sábado 23 de septiembre de 2017
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2036

17/Jul/2008
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre NarcotráficoVER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre EconomíaVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre EspectáculosVER
Acceso libre Salud y BienestarVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos Nicholas Asheshov
Suplementos
Acceso libre Medio AmbienteVER
Acceso libre ViájateVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Narcotráfico Narcotraficante Lucio Tijero Guzmán habla, por primera vez, de su presunta relación con la familia Sánchez Paredes.

‘Yo Trabajé Con Perciles’ (VER)

11 imágenes disponibles FOTOS  PDF 

2036-paredes-1-c.jpg

“Perciles, Segundo y Manuel tenían el control de México para EE.UU. Evaristo tenía acceso directo a Pablo (Escobar)”.

Lucio Tijero Guzmán, de 62 años, trabajó para el cártel colombiano de Medellín y asegura haber estado en la ‘Hacienda Nápoles’ junto al mismísimo Pablo Escobar. Es, pues, al margen de sus 110 kilos de peso, un pez gordo del narcotráfico. La semana pasada, brindó una entrevista grabada a CARETAS en el penal Miguel Castro Castro y se convirtió en el primer traficante confeso en comprometer a la familia Sánchez Paredes.

En la entrevista concedida en un ambiente especial del penal Miguel Castro Castro, y en presencia de dos de sus abogados, Tijero vinculó a Perciles Sánchez Paredes con el cártel de Medellín e involucró a sus hermanos en el mismo negocio.

Es la primera vez que Tijero habla de sus presuntas relaciones con el clan trujillano. La entrevista se produjo luego de múltiples solicitudes y encuentros en prisión durante los fines de semana.

CARETAS lo buscó, luego de enterarse de que, en el 2001, había brindado un testimonio ante la Fiscalía, en el que narraba sus relaciones con una serie de viejos narcotraficantes, entre ellos Perciles Sánchez Paredes.

Tijero apareció en la entrevista con buzo, sin medias y con un cartapacio repleto de documentos judiciales.

El testimonio del testigo rebate los argumentos de los descendientes de Perciles Sánchez. Recientemente, Alfredo Sánchez Miranda, hijo de Orlando Sánchez Paredes, presentó una demanda contra CARETAS ante el Consejo de la Prensa Peruana (CPP).

El tenor de la denuncia indica que, en 18 reportajes publicados sucesivamente entre abril del 2007 e inicios del presente año, esta revista ha difamado a la familia trujillana mostrando datos falsos e inexactos. Alfredo Sánchez Miranda insiste en que el clan es víctima del estigma asociado con Perciles Sánchez Paredes

Al patriarca Perciles, reitera Sánchez Miranda, nunca se le probaron las acusaciones que la Policía formuló en su contra y, por el contrario, fue absuelto por la Corte Suprema en 1987, cuatro años antes de ser asesinado. Además ninguno de los hermanos Sánchez Paredes fue procesado por tráfico de drogas.

CARETAS ha publicado una larga lista de notas de inteligencia y atestados que ligan a esta familia con el narcotráfico. Tijero corrobora las denuncias.

Oriundo de Tumbes, Tijero lleva preso 14 años en Castro Castro. En 1987, fue sorprendido con media tonelada de cocaína pura en Miami y pasó siete años confinado en una cárcel gringa.

Regresó al Perú en 1994 y, ese mismo año, la Policía volvió a echarle el guante en su residencia de Chacarilla, Surco. Fue sentenciado a 35 años de prisión por tráfico de drogas a nivel internacional. En la prisión envejeció, pero no perdió la memoria.

En el 2001, recicló sus recuerdos para acusar a Vladimiro Montesinos por narcotráfico, y aún hoy sigue rebuscando en su memoria. El testigo recordó algunos hechos y brindó ciertos nombres que fueron posteriormente confrontados por esta revista con los expedientes policiales de los Sánchez Paredes. Tijero dice saber mucho más Jorge Paredes, abogado de Manuel Sánchez Paredes, alegó que la prensa no puede creerle a un “delincuente” y, en todo caso, el testimonio es inválido en la mega investigación por lavado de dinero.

Pero Tijero es un colaborador eficaz en potencia y está dispuesto a ofrecer un testimonio más detallado en un eventual proceso judicial. CARETAS, por cierto, no asume como suyas sus declaraciones, pero sí las expone por considerar que pueden ayudar a entender ciertos misterios en el pasado de la familia trujillana. La entrevista, grabada en audio y vídeo, se extendió aproximadamente por 40 minutos.

–¿Conoció usted a Perciles Sánchez Paredes?
–Lo conocí hace muchos años.

–¿En qué circunstancias?
–Con Perciles hemos trabajado toda una vida. Él igual ha bajado para Leticia (Colombia). Es más, creo que hay algunos expedientes donde le encuentran alguna mercancía de Perciles.

Mira, el 20 de julio es la fecha patria de Colombia. Yo era dueño de un equipo de fútbol que se llamaba ‘Capitán Clavero’ y nosotros para esa fecha íbamos a Colombia y con el pretexto del fútbol nos encontramos todos. Allí estaba el señor Evaristo (Porras Ardilla) y lógicamente estaba Perciles.

(El atestado policial Nº 532-DIE, del 4 de octubre de 1976), refiere que Perciles operó en la zona fronteriza de Leticia).

–¿Recuerda la primera vez que lo vio?
–A mí me lo presenta un señor que, ya lo he dicho hasta el cansancio, pero dicen que está muerto. O dicen que no existe. El se llama o se llamó Luis Tafur Mesones.

–¿Peruano?
–Es peruano. Estudió conmigo en la Universidad Ricardo Palma.

–¿Y qué nexos tenía ese señor con Perciles?
–Era traficante.

–¿Se lo presentó en alguna reunión?
–Él estuvo preso en El Sexto y yo iba al Sexto constantemente, ¿entiende? Así es como nacen las amistades, pues.

–¿En qué año habrá sido esto?
–Finales de los sesenta, inicios de los setenta.

(Luis Antonio Tafur Mesones, ‘Lucho’, fue denunciado junto a Perciles por narcotráfico en 1978, según el expediente policial 104-H-IC-DDCV. Su ficha de Reniec indica que ha fallecido).

–En atestados policiales de los años 70 y 80 se dice que Perciles trabajaba para el narco Alfonso Rivera Llorente. ¿Es cierto?
–No, era al revés. Rivera Llorente trabajaba para Perciles, para Manuel Sánchez Paredes…

–¿Y todos, a su vez, trabajaban para Evaristo Porras?
–Evaristo en lo que ayudaba era en el transporte de mercancía desde Colombia para México porque ellos allá en México es donde tenían su emporio. Donde ellos ‘reventaban’, como decíamos nosotros, Y luego ellos pasaban (la droga) para el otro lado. Perciles necesitaba mucho de Evaristo.

–¿Por qué lo dice?
–Porque Perciles, su hermano Segundo y su hermano Manuel tenían el control de México para Estados Unidos. Pero Evaristo era la persona que tenía acceso directo a Pablo (Escobar).

(Evaristo Porras Ardilla, ‘Papa Doc’, era un importante miembro del cártel colombiano de Medellín y capo de la mafia de Leticia. Llegó al Perú en 1977. Fue detenido por primera vez en 1978, pero salió libre. Vladimiro Montesinos fue uno de sus abogados en el Perú durante sus espectaculares fugas. El 27 de agosto de 1989 fue finalmente capturado en Ecuador y enviado a Colombia. Actualmente se encuentra preso en la cárcel Modelo de Bogotá).

Allá En México

–¿Usted visitó el ‘Rancho Luna’ en 1987?
–No le voy a contestar esto.

(Tijero aparece entre los visitantes al ‘Rancho Luna’, en la ciudad de Pachuca, estado de Hidalgo, según el expediente N2/987/A.P. de la Procuraduría General de México, el cual fue revelado por CARETAS 2002. La propiedad le pertenecía a Segundo Simón Sánchez Paredes, quien fuera asesinado junto a la joven huanuqueña Maritza Herrera, en diciembre de 1987 Cuando la Policía ingresó a la propiedad encontró en el sótano un laboratorio clandestino de cocaína).

–¿Conoció a Segundo Sánchez Paredes?
–Seguro que sí.

–¿Y qué referencias tuvo de él?
–Pésimas.

–¿Por qué?
–En la vida lo que hay que saber mantener es la mesura. Cuando usted tiene dinero y maltrata a la persona que tienes al frente, usted no sirve. Ese señor no supo respetar a nadie. Un hombrecito de un metro cuarenta que porque tenía lo que tenía, eh…

–¿Era orgulloso, déspota?
–Muy orgulloso, sí, sí.

–¿Quién era la cabeza de esta presunta organización?
–Era un combo familiar. Es como todo en la vida, ¿me entiendes? Segundo hacía las funciones que le encargaban desde el Perú los hermanos. Segundo era el tipo que, con los hijos de Manuel… porque ustedes habrán visto el expediente… hay dos hijos de Manuel que estaban en el Rancho Luna.

(En efecto, entre los detenidos en el Rancho Luna aquel 11 de diciembre de 1987 se encontraba Fidel Sánchez Alayo, hijo de Manuel Sánchez Paredes y Élmer Vásquez Peláez, quien se identificó como sobrino del asesinado Segundo. Ambos fueron denunciados por la Procuraduría mexicana por “posesión, elaboración, preparación y acondicionamiento de cocaína”).

–Pero ellos tenían 18 años en 1987.
–Está bien, pues, pero iban a controlar los intereses, si tenían que haber 100, cien tenían que haber. A los 18 años ya los respetan.

–Segundo estaba en México presumiblemente viendo todo el traspase de la droga a EE. U, Perciles controlaba todo desde el Perú. ¿Qué rol jugaban Manuel y Orlando?
–Ellos eran los que le enviaban. Cuando yo he nombrado varias a veces a Luis Tafur Mesones es porque era uña y carne de un tal ‘Chino’ Cubas que después se muere en México,

–¿Qué relación tenía el chino Cubas con los Sánchez Paredes?
–Era su persona de total confianza.

–¿En el tráfico?
–En el tráfico, sí.

(El trujillano Joaquín Cubas Cava, alias ‘Chino’, fue denunciado junto a Perciles por “venta de pasta básica de cocaína” el 15 de julio de 1980, según el atestado 48-IC-JDP-PIP. En 1988, la prensa mexicana informó que había sido asesinado en México por narcotraficantes de origen colombiano. Parte de su cuerpo, según esos reportes, apareció en un tanque de metal con ácido).

El Negocio

–¿Conoció a todos los hermanos Sánchez Paredes?
–Yo he estado con los dos primeros nombrados (Perciles y Segundo), pero en todos los temas de conversación ellos hablaban de Manuel, muy en especial, y de una hermana, Amanda.

(Amanda Sánchez Paredes es la menor del clan. Se encuentra referenciada en el atestado Nº 116-DIE, de 1980, por “fabricación, transporte y posesión de cocaína con fines de venta”),

–¿Exportaron cocaína o sólo PBC?
–Ellos exportaban cocaína. ¿Qué es lo que pasó en el rancho aquel en México, qué es lo que encontraron?

(La Policía mexicana incautó en el laboratorio del ‘Rancho Luna’ 135 kilos de cocaína e insumos químicos).

–¿Era droga del cártel de Medellín?
–El cártel de Medellín controlaba todo.

–¿Utilizaban alguna ruta para sacar la droga del país?
–Existía o existe una hacienda azucarera por el norte, estuvo muy de moda unos años, pero es bueno que constaten lo que les digo.

(Orlando Sánchez es dueño de la empresa ganadera Salamanca, ex hacienda Salamanca, en Trujillo).

–Muchos de ustedes han sido procesados y están presos. ¿Por qué los Sánchez Paredes no han corrido esa misma suerte?
–El tema está en que este señor Montesinos, en su mente enferma, nos ha mirado a nosotros como supuestos enemigos en el negocio, Entonces, no es raro que estas personas que llegaron a tener un auge económico fuerte hayan estado también vinculadas a Vladimiro.

–Usted ha denunciado a Montesinos por narcotráfico.
–Él le servía a Evaristo como abogado. A este señor lo sacó (del país) el año 76. Entonces mira tú, del 76 al 82 u 83, eran cuatro o cinco años sobradamente de devolución de gratitudes.

(Aquí Tijero confunde fechas. Evaristo fugó del país en 1979),

–Perciles fue asesinado en 1991. ¿Qué supo del crimen?

–Los que estamos o hemos estado de alguna manera vinculados al narcotráfico sabemos que en cualquier momento nos vamos, ¿cierto? Entonces cuando sucede con Segundo lo que sucedió en México y casi, tres años después, pasa lo de Perciles, era una lógica consecuencia de las vendetas, esas cosas que hay entre nosotros.

–¿Quién mandó a asesinar al policía José Vásquez en 1977?
–No, yo te hablo de lo que he vivido. (Américo Zambrano, Roberto More).

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista