martes 21 de noviembre de 2017
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2044

11/Set/2008
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre NarcotráficoVER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre PolicialesVER
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre EntrevistasVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre Salud y BienestarVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Suplementos
Acceso libre MéxicoVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Poco a poco, Jaime Bayly se cierra las puertas de la televisión. Es evidente que necesita un descanso.

Disparándose Al Pie

2044-tv-2-c.jpg
El lunes MegaTV, el canal de Miami en el que Jaime Bayly es una de las principales figuras, cortó en el aire su programa, cuando éste se quejaba frente a las cámaras de que el aire acondicionado no estaba funcionando en forma adecuada, y lanzó duras críticas contra los dueños del canal.

Como es de imaginarse esto ha provocado una tremenda controversia en la ciudad donde radica Bayly, porque allá no suelen suceder estas cosas, sobre todo teniendo en cuenta que el dueño de este canal, Raúl Alarcón Jr., es cubano y resulta inapropiado, por decir lo menos, que un cubano de Miami que critica la falta de libertades en Cuba, censure de esa manera un programa de televisión.

Quizás por eso la sangre no llegó al río (al día siguiente volvió con su programa), pero aun así, muchos piensan que las cosas con Bayly no están del todo bien. Algunos piensan que el periodista ha perdido totalmente el control y está cayendo (como en los programas de Frecuencia Latina en que esta semana hizo uno de sus ratings más bajos) en demasiados excesos. Otros afirman que él está harto de hacer ese programa diario y anda buscando la manera de provocar a los dueños para dar por terminado su contrato y si era con escándalo y en plena transmisión del programa, tanto mejor.

Para nosotros, el asunto es más grave de lo que parece, Jaime no sólo está harto del programa de Miami, y de “El Francotirador”, sino que no se soporta ni a sí mismo. Los que seguimos su columna de los lunes en el diario Correo, podemos leer entre líneas una constante necesidad de autoflagelarse. En sus últimos artículos ha contado sus frustraciones, sus enfermedades, sus peleas con su amante argentino y hasta su extraña relación con sus hijas, la mayor de las cuales, por ejemplo, le habría pedido un viaje a Europa por sus quince años, pero sin él, porque él sería un estorbo y que cuando le dijo que no podría estar presente en su fiesta, ella respondió sin alterarse: “Mucho mejor que te vayas de viaje. La fiesta saldrá bravaza si tú no estás. Lo mejor es que dejes todo pagado y te vayas”.

El Nuevo Herald, que según se dijo también ha vetado una de sus columnas, comentó que “el incidente de MegaTV trajo a la memoria la película Network (1976), donde el conductor de un programa nocturno (Peter Finch) confiesa que está harto de la vida y promete matarse frente a las cámaras”. Esperamos que la comparación sea exagerada, pero la confesión en otra de sus columnas que habla de su afición a los barbitúricos y dice explícitamente: “Encuentro cierta belleza mórbida en el hecho de tragar las pastillas y no saber si será la última noche”, nos preocupa. ¿No sería mejor hacer una pausa? Y es que la televisión, a veces, puede ejercer una presión imposible de soportar. (Patricia Salinas O.)

Ojo al Rating

Día D (9): 15 puntos
El Francotirador (2): 11.1 puntos

(Promedios del 7/9/08)

Búsqueda | Mensaje | Revista