martes 16 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2046

25/Set/2008
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre SeguridadVER
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre EconomíaVER
Acceso libre UrbanismoVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Tauromaquia
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Suplementos
Acceso libre CoreaVER
Acceso libre Fotografía DigitalVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Política Choque de trenes entre médicos y el ministro de Salud, Hernán Garrido Lecca, expone las miserias del sector.

Reclamos Intensivos (VER)

7 imágenes disponibles FOTOS  PDF 

2046-apertura-1-c.jpg

Lunes, 8 y 30 de la mañana en el Hospital Loayza. El piquete de emergencia seguía trabajando en medio de la huelga. Al cierre de esta edición la atención hospitalaria bordeaba el 100% pero la de consultorios seguía siendo sumamente deficiente.

Pasada la medianoche del martes, los representantes del gremio médico seguían negociando su pliego de reclamos con el premier, Jorge del Castillo, y el ministro de Economía, Luis Valdivieso, en la Presidencia del Consejo de Ministros. El titular de Salud, en cambio, descansaba en su casa luego de pasar unas bienvenidas horas con la familia.

Su ausencia de la PCM no responde a la falta de interés. Más bien obedece a todo lo contrario. Después de la escalonada en las últimas semanas, los médicos no lo quieren ver ni como paciente. Julio Vargas, de la Federación Médica Peruana, reiteró que con él nada sería negociado. El Colegio Médico se sumó con una carta enviada al Presidente el martes 23 donde exigen su destitución.

Garrido Lecca dice que, si bien en esencia considera “un reclamo justo” el que los médicos hacen sobre el pago de las AETA, “la huelga es injusta”. La variante de paradoja descrita por el ministro de Salud bien podría aplicarse a su propio estilo.

Llegó al sector precedido por una reputación de eficiente administrador. “Son esquemas y corruptelas que sólo un ministro que no es médico como yo puede atacar”, dice. “Si no, imagínate, hasta me podrían expulsar del Colegio Médico”.

La estrategia de choque ha resultado siendo, en varios momentos, chocante. Las maneras frontales y deslenguadas del ministro terminaron mordiéndole la cola. Hoy las relaciones con el gremio médico parecen irrecuperables y, a pesar de la defensa que el martes 23 hizo de él el presidente Alan García, ya hay quienes en el Ejecutivo consideran inevitable jalar el enchufe del respirador artificial.

Pero la verdad es que a lo largo del deterioro en su relación con los médicos, Garrido Lecca puso varias picas en Flandes.

HUBO GARROTE, pero HGL también ofreció zanahoria con las AETA (Asignación Extraordinaria por Trabajo Asistencial). “Mi compromiso es que el 100% reciba toda su AETA el 27 de julio del 2011”, aseveró.

En el corazón de la huelga está ese pago. Los médicos exigen que sea nivelado y que todos los profesionales del sector, incluyendo los que no son médicos, perciban 22 al año.

La propuesta que el gobierno puso finalmente sobre la mesa incluye que el Estado incremente dos AETA por año y que, luego de tres años, complete seis. Esto sin perjuicio de que las regiones –o las empresas mineras, como ocurre con Moquegua, donde Southern Perú financia 3 AETA en clásica alianza público-privada fomentada por el Ejecutivo– que cuenten con disponibilidad puedan pagar otras tantas. Si bien no se vio humo blanco en las primeras horas del miércoles se esperaba que una reunión posterior, a las cuatro de la tarde en la PCM, zanje la situación.

El resto de puntos habían sido resueltos. El gobierno descartó el pedido de homologación de los médicos del sector con el de EsSalud, pues no tenía base jurídica en el decreto 556 de 1990 como argumentaban los huelguistas, y se comprometió a evaluar jurídicamente la posibilidad de aumento salarial para los médicos cesantes y jubilados.

Desde el año 2002, los médicos de Lima y Piura cobran 22 AETA. En buena parte del resto del país se perciben 10. Una semana antes de que la huelga rompa fuegos el MINSA extendió el beneficio para los médicos de Ayacucho, Huancavelica y Apurímac, que ahora recibirán 12.

La AETA consiste en una bonificación de S/. 30 por hora de servicio al mes. Los 22 bonos equivalen a S/. 947 al año por cada beneficiado.

El costo total de las AETA sería S/. 166 millones anuales para los 4,900 médicos y 33, 660 no - médicos.

El pasado 1 de setiembre, en reunión con Garrido Lecca y los presidentes regionales (CARETAS 2043), Luis Valdivieso advirtió que la discusión sobre las AETA debía ser tomada con pinzas porque representaba gasto corriente para todos los años. El ministro, sin embargo, se la jugó.

GARRIDO LECCA también venía batallando por reducir el clamoroso déficit de médicos. Reveló que el país requiere de 7,000 médicos más e igual número de enfermeras, para cumplir con los estándares establecidos por la Organización Mundial de la Salud. También alertó del dramático éxodo de médicos que se marchan del país por las condiciones de trabajo.

Ante la Comisión de Salud del Congreso sustentó elocuentemente la necesidad de que el Ministerio de Economía priorice el gasto corriente en Salud. Valdivieso apenas iba 24 horas sentado en el asiento caliente del MEF.

“No necesitamos más hospitales, sino más médicos”, insistió Garrido Lecca.

La visión coincide con la del economista argentino Bernardo Kliksberg, coordinador de la Iniciativa Social del Banco Interamericano de Desarrollo y autor del libro Más Ética, Más Desarrollo. Kliksberg, que trabaja con el PNUD y ha venido varias veces a sostener reuniones de trabajo en Lima a petición de Jorge del Castillo (CARETAS 1939), recordó esta semana en el programa de Jorge de Althaus que el economista Jeffrey Sachs demostró que todos los países que superan el subdesarrollo mejoran primero –y dramáticamente– sus sistemas de salud. “Se equivoca mucho el análisis convencional cuando posterga la salud. Se pueden postergar muchas cosas, incluso la infraestructura. Pero hay prioridades”.

Justo un mes antes del paro, el Congreso acogió con entusiasmo la propuesta ministerial de aumentar el gasto corriente. En el gremio médico nadie se rasgó los mandiles y el MEF fue arrinconado. En efecto, el proyecto de Presupuesto de la República 2009 permite el uso del canon y regalías regionales para mantenimiento en instalaciones de Salud.

“Hemos ganado la batalla del mantenimiento, ahora falta el resto”, le dijo Garrido Lecca a CARETAS. La pregunta es si la tarea la completará él.

LOS PUNTOS DE COINCIDENCIA fueron pronto reemplazados por el choque verbal. Apenas hace 15 días atrás el ministro colisionó con los médicos cuando, al ver la inminencia de la huelga, lanzó un ataque preventivo y les reclamó por trabajar cuatro horas diarias efectivas en lugar de las seis estipuladas por la ley. En otros países como Colombia la jornada es de ocho horas.

La pugna se exacerbó cuando el ministro dio a conocer que muchos médicos obtienen importantes ingresos por atender en las clínicas que funcionan en los hospitales públicos. HGL habló de “un gran negociado”.

El martes 9 acusó a la Dra. Zarela Solís, jefa del cuerpo médico del Hospital Loayza y presidenta de la Federación Médica en ese nosocomio, de ser la principal beneficiaria de un sistema que ella misma administra.

Según el MINSA, en agosto el salario regular de Solís se incrementó en S/.10,900 a través de la práctica privada en el mismo hospital.

Las clínicas sólo funcionan en los centros de Enfermedades Neoplásicas (INEN), Instituto de El Niño, Instituto Nacional de Oftalmología (INO), Arzobispo Loayza, Cayetano Heredia, Hermilio Valdizán y el Instituto Materno Perinatal.

Siempre según el MINSA, en el INO los médicos hacen hasta S/. 25 mil al mes y en el INEN hasta S/.15 mil. Los médicos niegan las cifras.

El jueves 18, el MINSA suspendió por 15 días el funcionamiento de las clínicas, ya paralizadas de facto por la huelga que comenzó el lunes 15. El viernes 19, el Dr. Jorge Rubiños del Pozo, presidente del Cuerpo Médico del INEN, reconoció que el nosocomio se queda con S/. 30 millones de los S/. 120 millones que obtiene el INEN por concepto de clínica al año. El resto se va al bolsillo de los médicos.

A fines del primer gobierno de Alan García, se dictó la resolución ministerial N° 017-90.SA/DM que fijó las normas técnicas y administrativas que regulan el funcionamiento de clínicas en hospitales públicos.

“Fue iniciativa del propio Estado ante la carencia de recursos”, insiste Rubiños. “No ganamos 15 mil soles mensuales como sostienen”, añade. “En el INEN los médicos obtienen en promedio S/. 9 mil, de los cuales el 30% queda para el hospital y el 15% son impuestos. Al final sólo recibimos S/. 5 mil soles”.

Tal distribución no queda clara. En el INEN trabajan 165 médicos, pero sólo 50 (cirujanos oncólogos, clínicos oncólogos y radioterapeutas) son los que se reparten cremosa la torta.

Las diferencias también se marcan entre los pacientes, que se distinguen entre sí con tickets blancos (público) y azules (clínica).

El servicio público diferenciado plantea varios problemas administrativos y hasta constitucionales, según HGL. Ocurre, sin duda, que exacerba la desigualdad social. Por ejemplo, ahora resulta que las donaciones para el Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas son destinadas para la compra de equipos que también serán utilizados en prácticas privadas.

De otro lado, la expansión del Sistema Integrado de Salud ha potenciado la demanda. Así se estrecha todavía más el cuello de botella.

EL MINISTRO asumió un riesgo al pasar de una cartera políticamente rentable, como la de Vivienda, a la bomba de tiempo en Salud. Está convencido que sus iniciativas equivalían a una revolución en el sector. De hecho, representa una mirada fresca e independiente frente al gremio.

Pero él mismo contribuyó a asfixiar sus eficientes intenciones, como si se ahorcara con la vistosa chalina de Canta que ahora lleva como un amuleto a todas partes. El punto de inflexión llegó cuando, en el marco de sus inspecciones nocturnas en los hospitales practicadas para neutralizar la anunciada medida de fuerza, “ampayó” al doctor Felipe Loo mientras dormía en el hospital 2 de Mayo. Loo acababa de realizar cuatro operaciones de cesárea y las cámaras lo retrataron como un flojo que se echaba la pestañita en su hora de guardia. Garrido Lecca pidió disculpas, pero no logró calmar los ánimos.

Para colmo de males, un indiscreto audio filtrado la semana pasada registró el momento en el que el ministro se disculpaba con un auditorio de alumnos de la Universidad Cayetano Heredia luego de llegar a un taller 40 minutos tarde. Prometió que despediría al “idiota” e “infeliz” funcionario del ministerio responsable por la confusión en su agenda. “No me importa”, advirtió, “si su esposa y su madre tienen cáncer. Igual lo voy a botar”.

El episodio no guardaba relación con la huelga y Garrido Lecca añade que el evento debió realizarse hace aproximadamente tres semanas. Pero la difusión de estas inaceptables expresiones significó unas contusiones más en su amoratado perfil.

La última encuesta de Apoyo no lo deja tan mal parado, al menos en relación con el resto del gobierno. Mientras la popularidad del Presidente, zarandeado por la inflación de alimentos, desciende a su punto más bajo con 19% de aceptación, Garrido Lecca araña el 24%. El 54% desaprueba la huelga y el 50% observa con simpatía las visitas madrugadoras a los hospitales. Solo el 33% considera que los médicos ganan menos de lo que deberían y apenas el 8% aprueba la atención de los hospitales públicos.

Aún así, y si no logra restañar las heridas con sus interlocutores, Garrido Lecca puede ser el próximo interno en ser dado de alta en el gabinete ministerial.

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista