no me daban ni pelota. De no ser por el blog nunca lo hubieran hecho. No creo que como poeta se me hubieran acercado.

Tal vez ahora las mujeres lo ven como un chico simpático y tierno capaz de abrir su corazón sin problemas. O tal vez les atrae el aparente éxito de este joven periodista multimedia.

Renato escribe poesía desde los catorce años. Por aquel entonces estaba en la secundaria del colegio Carmelitas y lucraba con sus sonetos y rimas de amor. “Fue el momento en el que más negocio hice con la poesía”, cuenta. Y es que a cambio de sándwiches y galletas, escribía poemas para amigos que se los ofrecían a sus novias. Ha publicado tres poemarios. Además escribe una columna deportiva y edita una sección para jóvenes en El Comercio, dicta un curso de crónicas en la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas y desde el mes pasado tiene su propio programa de conversación en Radio Capital (96.7 FM), que conduce junto a Jesús Véliz. Pero nada le dio tanta popularidad como Busco Novia.

De hecho en la Feria Internacional del Libro 2008 fue el libro más vendido (mil ejemplares) y Renato el único autor que tuvo que escapar del evento escoltado por guardias debido a una avalancha descontrolada de chiquillas y chiquillos que se le acercaban solicitándole autógrafos.

–El libro ya tiene una versión pirata. Qué ironía, en el Perú eso significa que vas por buen camino.
–Sí, la piratería y también los detractores son una señal positiva. Tengo un buen presentimiento de todo lo que va a venir. Quizá mañana me va todo mal, pero siento que tengo mucho más capacidad anímica para sobrellevar las cosas. Antes era tremendamente inseguro, en especial con el futuro, quizá a raíz del miedo que me dejó la muerte de mi viejo.

–¿Él también era enamoradizo?
–Lo que he podido ahondar gracias a conversaciones con mis tíos es que cuando él vivía en Argentina se enamoró de una chica llamada Beatriz. Pero resulta que el papá de ella, millonario árabe, estaba en contra de la relación. Es entonces cuando mi padre se viene a Lima y se alista en el Ejército peruano. Ahora pienso que lo hizo no tanto porque era un militar épico, como pensaba hasta antes de su muerte, sino también porque estaba huyendo de una relación a la que no le veía futuro. Nunca se iba a poder casar con Beatriz.

–¿Militar aguerrido o novio frustrado, con cuál de esas dos facetas te identificas tú?
Me identifico mucho más con aquel hombre timorato, acobardado, que escapa de una historia de amor que se le va de las manos antes que con aquel militar soñador que vino al Perú sin conocerlo. Bueno, ya después mi papá se casó en Perú, se divorció y luego se casó con mi mamá. Su expediente sentimental tiene esos capítulos importantes: un amor frustrado, un amor fracturado y un amor que duró literalmente hasta que la muerte los separó.

–¿Pero más bien tú no huyes de tus historias de amor?
–Más que huir tiene que ver con el asunto de la torpeza y con no saber cómo manejar situaciones. Hay una frase de Leonidas Yerovi que dice: “yo me enamoro todos los días y cada día es para siempre”. Siempre me pasaba eso. Pero con el tiempo te das cuenta de que se trata de inquietudes adolescentes. No está mal estar solo.

–Serás entonces un busco novias eterno.
–Me encanta la temporada de seducción, sentirme enamorado, sentir que puedo enamorar a alguien, pero una vez que se establece la formalidad, algo en mi naturaleza empieza a operar en contra de ese mecanismo que yo mismo me había preocupado tanto en construir.

–Es contradictorio.
–Buscar novia es como buscar ser feliz. Pero en mi caso, de encontrarla, sé que habrán muchas posibilidades de que yo mismo me sabotee. No es que le rehúya a la pareja, ni a la formalidad, es simplemente que el compromiso me cuesta. Pero con las mujeres nunca se sabe.

EL GAUCHO CISNEROS.
2051-RENATO-04.jpg

El papá de Renato, Luis Federico Cisneros Vizquerra, conocido como el “Gaucho”, fue Ministro del Interior durante el gobierno de Francisco Morales Bermúdez. Después ocupó el ministerio de Guerra durante el gobierno de Belaunde. Aunque encarnó en público a un personaje militar que daba declaraciones en ocasiones extremas y por decir las cosas como las pensaba. Murió a los sesenta y nueve años, en 1995, cuando Renato tenía dieciocho años.


Búsqueda | Mensaje | Revista